El carácter global de la obra de Humboldt condujo a una escandalosa desatención de su obra en varios países. En efecto, existen más estatuas del alemán que ediciones. Por fortuna, entre 2019 y 2020 se publica uno de los mayores descubrimientos entre sus escritos.

En 2019 Alexander von Humboldt fue celebrado de muchas maneras con motivo de los 250 años de su natalicio. Hubo homenajes oficiales y solemnes discursos diplomáticos. Muchos de ellos tenían poco que ver con la lectura de las obras de Humboldt. En su lugar se repitieron algunos motivos archiconocidos: el “gran viajero cosmopolita”, el “último erudito universal”, el “segundo descubridor de América”.

Tampoco faltaron celebraciones en honor de Humboldt con anterioridad a este año en que su cumplía su aniversario. Pero lo que se ha desatendido ha sido la edición de la obra. En los últimos años, en México, se han reeditado algunos libros aislados: el Ensayo político sobre el reino de la Nueva España(Editorial Porrúa, 1966), Vistas de las cordilleras, Geografía de las plantas y Cuadros de la naturaleza (Siglo XXI, 1995, 1997, 1999), pero quedan por descubrir otros testimonios importantes.

Fragmento de un artículo de Humboldt publicado en el diario mexicano El Siglo XIX.

Ello atañe a varios libros suyos. Pero sobre todo es válido en el caso de los numerosos ensayos que vieron la luz en revistas y periódicos o como contribuciones a obras de otros autores o editores. A esos textos más breves se debe de forma muy esencial la influencia de Humboldt en su época. Tales artículos eran leídos no sólo en Berlín y París, sino también en Caracas y Bogotá, en La Habana y en México, y fueron publicados no únicamente en revistas especializadas, sino en The Economist o The New York Times. En México vieron la luz en medios como Sol, El Universal y El siglo diez y nueve, la Gaceta diaria y el Diario del Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos.

En un proyecto investigativo de seis años de duración, un grupo de académicos de la Universidad de Berna, la capital suiza, ha compilado y editado por primera vez esos textos publicados en vida del autor: se trata de los Escritos completos de Alexander von Humboldt. Un equipo internacional está trabajando para traducirlos al español y editarlos en México. La editorial Herder ha publicado el primer volumen en el otoño de 2019, y un segundo tomo verá la luz en la primavera de 2020. ¿Cómo llegaron los escritos de Humboldt a México?

La búsqueda

El primer desafío consistió en encontrar los artículos de Humboldt. Como éstos no se habían editado nunca antes, era preciso localizarlos y compilarlos. Las pesquisas se realizaron con varios métodos complementarios. Se examinaron en su totalidad los períodos relevantes de las revistas históricas. Se siguió la pista a aquellas referencias del propio Humboldt contenidas en sus obras en forma de autocitas. También se llevó a cabo un análisis de las 70 ediciones de su correspondencia, ya que algunas de sus cartas informaban acerca de escritos destinados a su publicación o fueron ellas mismas publicadas como escritos. También se siguió el rastro de otros textos en bases de datos y proyectos de digitalización.

Siguiendo esos métodos, salieron a la luz muchas más publicaciones que las que cabía imaginar: cinco veces más que las reunidos hasta entonces por el índice más completo de los trabajos de Humboldt, realizado por la Academia de Ciencias de Berlín. Se trata de 750 artículos publicados entre 1789 y 1859. Junto con sus adaptaciones, reimpresiones y traducciones, aparecieron en vida de Humboldt en 3,600 publicaciones de todo el mundo, y abarcan 15 idiomas y 440 lugares en cinco continentes. Un 95% de estas publicaciones no volvieron a editarse tras la muerte de Humboldt. Muchas son prácticamente desconocidas.

Algunos de los hallazgos tienen un carácter muy especial, como, por ejemplo, el artículo en torno a la esclavitud en Cuba publicado en el Bombay Times, o el texto relacionado con la construcción de un canal a través del istmo de Panamá, aparecido en el Daily Southern Cross de Auckland, Nueva Zelanda, o el relato de una expedición a través de la selva tropical venezolana en el Natal Witness de Pietermaritzburg, en Sudáfrica.

