En una semana delirante de nervios, indignación, asco y polémica los redactores de esta sección casi se enferman. No les quedó más que recoger la evidencia de lo más visible y entregar estos restos.

El #MeToo desde los ojos extranjeros

El sábado pasado la marea del #MeToo rompió todos los diques mediáticos en nuestro país, empezando por denuncias a escritores que luego se extendieron a periodistas, cineastas, agencias, políticos, abogados y activistas. Por primera vez presenciamos una catarsis colectiva en tiempo real en que las fronteras entre lo público y lo privado quedaron anegadas por la indignación. Como escribió la poeta Mónica Nepote: “Solo vengo a recordar que Joana Hevda apuntaló aquello de lo personal y lo precisó diciendo: ‘lo íntimo es político’ y en la intimidad sí, hay opresores y oprimidos y hay que que hablar de quién está en dónde”. En clara reacción institucional, el pasado miércoles la Secretaría de Cultura anunció que tomaría medidas para revisar su funcionamiento interno:

A diferencia del arranque estadounidense del #MeToo que tocó a Hollywood, la ola mexicana tuvo poco impacto más allá de nuestras fronteras, aunque no fue obviado por los principales periódicos del mundo. The Guardian fue de los primeros diarios en reportar la noticia, haciendo hincapié en la manera en que la violencia sistémica contra la mujer en México (9 mujeres asesinadas al día y 5 que sufren violencia sexual, según datos de la ONU) se ve reflejada en el acoso sexual en los medios de comunicación; reportó las cifras que Periodistas Unidas Mexicanas ha compartido: 73% de las reporteras, editoras, fotógrafas, ilustradoras y administradoras de medios han sido violentadas. Otros diarios de habla inglesa, como The Washington Post, retomaron un trascendido de AP que detalla la concentración de denuncias de acosos contra periodistas en Michoacán.

En Francia, Le Monde publicó una nota escueta y poco investigada. En ella relata el inicio de la denuncia contra un tal “Herson Borona”. El resto de la nota utiliza los mismos datos que The Guardian. Otro medio internacional de peso como Al Jazeera no aportó información nueva o distinta a los anteriores.

El reportaje más completo y preciso es el de The New York Times que, sin omitir  los datos de los medios ya citados, detalla el contexto y el origen de esta ola de denuncias, completándolo con declaraciones de Sabina Berman y de la activista Ana G. González, que lanzó el primer tweet contra Herson Barona.

Su Presidente vs. Su Majestad en el ring de la Historia

Cuando los reflectores alumbraban hasta la ceguera el creciente fenómeno del #MeToo, nuestro presidente volvió a acaparar la agenda con esa soporífera verborrea matutina, tan espesa y grumosa como doce litros de chocolate de Comalcalco. Así, su tino diplomático relegó el problema de los abusos a segundo plano. Éstas fueron algunas de las reacciones, positivas, negativas, matizadas o virulentas, de políticos, escritores y académicos, ante la carta del presidente al rey de España pidiendo que “el Estado español admita su responsabilidad histórica por esas ofensas [las de la conquista] y ofrezca las disculpas o resarcimientos políticos que convengan” para abrir una fase de reconciliación:

Presidente, ayúdenos a sanar nuestro enfermo Estado-nación
“Me parece bien la petición de disculpas, no al entonces inexistente México, sino a los pueblos originarios. Nos ayudaría a sanar, y abriría el paso a disculparnos entre nosotros mismos por querer imponer una idea de Estado-nación sobre un país pluriétnico y multinacional. […] Y no, la ‘conquista’ no fue en términos europeos ni la hicieron 400 valientes: se libró una típica guerra mesoamericana que enfrentó dos grandes coaliciones, que terminó con una coalición aceptando el cambio de tributarios… como cuando los mexicas vencieron a los tepanecas…”
Pedro Salmerón (en Twitter, 26 y 28 de marzo)

Carta a sí mismo por los “miles de indios”
“Tengo la impresión de que [AMLO] se equivocó de destinatarios, debió enviarse la carta a él mismo y responder a la pregunta de por qué México, que hace cinco siglos se incorporó al mundo occidental gracias a España, tiene todavía tantos miles de indios marginados, pobres, ignorantes, explotados.”
Mario Vargas Llosa (durante la ceremonia inaugural del VIII Congreso de la Lengua Española)

Con cariño desde Café Madrid
“México y España comparten un corazón sangrante, un idioma que se multiplica en todas las lenguas indígenas de siglos, un mestizaje de sabores y palabras, párrafos y pensadores; España y México se miran sin necesidad de traducción ni subtítulos… y así pasen otros cinco siglos, nos amanecemos a diario con verdaderas ganas de conocernos.”
Jorge F. Hernández (en Milenio, con motivo de su nombramiento como Agregado Cultural de México en Madrid)

