“Ya no saben qué inventar”, decía mi mamá. Hoy, lo dije yo, por primera vez. (@magamastretta)

Somos lindas, somos buenas, olemos a agua de rosas. Qué machismo. (@Cati400)

Querido George Orwell: olvida al gran hermano, no sabes lo que son los 300 millones de primos en Twitter vigilándolo todo. No sabes. (@AlmaDeliaMC)

El hombre de Neanderthal llega a la comisaría, lanza en ristre, y denuncia: “Cuando me desperté, el dinosaurio ya no estaba ahí”. (@Ros_mx)

Parece un buen momento para publicitar mi libro Formar gobierno es fácil si sabes cómo. Tapa dura. (@HyPunto)

Pedimos a Dios por el pan de cada día, porque a nadie gusta el pan duro. (@CiMifusas)

La verdadera razón por la que resido en el cielo y no en la tierra es que le temo a lo que he creado. (@Dios_Padre)

Digamos que se nace utópico y se muere apocalíptico. Y en los dos momentos hay una verdad profunda, radical. (@aguilarcamin)

Si el alcohol no es la respuesta, seguramente estás planteando mal la pregunta. (@Siuatsintli)

Exageración paisa: «Tiene la boca tan grande,
que si se pone aretes de cobre se envenena».
Me apostaría mi única corbata de Armani a que se le ocurrió a un antioqueño
la primera vez que vio una peli de Julia Roberts. (Ricardo Bada, en @josetenene)

Me voy a dormir que las ovejas no se cuentan solas. (@OtraEmpanada

Para hacer las cosas como todo el mundo ya está todo el mundo. (@indigenica)

El bar chino de mi barrio hace vacaciones hoy de 11:30 a 12:15. (@hidratocabronio)

—¡AAAAAAAAAAAHHH !
—¿Por qué gritas?
—Había una araña.
—¿Y la querías dejar sorda, no? (@MIsabel2019)