Luego de los accidentes esquiando de Schumacher y Merkel reafirmo que después de los 40 el único deporte extremo recomendable es el dominó.

 
 
 
 

Cuando llegó al hogar geriátrico pidió caja fuerte para guardar su mayor tesoro: El marcapasos d su esposo, con el último latido de su amor.

 
 
 
 

Papá siempre me dijo que luchase por lo que quería. Ya tengo el mando de la tele. Ahora limpiaré la sangre.

 
 
 
 

Me vengo enterando que antes del siglo VI, la tristeza era considerada un pecado capital. Algo entendían esos católicos.

 
 
 
 

A todos debería llegarnos esa persona que nos sigue haciendo escribir en papel.

 
 
 
 

Estoy en google maps barriendo mi calle.
Por lo menos me hubieran puesto sobre aviso para peinarme.

 
 
 
 

La verdad es que no quiero volver a clase porque ya me conocen toda la ropa.

 
 
 
 

“No puedes arruinar una amistad con sexo. Es como tratar de arruinar un helado poniéndole chispas de chocolate.”

 
 
 
 

Me voy.
P. D. Te dejo la cena sobre la estufa y los monstruos bajo la cama.