Caja con la edición alemana de los Essays recopilados y editados por dtv, 2019.

Más estatuas que ediciones

Puede sorprender, de por sí, que en el caso de un autor tan relevante como Alexander von Humboldt pueda darse todavía a conocer algo nuevo. Y apenas puede creerse que se trate, en este caso, de centenares de escritos. Pero el hecho de que todo un ámbito de su obra sea revelada y editada por primera vez con motivo de su 250 aniversario roza lo escandaloso. Porque la significación de Humboldt desde la perspectiva de una política de la memoria ha sido todo el tiempo algo evidente. Pero abundaban más las estatuas que las ediciones. ¿Cómo se llegó a desatender de tal modo la obra de Humboldt a pesar de tantas invocaciones públicas de su nombre?

Las razones de esa singular desproporción entre la enorme fama del autor y la limitada disponibilidad de su obra residen en la internacionalidad y la interdisciplinariedad de la misma. El hecho de que los escritos de Humboldt aparecieran en varios idiomas y en numerosos países, fue motivo de desbordamiento para las filologías nacionales. En su condición de autor alemán que describía en lengua francesa las culturas indígenas de las civilizaciones de habla española del “Nuevo Mundo”, quedó excluido del canon de los estudios germánicos, de los estudios en lenguas romances y de los estudios latinoamericanos. Humboldt no era de los alemanes, pero tampoco de los franceses ni de los americanos. Dado que sabía combinar en sus escritos distintas disciplinas, ninguna ciencia aislada se hizo cargo de su obra: ni la botánica ni la climatología, tampoco la antropología. Son precisamente esos rasgos los que, al mismo tiempo, explican por qué podemos redescubrir hoy la obra de Humboldt: por su modo de hacer sus planteamientos más allá de lenguas y disciplinas, cuestiones que, en nuestra época, cobran una urgencia creciente. ¿Cómo podemos entender las culturas ajenas? ¿Qué consecuencias tiene la acción del hombre en el entorno natural?

Sus escritos, además, muestran a Humboldt bajo una nueva luz. Sólo teniendo en cuenta estos artículos suyos más breves, escritos según los rasgos de diversos géneros, podremos comprender al escritor en su calidad de gran comunicador y empezar a valorarlo como un maestro de las pequeñas formas. En la medida en que lo leemos cronológicamente, con un nuevo texto casi cada mes a lo largo de siete décadas (1789–1859), podemos reconstruir con exactitud su desarrollo como científico y como articulista. Es posible observar cómo en un principio se va haciendo de una reputación en distintas disciplinas con escritos publicados en revistas especializadas, antes de que —con el fin de entender la naturaleza de los trópicos y las culturas de América— empiece a combinar las más disímiles formas del saber, ya no en calidad de “último erudito universal”, sino como un adelantado pensador posdisciplinario. A partir de sus escritos en revistas y periódicos podemos comprobar en qué medida ganó fama internacional gracias a su viaje de exploración por América y cómo hizo uso de esa fama para propósitos que se hallan fuera del ámbito de las ciencias: la lucha contra la esclavitud, la crítica al colonialismo y la defensa de los judíos. Humboldt pasó de ser un científico público para convertirse en un intelectual público. Asimismo, gracias a la información biográfica contenida en sus textos, podemos reconstruir la autobiografía que el propio Humboldt nunca escribió. “Buscad mi vida en mis escritos”, se dice que dijo alguna vez. Y es a esa sentencia a la que nos dedicaremos en lo adelante.

Los escritos en México

La llamada “Edición de Berna”, publicada en verano de 2019 en la editorial dtv de Múnich, presenta los Escritos completos de Humboldt en cada uno de sus originales, todo compilado en 10 volúmenes con un total de casi 7,000 páginas. La edición española publicada por la editorial Herder en Ciudad de México se inicia con una selección. Esa selección presenta en dos volúmenes, de cincuenta textos cada uno, 100 ensayos ordenados cronológicamente.

