La espera y la duda

Buscando una sonrisa pura,
Caricias todas nuevas,
Fui gorrión que se quedó preso
Entre las redes
De un poema:
                         Alguien vendrá
(La soledad
Es pasajera)
                     Alguien vendrá
(Iré tejiendo
Mi destino)
                    Alguien vendrá
Una mañana
Linda.
            Pero lo dudo.

§

Catuliana, 1

Naufragum ut eiectum spumantibus aequeris undis
(Como al náufrago que arrastran las olas de espuma… Catulo, 68.)

Hacia ti como una ola:
Náufrago de mí,
Borracho de angustia,
Polvo y nada.

Al naufragio, lo vivido:
El triste todos dicen que soy,
Tú no estás conmigo,

Me abrazo a la almohada.
                                           Ciego
Para dejarte
Continuar con este juego.
                                           Condenado
A lo que quieras
Y hasta que quieras, amor.

Ilustración: Izak Peón

§

“Cual eco distante…”

El mundo seguirá
                              Girando
La vida sigue
                       Girando girando
                                     En la nave
Yo que fui tormenta
Yo que fui tornado
Yo que fui volcán
                             Del olvido.

§

Medicina

Pensando en tu amor
He podido ayudar
A mi alma que nació desnuda.

Pensando en tu amor
(Besabas como nadie se lo imagina)
He podido
He podido ayudarme
He podido ayudarme a vivir.

Aquí en mis labios
Tengo guardados
Los besos puros:
                            Medicina
Para olvidar.

§

Catuliana, 2

Odi et amo (Odio y amo, Catulo 85); … quos simul conplexa tenet trecentos
(sus amantes, estos trescientos que abraza a la vez…, Catulo 11.)

Se me hizo el alma piedra.
Si te pudiera borrar
Te borraría.
                    (Vuelve.
Hasta te admito que tu amor me lo mintieras,
Hasta el amor que vas tirando a tu paso
Y aunque vengas de Dios sabe dónde.)
Si esto hubiera sido ayer
Lo tomaría.
En tus ojos habladores
Pude ver otros amores:
Te borraría.
(En lugar de aborrecerte
Te deseo
. Vuelve,
No me importa si estás limpia.)
Ya no serás lo único en el mundo.
(Mira si me has hecho no ser yo: vuelve,
Aunque te hayan tocado mil manos.)
                                                              El alma
Piedra.
              Te borraría.
                                  Vuelve, me rindo
Del todo,
                 Que me hunda
En el lodo:
                   Habrá de ser
A tu modo.

§

Aubade

Buscaré el silencio que perdieras
En la noche.
                      Fui bajando lentamente
Tu vestido:
                   En mis manos, primaveras,
Tu cuerpo que llenó mis alegrías.

Sé que no soy el mejor, pero
—Tu cuerpo caliente a mi lado—
Volabas en caballo blanco el mundo.

Te recuerdo todavía
Con la cara desvelada.

El alba nos veía.

§

Chambre de la tombée du jour

En el reloj marcan las seis.
Encadenado a tu falda,
Abrazado a tus cadenas,
La caricia más divina.
La carne, la flor,
Arañar y besar.
(Abrázame más fuerte, más.)

Déjame prender la luz,
Confundí tu cabello con la noche.

El tiempo tiene grietas:
Corramos; son las nueve, amor.

Un beso tierno marca el adiós.
Hasta que vuelvas
Detengo el tiempo.

§

Catuliana, 3

Meae puellae (Mi niña; Catulo 2, 3, 8…) …nunc in qua- driuiis et angiportis… (…ahora (ella) en callejones y esquinas… Catulo, 58)… ut iam nec bene uelle queat tibi, si optima fias, nec desistere amare, omnia si facias (Por tu culpa) ahora, a mi alma, aunque fueras perfecta no le gustarías; ni cesaría de amarte, hagas lo que hagas. Catulo, 75).

