El metro Indios Verdes es el tipo de lugar que te hace dudar de la existencia de Dios. (@Gianni_Pex, tuitero mexicano)

Foucault: Las escuelas cumplen el mismo rol social que las prisiones y los hospitales. La mamá de Foucault: Sí, pero de todos modos tienes que ir. (@LaBrecdichi)

Lo único costoso en esta vida es la honestidad, para todo lo demás hay MasterCard. (@Trinandolibros)

Mi vida se divide en calcular si ya es muy tarde para tomar café o muy temprano para tomar whisky. (@palabrafilica)

A mí que me entierren cantando las cuarenta y tomando ron. (@oplayasmarinas)

Qué feo cuando repasas un libro querido y lo descubres provinciano, cerrado, prejuicioso. Es como descubrir que nadie te quiere en la fiesta que tanto estabas disfrutando. (@albertochimal)

Sería un buen giro de tuerca descubrir que estamos aquí solamente porque somos un abono fantástico para las plantas. (@DonLanzallamas)

Diosito ¡gracias por mis neuronas y mi memoria! Son lo máximo. Pero cinturas ¿ya no tenías? ¿Aunque fueran saldos? #micinturaeselecuador (@palabrafilica)

Los agujeros siempre están en otra cosa, de hecho, son ontológicamente parasitarios de los calcetines. (@marianaflorian)

La más triste posición del Kamasutra es cuando te tiendes de espaldas… sin nadie encima. (@Odi1978F)

Y el verbo se hizo pájaro y tuiteó entre nosotros. (@lolaquiroga)

La sutil diferencia entre punto final y puto final. (@AlmaDeliaMC)

Una carcajada es una sonrisa despeinada. (@Guashabita)

Te ofrezco pasar un buen ratode esos que duran mucho tiempo. (@LezVargas)

—¿Què pasa, mijitooo?
—Una riña, abuelita.
—¿Una niñaaaaa?
—No, una disputa.
—Ah, entonces no era tan niña. (@palabrafilica)