Edición mexicana de los Escritos, publicada por Herder en 2019. El Vol. 2 aparecerá en primavera 2020.

Los Escritos de Humboldt contienen numerosos textos que se remiten a su viaje de exploración por América (1799–1804). Tenemos entre ellos, por ejemplo, un currículum con el que Humboldt solicita ante el rey de España un visado para entrar a sus colonias; hay también reportajes de viaje que envió desde América a redacciones de publicaciones europeas, relatos de su llegada a Cumaná o del ascenso del Chimborazo; informes detallados de su trabajo de campo, como, por ejemplo, “Captura y lucha de anguilas eléctricas con caballos” o “Sobre los otomacos que comen tierra”; hay también estudios sobre el nombre de “América” y sobre los mapas más antiguos del “Nuevo Continente”, así como otros textos programáticos sobre la “unidad del género humano” y sobre “las futuras relaciones de Europa y América”.

Algunos escritos hacen referencia a la estancia de Humboldt en la Nueva España (1803–1804). Entre ellos hay investigaciones históricas, arqueológicas y culturales como “El antiguo y el nuevo México”, “Antigüedades mexicanas” o “Sobre los pueblos primitivos de América y los monumentos que han quedado de ellos”, pero también un estudio sobre la infraestructura (“Acuerdos más recientes del gobierno mexicano sobre una ruta comercial en el estrecho de Coatzacoalcos y  Tehuantepec”) y sobre las consecuencias de la guerra con Estados Unidos o del acuerdo de Guadalupe Hidalgo (“Sobre las dudas planteadas en torno al área del actual territorio mexicano”), así como una “Descripción del volcán de Jorullo”.

La traducción

Las traducciones del alemán, francés e inglés fueron realizadas por José Aníbal Campos (España y Viena), Orestes Sandoval (La Habana) y Laura Cecilia Nicolás (Berlín y Buenos Aires). En un taller preparatorio con los editores, el equipo de trabajo se reunió en la Casa de los Traductores de Looren, en los nevados Alpes cercanos a Zúrich para fijar los principios de la traducción. Al igual que la edición de los textos en alemán, la versión en español debía mantener la mayor fidelidad posible a los textos originales, por razones estéticas así como políticas o éticas. Porque de lo que se trata es de no seguir hablando de Humboldt, sino de dejarlo hablar a él. Ello significa que los editores y los traductores no interrumpan continuamente su discurso con comentarios, correcciones o reducciones. Sus textos deben aparecer, en principio, íntegramente, tan auténticos en su forma como en los originales, tanto desde el punto de vista retórico como estilístico o tipográfico. Su terminología ha sido preservada en su historicidad. Y aun en los casos en los que Humboldt parece contradecirse o equivocarse, estos no se disimulan ni escamotean. Redescubrir a un clásico sólo puede significar redescubrirlo desde una perspectiva abierta y crítica.

Durante mucho tiempo a Alexander von Humboldt se lo ha celebrado más que estudiado. Es hora ya de cambiar ese estado de cosas. La premisa más importante para ello es que sus textos estén de nuevo disponibles, tanto en Berlín y Berna como en México. Deberíamos celebrar menos a Humboldt y leerlo más.

• Alexander von Humboldt, Escritos, Vol. I, edición de Oliver Lubrich y Thomas Nehrlich, traducción de José Aníbal Campos, Laura Cecilia Nicolás y Orestes Sandoval, México, Editorial Herder, 2019.

• Alexander von Humboldt, Sämtliche Schriften: Aufsätze, Artikel, Essays, 10 tomos, edición de Oliver Lubrich y Thomas Nehrlich, Múnich, dtv, 2019.

 

Oliver Lubrich
Profesor de Literatura Comparada en la Universidad de Berna, Suiza, y director del proyecto de investigación y edición de los Escritos completos de Alexander von Humboldt.

Traducción del alemán de: José Aníbal Campos