                                        Mi niña
(Insaciable amante
De acá para allá
Con éste y con aquel

Con ésta y con aquella
Con esto y con aquello),
                                        Mi niña
(Manchada de todo
Y sin medida: tu modo

De hacer eso
A lo que llamas amor)

                                        Cree en mí.

§

La huida

Igual que una mar en calma
Te vas, te vas de mí.
Me dejas ahora, desesperado.
Mucho cuidado:
Aquellas cosas no podrán volver
(Mil noches de amor,
Tu risa que dejó tibio mi lecho)
Y dudo que te pase igual con él
Porque en tu mente
Como una espada en la roca
Yo estaré presente
Y alguna vez acabarás llorando.

Pido un aplauso para el amor,
Que nadie pise tu recuerdo:
                                                Esperaré
Hasta que mueras
Como yo por ti.

§

El regreso

No me interesa.
Los mares de las playas se van
Y estoy de vuelta cuando tú no has comenzado.
(Yo sé que me avisabas hacía tiempo
Esa noche entre tus brazos:
No entendería mi mañana si te fueras.
La distancia fue creciendo:
Podemos ser sólo amigos
Me dijiste otra noche
Y cerraste la puerta.)
                                   No quiero nada.
Lo siento mucho, mujer.
Si esto hubiera sido ayer
                                           Lo tomaría.
Si esto hubiera sido.
                                  Ayer.

§

Catuliana, 4

Miser Catulle (Pobre Catulo) …quem nunc amabis? Cuius esse diceris? quem basiabis? cui labella mordebis?
(¿A quién amarás ahora? ¿De quién dirás que eres? ¿A quién besarás? ¿A quién morderás los labios? Catulo, 8).

Un pobre hombre, pobre tonto,
He sido el vaso que perdió toda poesía,
La espera que pintaron mis poemas.
Tuve que llorar para reír,
Tuve que sufrir para aprender
Hasta que mi universo
Dejó de estar en ti.

Ya lo pasado, pasado.
Anda y ve.
¿Y quién puede ser, si es que no soy yo?
Conmigo te mecías en el aire.

§

Los amorosos son los pájaros

(Haikú, 1)
Hay que ver cómo
Es el amor: hasta la
Golondrina emigró.

(Haikú, 2)
Nido vacío:
Ya me cansé de callar
Y de tu alpiste.

(Tanka)
¿Amarnos siempre
Así, escondiéndonos
Por nada? Esto
Es vuelo de gorriones
Con las alas cortadas.

*

Porque tú volaste de mi nido,
Dicen por ahí:
Pobre ruiseñor,
Sintiéndose trovador y Quijote.

Ingenuo, charlatán, pero a tu lado
A veces era algo más.
                                     Y es verdad,
Pobre ruiseñor:
                          Fue mi canto para ti
Siempre completo.
                                 Y es verdad,
Pobre ruiseñor:
Ahora esquivo los zarpazos
Que me tira el dolor.

*

Dijiste: Dos, somos dos.
Como un ave volarás
Por mi cariño en libertad.

Deja conocerte, déjame soñar.

Preso en tu jaula, encadenado
Con lo que fueron cintas blancas,
Yo corté mis alas
Y me diste de comer
Sobre tu palma.
Lo que un día
Fue, no será:
Hasta el alma
Se vacía.

*

( José-Alfrediana)

Paloma:
              Vamos a decirnos
La verdad.
                  Voy de fracaso en
Fracaso.
               A veces regreso
                                           Borracho,
Por querer ser gavilán.
                                      ¿Y qué?
Me siento tan humilde ante este amor.
Deja abierta tu jaula,
La cárcel de tus besos:
La puerta y la razón
De mi existir.
                       Amor como el nuestro,
Paloma,
              No hay dos en la vida.

 

Luis Miguel Aguilar


* Centón. Tomado del latín cento,-önis, “paño lleno de remiendas”, de donde se pasó a “obra compuesta de una combinación de sentencias ajenas”. Joan Corominas, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Cada centón aquí está hecho con letras de canciones de José José.