Vocera del Consejo Nacional Indígena con jarabe de su propia medicina
“Es una simulación. Lo que tiene que hacer [AMLO] es dejar de despojar de la tierra a las comunidades. […] Todos esos proyectos [como el Tren Maya] son la continuación, el despojo, están pensados para fortalecer al gran capital y no pensados para beneficio de los pueblos. […] Yo digo que las consultas están amañadas, la gente de las comunidades a veces ni sabe qué les están preguntando, las amañan de tal manera que solamente es una respuesta […], no les dicen que ya no van a tener agua, bosques, animales.”
Marichuy Patricio (en entrevista con Sin embargo)

Oh suave patria forjada por curas y no por marakames
“Ningún presidente de México tiene autoridad moral para erigirse en sujeto de los agravios de los indios, porque el Estado nacional es heredero tanto de los conquistadores como de los conquistados. José María Morelos emancipó a los esclavos y acabó con el tributo indígena, cierto, pero la nación que quizo forjar también hizo suya la misión ‘civilizatoria’ del imperio, con todo y su ideología de ‘salvación del indio’. No es casualidad que Hidalgo y Morelos hayan sido curas, y no marakames. […] No es sólo cuestión de que conquista y colonización hayan sido realizados con aliados indígenas (que es, también, un hecho importante), sino que el liderazgo político, económico, y cultural del país se construyó en una relación dialéctica con el orden de dominación del régimen colonial, y es por eso también su extensión. Imaginar al colonizador como un extraño no lleva a ninguna parte, porque la colonización está en el cuerpo mismo del Estado y la sociedad.”
Claudio Lomnitz (en La Jornada)

Necios párvulos que acusáis a la historia sin saber qué es la memoria
“Por lo visto han sido insuficientes los cientos de coloquios y los miles de libros escritos desde el Quinto Centenario de la llegada de Cristóbal Colón en 1992. Todo lo que hemos aprendido con Pablo Escalante y Bernardo García, con Grant D. Jones y Ross Hassig, cuenta poco a la hora de instrumentar la historia desde el Estado. En esa instrumentación se parte del error más común, que es el de confundir historia con memoria. […] Una política de la memoria se basa, justamente, en la aplicación al pasado de ‘consideraciones contemporáneas’.”
Rafael Rojas (en La Razón)

Conveniencias históricas de ayer y hoy
“España pide el reconocimiento [de todo lo que ha aportado a Latinoamérica] pero no está dispuesta a aceptar el lado oscuro de todo lo que hizo. La corona española sí marca una continuación desde ese periodo [el de la Conquista]. La casa de Borbón actual se reconoce como heredera de los Austrias y, por otro lado, el Estado español contemporáneo hace celebraciones. Ahora están celebrando a Magallanes. El ABC preguntó a la Academia de la Historia si las celebraciones de Magallanes debían ser españolas o portuguesas y la Academia dijo que debían ser españolas. Marcan la continuidad cuando les conviene, es decir cuando le pueden sacar réditos ideológicos. […] Lo que me queda claro es que los españoles son incapaces de reflexionar autocríticamente sobre este pasado”.
Federico Navarrete (en Es la hora de opinar)

Se lo merecían esos temibles caníbales
“Tampoco afirma [AMLO] que el extremeño [Cortés] intentó por todos los medios que los lugareños abandonaran prácticas tan extendidas en la zona como el canibalismo y los sacrificios rituales. Eventos documentados (a pesar de que a muchos les duela reconocerlo) y que los mexicas practicaban mucho antes de que aparecieran por allí los súbditos de la corona. […] Como señala la historiadora australiana Inga Clendinnen, lamentar la caída del Imperio azteca es como sentir pesar por la derrota nazi en la Segunda Guerra Mundial.”
Manuel P. Villatoro y César Cervera (periodistas para el ABC)

Pues ustedes, salvajes por igual, inventaron el “unto de indio”
“Tras la victoria española en Centla, Tabasco, el 25 de marzo de 1519, Bernal Díaz del Castillo relata lo siguiente: ‘y luego enterramos dos soldados […] y quemamos las heridas a los demás y a los caballos con el unto del indio.’ ¿Qué sustancia era ese unto? […] En septiembre de 1519, tras una batalla contra las tlaxcaltecas, Bernal explica: ‘y con el unto de un indio gordo que allí matamos, que se abrió, se curaron los heridos; que aceite no lo había.’ Se trataba pues de la grasa de enemigos muertos y destazados.”
Noticonquista (cuenta de Twitter dirigida por Federico Navarrete)

Retiro lo dicho, su Majestad
“Su majestad Felipe VI: La exigencia del presidente López Obrador para que España se disculpe por la Conquista, no me representa. Así como el estado moderno español no es continuación del reino de Castilla, el México contemporáneo no lo es solo de los pueblos originarios.”
Diputada Cecilia Soto (Tweet borrado después de las críticas)