Los poetas escriben en defensa propia.

 
 
 
 

Mi villancico del momento… Llegó Diciembre con su alegría
y con sus gastos de porquería.

 
 
 
 

Al mundo Dios lo hizo mientras explicaba otra cosa.

 
 
 
 

Una señora en la calle, una puta en la cama y una infanta en Hacienda.

 
 
 
 

Los fantasmas honrados luchamos por lo que es susto.

 
 
 
 

Sí te dice “Necesito tiempo” es el justo para decidir
a cual de tus amigos se tirará primero.

 
 
 
 

De lunes a viernes el tiempo va en tortuga, llega el fin de semana y se sube a una Ferrari.

 
 
 
 

Que haya enanos no nos hace gigantes.

 
 
 
 

Su pluma es mi instrumento de viento.

 
 
 
 

Con la bromea no se dislexia

 
 
 
 

Tengo una buena presencia, pero mi ausencia es insuperable.

 
 
 
 

Las mejores cuerdas son las que se desnudan como locas.

 
 
 
 

Me llamaba “Cielo”. Luego entendí que era por las tormentas que teníamos en la cama.