Hoy me levanté con el corazón izquierdo.

 
 
 
 

Del éramos felices y no lo sabíamos al éramos Cuba y no nos enteramos.

 
 
 
 

Hay tristezas que dan muchas ganas de fumar.

 
 
 
 

Me preocupa mucho no ganar el premio a “La pendeja que tuitea más mariconadas del año”.

 
 
 
 

No juzgues a los que se conforman, ya con eso tienen.

 
 
 
 

A veces creo que soy una idiota; otras, en cambio, estoy segura.

 
 
 
 

–¿Capital de España?
–La mayoría en Suiza.

 
 
 
 

Querida encuesta de satisfacción al cliente, estás más larga tú que recibir el servicio que tuve que calificar.

 
 
 
 

Yo trabajo con gente seria que los viernes se trae cervezas a la oficina y los amo.

 
 
 
 

La cerveza oscura
La cerveza os cura.

 
 
 
 

–Te conozco como la palma de mi mano.
–Uy, ¿eres gitano o no tienes nada que hacer?

 
 
 
 

Me gustaban tanto sus demonios que dejé que hiciera de mi vida un infierno.

 
 
 
 

–Apaga la tele!!
–Déjala que arda, coño!

 
 

Ricardo Bada: ¿Qué tal el desafío de componer un tuit donde estén las 30 letras del alfabeto (incluso la ch, la ll y la rr)? Ejemplos:

 
 

En un tuit que aúne las 30 letras del alfabeto, con la ch, la ll y la rr, no pueden faltar whisky, ñame, vino ni jengibre…ni la x ni la z.

 
 
 
 

No se queje, le lleno el vaso de whisky (o kirsch) mientras goza con una frase donde concurren las 30 letras del alfabeto… excepto la ñ.

 
 
 
 

De viaje en carricoche, km tras km llegué hasta Niebla por la feria de san Walabonso, patrón del lugar, y comí pestiños, ¡qué exquisitez!

 
 
 
 

Las llamas del akelarre azuzaron el éxtasis de las brujas, duchas hogaño en manejar escobas volantes y que funcionan con pilas de 90 watios.

 
 
 
 

Un neozelandés que vivía en la calle Washington se encoñó con una chica de Burkina Faso. Arrobado y excitado, la empelotaba con los ojos.

 
 
 
 

Pero en verdá es como el huevo de Colón, porque basta con escribirlas todas: a b c ch d e f g h i j k l ll m n ñ o p q r rr s t u v w x y z.

 
 

Y nueve ejemplos más, no míos, con mucha chispa:

 
 

El músico tomó el saxo. Ella zambullida en whisky se dejó arropar por los acordes que la noche ofrece. Un guiño a la vez les teje un beso.

 
 
 
 

Zarpó del kiosko de su niñez, hacia la tierra fría vikinga que lleva en sus canciones xilófono gaélico, libro homérico y noche de jácaras.

 

(En este falta la w, pero puede admitirse)

 
 
 

Reto aceptado: Karma justo del año: vil hechizo estilo Wilde o Poe, que amarra con un beso tu éxito al llanto amargo y la fría soledad

 
 
 
 

En la radio INXS Need You Tonight. Leo en wikipedia sobre el ñu. Hacia la vejez. Llueve. Y al final qué joda: Este tuit chimichurri.

 
 
 
 

El espía que te vigila en la red pasó una noche horrible descifrando las X W Ñ Z K del mensaje y al alba llegó a estas palabras: BUENOS DÍAS

 
 

+ Dos ejemplos de un tuitero de la Champions League:

 
 

Anoche en la esquina un clown zafio pero mañoso, jugando, hace llaves de judo. Un burro kantiano se olvida del pienso y se fija, extasiado.

 
 
 
 

Hoy llevo al parque a mi mascota, un koala beodo de expresión enfurruñada que por la mañana bebe whisky en taza y se pone chulo y juguetón.

 
 

Citando a Miroslav Scheuba, poeta y cocinero:

 
 

¿Quién le arrebataba ñoquis y hojaldres a Wagner para verlo llorar? Según Ricoeur, eran sospechosos Nietzsche, Karl Marx y Freud.

