Uno se entiende escribiendo. Y si no se entiende, por lo menos se inventa. (@hectorabadf)

“Pero ¿por qué la mujeres siempre tienen una duda? ¿Reciben avisos del cielo o qué?” (Juan Rulfo, citado por @magamastretta)

Se pasa de la edad de la punzada a la edad de la panzota en un suspiro. (@AlmaDeliaMC)

Acabo de inaugurar la carpeta “Cosas que no sé dónde guardar” a ver si así evito perder documentos por meterlos donde no debo. (@Lou_Reader)

Ya va a empezar la tercera guerra mundial y usted todavía no se va de la casa de sus papás. (@RolitaNoMas)

Siesta. Una de las palabras realmente sagradas. Como amigo, teta y coño. (Ricardo Bada, citado por @josetenene)

Que los árboles te enseñen a pararte derechito, y las hojas a caer de vez en cuando. (@pulmonarios)

¿Ustedes también cantan en inglés y se les entiende en guaraní? (@Lalarrabalera)

Yo he visto a feministas manifestarse en pro de Hamás y Hezbolá, y a gays con la foto del homófobo Juan Pablo II en la mesita de luz. (@GuidoFinzi)

Hola, cómo andás. ¿Querés venir a construir un refugio nuclear conmigo? (@Inedita_tutea)

Lo siento pero no tengo cobertura en Medio Oriente. (@Dios_Padre)

También se conoce a la gente por su forma de irse de tu vida. (@letrasdemorado)

Llenísimo, el dentista. Sin duda es enero. (@Cati400)

Por lo menos soy buena llegando tarde a todas partes. (@idimedani)

@Biiiee: Cógeme ya, que se me van las vitaminas.
@josirri: Para que después digan que se ha muerto el romanticismo…