Noche, qué bonito nombre tienes. (@locuramarieta)

Algo le duele al viento cuando aúlla. (@AcidaBruja)

Spoiler: No es cuando tú quieras. (@sognos)

No quiero ser el pasado de un bonito presente. (@escritoenmi)

Ven que te voy a rehabilitar la sonrisa a besos. (@Robin_diostuits)

Hay silencios que son elegancia. (@Dmisslia)

Estado civil: Ojalá. (@AdrianMoraless)

No lo entenderías porque tú no tienes que vivir sin ti. (@mikatya5)

Te llamaré "anestesia", porque todo me duele sin ti. (@albayvalle)

Cuanto antes lo asumas antes dejará de joderte. (@onepagememories)

Tocar fondo y hacer flexiones. (@reboiras1919)

—¿Cuál es tu conservador favorito?
—El alcohol. (@dmiklos)

Me mudo a tu zona de confort con todo y maletas. (@igriega_eme)

No es un ceño fruncido, es un pentagrama para notas mentales. (@Tuiterodactilo)

—Te voy a bajar la luna.
—Me viene mejor la basura. (@MissDesCaffeina)

Otro lunes sin ser Lily Collins. (@alelepop)

Cada cual con su agenda… Le pidió San Agustín a dios: “Señor, dame castidad, pero no todavía”. (@marjorieross)

No creo en la edad, el género, la raza ni en otras instancias de la burocracia. (@ElTopoErudito)

Uno lee lo que quiere, pero no escribe lo que quisiera, sino lo que puede. (@BorgesJorgeL)

Lo que digo es que hay muchas formas de morir: una es viviendo. (@AlmaDeliaMC)

La mariguana no tiene dosis letal. Nadie se muere de fumar mucha mariguana. Se duerme. (@aguilarcamin)

Yo nací en Puebla, migré a la Ciudad de México. No había frontera. Hubiera estado dispuesta a brincarla. ¿Quién no ha sido migrante?  (@magamastretta)

Niebla. Es cuando la Naturaleza anda tan desganada que no llega a hacer download de todo el paisaje. (@FloggeDude, citada por @Guashabita)

La empatía no es una herramienta de la Medicina. Es su fundamento. (@DocFico)

Dice mi psicólogo que escriba cartas a las personas que me caen mal y luego las queme. Lo que no me ha dicho es qué hacer con las cartas. (@hidratocabronio)

Los que hablan mucho y no dicen nada. Y yo, que en silencio no sé estar callada. (@_aZaBaChe_)

Qué miedo me dan las personas que dicen que nunca mienten. (@albayvalle)

No tengo tatuajes. No se pega una calcomanía en un Ferrari. (@tundw)

Yo tengo categorías de cucos: para viajar: los mejorcitos; para quedarse en casa: los de abuelita; para un día agitado: los ajustados; para salir a rumbear: los sexys. (@juanalajirafa)

Yo hace rato le quité las pilas a mi reloj biológico y se las puse a mi vibrador… (@SolteraDeBotas)

El año ha pasado tan rápido que ni tiempo de hacer dieta me ha dado. (@todoalnatural)

Me identifico con los cactus porque a pesar de su hostil apariencia exterior luego por dentro también pueden ser venenosos. (@HyPunto)

Los vegetarianos que mejor me caen son los que no le andan contando al mundo que son vegetarianos sin que les hayan preguntado. (@monicapalacios)

Me duele la espalda, entre el nacimiento de las alas, de dar puñetazos. (@hierbadenoche)

No todos los imbéciles son iguales, los hay que lo son todavía más. (@MrsLauper)

Cuando alguien te diga que algo no se puede hacer, recuerda que está hablando de sus limitaciones, no de las tuyas. (@mikatya5)

Pensaba que estaba viendo Bienvenido, Mister Marshall y era el Telediario. (@Coponnnn)

Las pequeñas mentiras son el obstáculo mayor cuando queremos encontrar una gran verdad. Esto pasa incluso en una investigación literaria, no digamos ya en una penal. (@hectorabadf)

Soy fan de cuando Michael está en Sicilia y le dicen “Miguele Corleone”. (@JulianaAbaunza)

Hace sol en Bogotá y no se la creen. Postean fotos hasta en el periódico. (@laotraAbaunza)

En Corea del Norte protestar ante “el Supremo” tiene un nombre técnico: “suicidio”. (@norcoreano)

“¿Siempre tienes que ser tú quien diga la última palabra?”
“¿Y cómo puedo yo saber que a ti no se te ocurre nada más que decir?”
(@FGenervt, citada por @Arelitad)

Lo que pasa es que los coches de Madrid son de madera, y cuando llueve se hinchan, no caben en la calzada y se atasca todo. (@Mayetis)

Lo llamaron Twitter porque “Apostillator” no se le ocurrió a nadie. (@LaMadredeBrian)

Follar es como montar en bicicleta: si lo haces en la acera la gente te mira mal. (@bamoonr)

Si tú eres el túnel, no me importa que al final no haya luz. (@Frank_lozanodr)

¿Se han dado cuenta? Las personas invisibles se ven todas iguales. (@luisharistizbal)

Qué culpa tiene la última gota si el vaso ya estaba lleno, ¿no? (@jadeovalles)

Al arquitecto de sonrisas se le están cayendo los puentes. (@pacoataco)

Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que no dijiste. (@Srgt_Pepper_s)

Me parezco cada vez más a un viaje. (@deconstruido)

El momento adecuado no existe. Se crea. (@Nonfaretardi)

Una de las peores diferencias genéricas es que a las mujeres se le llevan flores y a los hombres vino. (@missoggi)

Si no somos de piedra, ¿por qué no dejamos de tropezar? (@albayvalle)

—¿Cuál es tu hortaliza preferida?
—Esa que ponen a veces en los sándwiches vegetales… que tiene aletas…
—¿El atún?
—Ésa. (@hidratocabronio)

—¿Estás disfrazado de lactosa?
—Porque no te tolero. (@GallinaAstuta)

Al cuerpo lo que pida, y al qué dirán un chinga tu madre. (@Dulcinea_)

—¿Es usted optimista?
—Mucho.
—¿Cuánto?
—Mi novia me llamó diciendo “Tenemos que hablar” y llevé una caja de condones.
—¡Puto crack! (@Frenopatix)

No es lo que llevas sin follar, es lo que te queda… (@ikko_kun)

Ya estoy cansada de 2019. (@annaebbasta)