 
 

Y de yapa, ñapa, propina o pilón, este fenomenal de Carles Álvarez Garriga:

 
 

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento,
al coronel se le cayó la dentadura y sus últimos berridos fueron: “¡Qhjkllqvwxz!”

 
 

Homenaje a Cortázar en el centenario de su nacimiento

 
 

Regocijo del cronopio que sopla cien velitas: ¡cien años de Julio Cortázar!

 
 
 
 

Quisiera haber nacido con un uno por ciento del talento de Cortázar.

 
 
 
 

En Rayuela : “Un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.”

 
 
 
 

El autor favorito de mi padre: Cortázar. Y apenas hoy me entero de que Rayuela fue publicado el mismo día en que él nació.

 
 
 
 

Cuando me preguntan ¿Qué música escuchas? quiero responder que a Armstrong y a Jelly Roll Morton, pero qué tal que me confunden con Cortázar.

 
 
 
 

Cien años de Soledad es mi libro favorito de Cortázar.

 
 
 
 

Hace muchos años se nos fue él que nos hacía vomitar conejitos, pensar en casas tomadas y soñar con París. Te queremos tanto, Julio Cortázar.

 
 
 
 

TRÍO CON CORTÁZAR. Acordaron encontrarse en Rayuela,
misma página y mismo lugar.

 
 
 
 

Hacen falta unas instrucciones para tender la cama sin molestar a los gatos que duermen sobre las cobijas. Ahí te encargo, Cortázar.

 
 
 
 

Al retuitear a otros nos citamos nosotros:
Julio Cortázar, de haber conocido Twitter.

 
 
 
 

–Me encanta París, sus bulevares. Decía Cortázar que…
–A la mierda Cortázar, méteme ya ese rabo.
–Antes retira lo de Cortázar.

 
 
 
 

Releyendo cuentos de Cortázar; no sólo son artefactos que narran; son música que respira.

 
 
 
 

No dejes de decirle que el mero hecho de que él, Julio, exista en este mundo, es una razón para no tirarse por la ventana

 
 
 
 

“Cortázar sigue andando por ahí. Hasta creo que cualquier día de estos me llega de nuevo una carta suya”.

 
 

 
 

Yo de cronopio no tengo sino fama.

 
 
 
 

Si a Stephen Hawking le pagan por estar en una silla de ruedas, no veo por qué no puedo gobernar el mundo desde mi cama.

 
 
 
 

Las pirámides son preferibles a los bancos porque en las pirámides te roban sin tanto papeleo: Tola.

 
 
 
 

Estoy haciendo dieta porque uno nunca sabe lo que tiene hasta que se pesa.

 
 
 
 

Le pusieron “Facebook” porque “Bola de analfabetas funcionales pretenciosos llamalatención” estaba muy largo.

 
 
 
 

Por qué pueden los hombres vivir sin hablar es un misterio mayor que el de lo de Pascua.

 
 
 
 

En Suiza, los recién casados parece que se quieren como si no se hubieran casado todavía.

 
 
 
 

Bendito el toro enamorado de la luna que abandona por las noches la manada y Twitter.

 
 
 
 

Tienen menos de tres días para que me digan una especie que extrañaría al ser humano si se extinguiese.

 
 
 
 

El cigarrito de después de que ella se haya acostado pronto porque tenía sueño.

 
 
 
 

Dije que mi cuerpo era un templo y se me durmieron dos indigentes al lado.

 
 
 
 

–Cariño ¿Me querrás cuando sea gorda y fea?
–No mames… ¿Aún tienes previsto empeorar?

 
 
 
 

Si alguna agencia de putas necesita que le haga publicidad me puede pagar con las feas.

 
 
 
 

Gringas veinteañeras leyendo Bajo el volcán en los cafés de Oaxaca. Tan redundante que ya da flojera usar el pretexto para ligarlas.

 
 
 
 

Mi mamá es tan Milf*, que mientras mi papá se la coge de perrito, nos revisa la tarea a mí y a mis hermanas.

 

 

 

2 comentarios en “The Twitter’s Digest

    • Gracias por leerme, Manuela (como se llamaba mi madre), y qué alegría saber que no estoy arando en el mar.
      Vale.