Personas que son viernes. (@BeerGinMerry)

¿Os acordáis de cuando en lugar de recuerdos teníais planes? (@Deyaled)

Compasión es la palabra más mentirosa que existe. (@HugoIzarra)

Es tan bueno que seguro es pecado. (@Siuatsintli)

El amor que es todo locura, todo lo cura. (@majaclarkg)

Dormir es desaprovechar la madrugada. (@NereaNerNerea)

La comida es el postre más importante del día. (@eldelaijulai)

Magia es aparecer cuando te están buscando. Y desaparecer cuando te olvidan. (@MarianaMor79)

A veces uno olvida en defensa propia. (@carlos_raiz)

Me declaro autosuficiente para joder cualquier cosa. (@aquinomires)

Montar en bici dentro de la piscina. Eso sí que no se olvida. (@xerguio)

“No te preocupes, ya vendrán tiempos mejores.”
“¿Te marchas?” (@soloparatuitear)

No se me da eso de pasar la página, yo la arranco. (@LAAZCARATE)

Solo sé que no sé dónde aparqué el coche. (@Coponnnn)

“Me has partido el corazón.”
“¡¡HOSTIA, EL PARTIDO!!” (@UnamudO)

Wait, what is Lunes? (@itsmejaanine)

Oído en el bus: solo los imbéciles no se hacen preguntas, lo dan todo por sabido. (@mcardoazcona)

La vida es como cuando te agachas a recoger una cosa y se te cae otra, y así hasta que te mueres. (@Yodddio)

Toda una vida buscando estar tranquilo y cuando lo logras te dicen que salgas “de tu zona de confort”. (@egonayerbe)

Amanecí como Dios me trajo al mundo: sin tener que ir a trabajar. (@barbarahoyo)

Una vez conocí un culpable profesional, de esos que nunca despiertan sospechas de inocencia. (@petrolupo)

Creo que si Bécquer se levantase hoy de la tumba cambiaría su célebre verso: “Podrá no haber poesía, pero siempre habrá poetas”. (@LaVozDeLarra)

“Un viejo editor dice que la Biblia tendría más difusión si incluyese un crucigrama.” (José Luis Alvite, citado por @yiyovicente)

Ser una mujer de principios me ha servido para adelantar algunos finales. (@majaclarkg)

Los hombres cuando ven un escote profundo pierden la cabeza; algo así como nosotras cuando vemos un poco de inteligencia en ellos. (@MarrodrigMar)

Cosas que me gustan (pese a la costumbre de verlas, oírlas, sentirlas tanto) de mi ciudad: que en un pesero atascado pasen un billete desde la punta trasera hasta el conductor y luego regresen el cambio. (@erederbez)

Está lloviendo tanto que no sé si coger un paraguas o dos animales de cada especie. (@XarnegoSedicios)

Mucha gente en el fondo no es mala persona. En el fondo del mar, digo. (@albayvalle)

Para expresar afecto, esta frase dominicana que me encanta: “se te quiere de gratis”. Para decirle a alguien que es un soberano cabrón, esta frase cubana: “oye, tú no eres fácil, tú no eres fácil”. (@SalcedoRamos)

Esperando el amor con las bragas en una mano y una escopeta en la otra. (@Biiiee)

España, si no la comparamos con otros países, es el mejor del mundo. (@elgranPerich)

Un vocero del Senado USA niega que esté incubándose el proyecto de una enmienda constitucional obligando al Presidente a hablar conectado a un detector de mentiras. (mío, en @PilarMarrero)

He avanzado más parándome a pensar que tomando atajos. (@teremmarcos)

Para una vez que me sonríe la suerte, estaba mirando para otro lado. (@mikatya5)

Todo está muy bien hasta que llegas a casa y necesitas un abrazo. (@silviadolphin)

He puesto una película muy triste y he aprovechado para llorar también por otras cosas. Economía de la lágrima. (@Belen_Balsera)

Quizás los que promueven la lectura no tengan tiempo para leer. Eso explicaría muchas cosas. (@juanterranova)

Aunque ya tenemos puesto para el niño en la guardería, mi marido sigue flirteando con la directora. No importa, es más fácil conseguir un nuevo marido que un puesto en una guardería. (@diva4464, citada por @Guashabita)

Cada vez que conozco a alguien se me ocurre un final de novela. (@hiliando)

Si pudiera escoger, elegiría la puerta del cementerio, la del hospital me da mucho miedo. (@YdeJanisJoplin)

Cerca de mi casa ha cerrado un gimnasio y en su lugar abrió una pizzería. Lo bueno al final siempre triunfa sobre el mal. (@LucaMagmo)

Cuántas decisiones equivocadas. Esta mañana, por ejemplo, decidí levantarme. (@alexa1163)

Noches en las que una chica soltera debería estar un poco menos solitaria. (@frencina82)

El error más bonito es querer seguir creyendo. (@gaelicas)

Retroceder no es avanzar para atrás. (@ElTopoErudito)

Me reconozco: soy aquella vestida de verde sin esperanza. (@junyp3r)

Hay esperanza. Pero no hay bastante para todos. (@OffMetallurgica)

Hay que aprender a venderse como incoherente. (@animesa)

Atreverse también es un acto de amor. (@AlmaDeliaMC)

De olvidar no se vuelve. (@moiaussi)

Creo en el poder curativo del sol y de la soledad. (@anobianJulie)

Los tiburones nacieron nadando, que no se te olvide. (@alabamazulada)

“A mí no me importa decir mi edad.”
“¿A ver?”
“Mi edad.” (@albayvalle)

Ninguna inundación sin su tonto en una piragua. (@jon_mcenroe)

La importancia es mudable. Igual que las bragas y los calzoncillos. (@samantasibarit)

—Dime algo que me vuelva loca.
—Esos zapatos no te combinan con nada. (@Hombre_al_agua)

Ahí viene el fantasma que te gusta, actuá paranormal. (@vajanaiv)

—Y ése es todo el sexo que tendré este mes.
—Pero no has dicho NADA.
—Por eso. (@YdeJanisJoplin)