tuiter


 
 

Si sólo odian los lunes no se están esforzando lo suficiente.

 
 
 
 

La Federación Uruguaya de Fútbol desmiente que Hollywood quiera contratar a Luis Suárez para su próxima peli de vampiros.

 
 
 
 

Siempre que subo a mi cuenta un tuit sin nada que ver con el fútbol, me los imagino intentándome callar: ¡Pssssst!

 
 
 
 

Es impresionante ver como los escritores del pasado ya citaban a tantos tuiteros de hoy.

 
 
 
 

Si todos los ciegos del mundo vieran lo que Borges, me arrancaría los ojos.

 
 
 
 

Las tardes de domingo son el altísimo precio que tenemos que pagar por muchas de nuestras mañanas de sábado.

 
 
 
 

Lo que yo necesito ahora mismo, es que haya un día entre el domingo y el lunes.

 
 
 
 

Lo malo de vivir con una pintora es que remata las discusiones diciendo que yo no pinto nada.

 
 
 
 

Cuando por fin te diga la verdad dirás: lo sé. Eso me pone nerviosa y a la vez me da risa.

 
 
 
 

A los pendejos nadie los chinga pidiéndoles cosas complicadas. Punto para los pendejos.

 
 
 
 

Dicen que algún día se va a acabar el agua, ojalá que primero sea la fría.

 
 
 
 

Yo soy de las que dice “veamos a dónde nos lleva esto” parada al frente de un callejón sin salida.

 
 
 
 

Los orgasmos que nos dan los buenos textos. Queda una embarazada de buenas historias.

 
 
 
 

Llevaba la falda tan corta que se le veían mis pensamientos.

 
 
 
 

“¿Cuál fue el último acto de amor y bondad que ha tenido?” “Anoche tiré”.

 

 
 
 

¿Se corre el maquillaje con las lágrimas? Pregunta para Cristiano Ronaldo.

 
 
 
 

Los lujos que se da Colombia. Mientras España, Inglaterra e Italia quedan fuera, Colombia cambia de arquero para que rompa un record.

 
 
 
 

Tener fe en los políticos es un crimen de ilusa humanidad.

 
 
 
 

Tanto esperarte, viernes, para desaprovecharte. Tan parecido al amor.

 
 
 
 

Sugerencia: si los tuits son como corsés literarios, entonces, que también existan diferentes tallas: 140, 160, 190, 220; por ejemplo.

 
 
 
 

Aun odiando el gerundio no vamos a cambiarle el título a Esperando a Godot por El hijueputa de Godot se retrasa más de la cuenta.

 
 
 
 

Tanto tiempo preocupada por la soltería
y ahora necesito un notario y dos testigos que lo demuestren O.o

 
 
 
 

A mucha gente el desconocimiento de Stevenson la aísla del Tesoro.

 
 
 
 

Si te casas con un granjero ya tienes mucho ganado.

 
 
 
 

—Las princesas no dicen groserías.
—¿Traigo una puta corona?¿Me ves en un pinche castillo?
—No.
—Entonces no estés chingando.

 
 
 
 

– Mamá, mamá, me plagiaron en Twitter.
– Ay, hijito; tú plagiaste mis genes y los de un amigo de tu papá. Ya madura.