No me perdería por nada ver arder una inmobiliaria y un banco el mismo día. (@otraCeci, tuitera argentina)

Nada como entender que muchas veces el primer paso es mantenerte en tu sitio. (@martamj32)

Humildad, porque la vida da más vueltas que un extranjero bailando merengue. (@aristiyayis)

La diferencia entre tu opinión y una pizza es que la pizza la he pedido hace 10 minutos. (@FlanaganMcPhee)

En mi libro Si el próximo coche que pase es rojo, me compro el bolso explico cómo tomar decisiones de forma madura y meditada. (@LaPijortera)

“Hay personas que cuando mueren es como si se quemara una biblioteca”. (@SrtaLeclerc)

La vida es demasiado corta como para vivirla como les parece a otros. (@martamj32)

Dios no podía estar en todos sitios, por eso se inventó la cerveza. (@PinkyGrace_)

Madurar es mandar todo a la mierda y llamar para ver si ha llegado bien. (@MissLios_)

Me hice de Tuiter para arreglar el mundo desde casa, sin tener que bajar al bar. (@NOROBESPIERRE)

Cuanto más lees, más hondo se hace el abismo de lo por leer. (@MoraVicenteLuis)

De ser el plan B, también se sale. (@sonianamo)

A un adolescente le quitas los monosílabos y lo dejas en nada. (@saskiagranada)

La rúgula es la lechuga que sí se graduó en la universidad. (@nanutria)

—Me urge dormir, del verbo “contigo”.
—Pero “contigo” no es verbo.
—Ni dormir mi intención. (Pilar Sicilia, citada por @tumusamasputa)