Presentamos una selección de ocho poetas de la India, para rendir homenaje al país invitado en esta edición de la FIL Guadalajara 2019.

Fotografía: Lokdhwani. Música y danza tradicional de Rajastán dentro de la XXXIII Feria Internacional del libro en Guadalajara, Meéico, 5 de diciembre de 2019 (Foto: @FIL/ Susana Rodríguez)


Mangalesh Dabral
Los desaparecidos

En los urinarios, y otros lugares frecuentados en esta ciudad
Aún nos topamos con carteles de la gente desaparecida
Que calladamente salió de su casa hace muchos años
A la edad de diez o doce
Se les muestra dueños de una altura promedio
Tez como de trigo u oscura pero nunca clara
Llevan pantuflas de goma
La cicatriz en el rostro de alguna vieja herida
Sus madres aún los lloran 
Finalmente se menciona que quienquiera
Que dé noticias sobre los desaparecidos
Recibirá una adecuada recompensa 
Pero nadie puede identificarlos
Ya no se parecen a las imágenes desvaídas
En esos carteles
Sobrescrita ahora su tristeza inicial
Por el soportar del sufrimiento
Sus rostros reflejan las estaciones cambiantes de la ciudad
Comen poco duermen poco hablan poco
Sus domicilios siguen cambiando 
Enfrentando los días buenos y los malos con ecuanimidad
Habitan su propio mundo
Mirando con ligera curiosidad 
Los carteles que los registran desaparecidos
Que sus padres siguen circulando de vez en cuando
Donde siguen teniendo
Diez y doce años.

(Versiones de Adriana Díaz Enciso, a partir de la versión del hindi al inglés de Asad Zaidi.)

§

Usha Akella
La espera (fragmentos)

20
Había hojas cayendo esta mañana 
una por una,
        como sílabas sin acento muy apartadas en una frase,

Y ahora
        un poco
              más rápido,
        hacia
            la
    tierra
        como desechos de mariposas de caramelo
invirtiendo
            la dirección 

Hay en esto una metáfora que sé,
    Porque todo fulgura de poesía,
    Como: Voy cayendo hacia a ti. 
    Como: To termina en la tierra,
    Como: Mi estación está cambiando.
    O
¿Me atrevo a caer hacia ti?
¿Me atrevo a terminar en la tierra?
¿Me atrevo a cambiar con la estación?
                   
                        ¿Te atreves tú?

(Versión del inglés de Elsa Cross.)

§

Savita Singh
Pensamientos descalzos

Vengan descalzos, mis pensamientos

Vengan, con la levedad de una noche bella
Uno por uno, vengan
Como las bendiciones de los dioses
Vengan como anda viene
Quédense hasta que la lámpara de la civilización arda
En su dolor y ansiedad

Quédense como el único testigo mío
Mientras yo miro dormir al mundo

(Versión del inglés de Víctor Ortiz Partida.)

§

Angshuman Kar
Otro poema sobre la memoria

Es extremadamente difícil recordar las cosas,
una labor dura en verdad. 
En el momento en el que se nos recuerda con cuánta dificultad
teníamos que recordar una fórmula de matemáticas
nos sentimos incómodos, sudamos, nos despertamos
en medio de la noche.
Para recordar los cumpleaños de nuestros parientes
antes marcábamos con rojo las fechas en el calendario;
ahora dependemos de los recordatorios del celular. 
¡Nadie puede contar cuántas veces
un nudo en el sari ha salvado al Titanic de una tormenta!
Todos estamos agradecidos con ese hombre que hizo esa rima
para recordar los nombres de los emperadores mogoles.
Es extremadamente difícil recordar las cosas,
una labor dura, en efecto. 
Todo el mundo, no obstante, trata de recordar.
Excepto 
un hombre a quien insultaron
que 
quiere olvidar.

(Versión de Victor Ortiz Partida, a partir de las versiones del bengalí al inglés del autor.)

§

Geet Chaturvedi
Mi lengua, mi futuro

En las afueras de la ciudad, en el basusero debajo del puente
El poeta más anciano de mi idioma mastica pan mojado en té

Este hombre inventó la poesía incluso antes de Afzal1
Los trescientos treinta millones de dioses viven en su barba como piojos.
Los pelos de su cuerpo son todos sus poemas no escritos.

Traza las palabras en el aire con los dedos.
De esta menra, él escribe a su pasado todas las noches una carta
Que se pierde incluso antes de encontrar un sobre

Una vez antes de morir
Al menos una vez
Espera recordar la cara y el nombre de la mujer
Que alguna vez durmió con su libro de poemas
Apretado bajo la almohada

(Versión del inglés de Víctor Ortiz Partida.)

§

Rajathi Salma
Pasada media noche

En los días después de mi embarazo y parto,
Buscas, insatisfecho,
Entre la familiar desnudez de nuestras noches,
El pasado intacto de mi belleza.

Mi cuerpo hinchado
Mi vientre arrugado de estrías,
Son verdaderamente repulsivos, me dices;
Y también que
Mi cuerpo no cambiará —
Ni ahopra, ni nunca

Mi voz, largo tiempo enterrada
En un pozo de silencio,
Musita para sí misma:

Sí, es verdad
Tu cuerpo no es para nada como el mío,
Con su fanfarria
Y su flagrancia

En los años pasados,
Podrás haber tenido hijos
De mujeres extrañas en tierras desconocidas.
No queda ninguna huella en ti, por supuesto —
Puedes estar orgulloso de ello.

¿qué puedo hacer yo?
Estas estrías son
Como mi descenso:
No tan fáciles de reparar o remendar.
Este cuerpo no es papel que puedas cortar o injertar.

La traición de la naturaleza
Ha sido mucho más terrible conmigo que contigo.
Fuiste tú, después de todo, quien comenzó
La primera fase de mi caída

Las horas después de la media noche,
Cuando los sueños crecen en oleadas
Son de más calamidad
Que las horas anteriores

Ahora es pasada media noche;
Deja su quieta percha dentro de un mural,
El tigre se monta en mi cabecera
Y se sienta ahí, y me mira.

(Versión de Héctor Ortiz Partida, a partir de las versión del tamil al inglés de N. Kalyan Raman.)

§

Mamta Sagar
Escondidillas

una hoja de árbol
que se desliza
que es corrediza
que se balancea
como un papalote acariciando el viento
ahora es un barco en el río

junto a los peces de colores
un destello verde en la
brillante agua dorada
se movió con prisa
desapareció con el flujo

el agua no sabe
el aire no sabe
el árbol no sabe
los peces no saben
jugar a las escondidillas

(Traducción del inglés de Víctor Ortiz Partida, a partir del original en canarés.)

§

Surjit Patar
Las palabras se volverán azules

Las palabras se volverán azules
Abriendo camino para rescatarme
Las palabras absorberán todo el veneno de mi corazón
Las palabras convertirán el veneno en néctar
Como los árboles convierten el carbono
En oxígeno, esa fuerza que da vida.

(Versión de Víctor Ortiz Partida, a partir de la versión del panyabí al inglés de Kiran Deep.)

 

Nota editorial:Estos poemas aparecieron originalmente en la revista Luvina, en su edición Invierno 2019, a cuyos editores agradecemos esta reproducción.


1 El poeta Afzal Ahmed Syed (Ghazipur, 1946) escribió: “Yo inventé la poesía”.