Triste es conocer a la persona correcta, en el momento equivocado.

 
 
 
 

Si quieres ser pájaro, vuela. Si quieres ser gusano, arrástrate. Si quieres ser un idiota, sigue así, vas perfecto.

 
 
 
 

Cuando pienso en las cosas que haría si fuera millonario,
entiendo por qué no lo soy.

 
 
 
 

Dedicarte a la docencia universitaria
para hacer comprar a tus alumnos el libro que escribiste.

 
 
 
 

Si están pensando que tengo personalidad múltiple,
sepan que no estoy de acuerdo y yo tampoco.

 
 
 
 

No seré astrónomo pero te acaricio con un palo en la cabeza
y te hago ver las estrellas.

 
 
 
 

Lo bueno de morirse es que es un velorio menos al que uno tiene que ir.

 
 
 
 

Unos dicen que pares y otros que nones. Yo digo que ni lo uno ni lo otro ni los números primos: las letras.

 
 
 
 

Esperábamos el milagro sin advertir que el milagro era compartir la espera.

 
 
 
 

Se creyó su popularidad en Twitter, se montó en su rol de “personaje”, armó combo de “seguidores”, y hasta ahí llegó.

 
 
 
 

Vamos a patearle el culo a la vida hasta que entienda que la queremos vivir.

 
 
 
 

Si yo tuviera la edad de mi hija viviría enamorado de ella.
(Más enamorado de lo que ya estoy, obvio)

 
 
 
 

Cuando el hipocondríaco se quejó de mal de amores, nadie le hizo caso.