Una colección de interconexiones literarias, una novela sobre la agitada mente de una joven en un internado, una antología personal de ensayos basados en relecturas y recuerdos, la obsesión de los científicos por un pequeño fragmento de la realidad y el análisis de las particularidades de la narrativa contemporánea son las recomendaciones de novedades de nexos en esta ocasión.

***

• Varia invención

Por ver qué pasaba

Impón tu suerte es un amplio conjunto de ensayos, artículos y conferencias de Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948). Sus interconexiones literarias existen por una razón, dice el escritor: “Por ver qué pasaba. Por ver qué ocurría cuando llevabas a cabo algo que no sabías por qué lo hacías ni qué buscabas ahí y ni tan siquiera si, en el campo de la escritura, lo había intentado alguien antes. Por buscar nuevos sentidos a las combinaciones de ideas”. En Impón tu suerte, al regresar a textos de diversas épocas, busca nuevos sentidos a las combinaciones de ideas. “Por ver qué pasaba, sí.” Lo que pasaba y pasa se puede ver en Impón tu suerte, en la colección de textos relacionados directamente con su narrativa, imbricada ésta a su vez con los textos que ahora se reúnen. Los textos fueron separados por categorías, divididos en cuatro secciones, “para dar cierta lógica estructural al volumen, evitando una exposición cronológica”. En la sección “La Escritura” están los artículos vertebrados por el oficio. En “La Literatura” los protagonistas son autores y obras. En “La Mirada” hay piezas “extramuros”, más cercanas a la crónica de actualidad. Y en “La Idea” hay ensayos más libres, en los que impera el relato individual menos metaliterario. Una vida absolutamente maravillosa (2015) es el antecedente más inmediato de Impón tu suerte en la serie de libros de “aparente género ensayístico” de Vila-Matas que se iniciara con El viajero más lento (1992) y seguiría con El traje de los domingos (1995), Para acabar con los números redondos (1997), Desde la ciudad nerviosa (2000), El viento ligero en Parma (2004), Y Pasavento ya no estaba (2008) y Dietario voluble (2008).

Enrique Vila-Matas, Impón tu suerte, Madrid, Círculo de Tiza, 2018, 488 pp.

***

• Novela

Análisis sociocultural de la adolescencia

Con Sin compromiso (Siruela, 2017) Curtis Sittenfeld (Cincinnati, 1975) homenajeó la obra maestra de Jane Austen y se consolidó como una de las autoras estadunidenses más destacadas. Siruela publica ahora la primera novela de la escritora, Una perfecta educación, elegida por The New York Times como una de las cinco mejores de 2005. Es una novela de formación intensa, en la que Lee Fiora, una chica en la treintena procedente de una familia humilde de Indiana, evoca su adolescencia, época en la que obtuvo una beca para estudiar en el internado Ault de Massachusetts. A partir de ese momento, a sus 13 años, su vida cambia drásticamente. Sabe que no pertenece a esa élite, situación que genera un desajuste. Sittenfeld reflexiona sobre clases en la cultura estadunidense. Retrato de un complejo universo estudiantil, Una perfecta educación disecciona magistralmente la psique de una chica desorientada, vinculada a la angustia: una Lee Fiora abrumada por un choque sociocultural. Casi desde el inicio se enamora de Cross Sugarman, estudiante del Ault con el que inicia una relación basada únicamente en el sexo. El escritor Thisbe Nissen afirma que Lee Fiora es una adolescente tan compleja y llena de matices como los de Salinger. “Desde que salí de Ault, no he vuelto a estar en ningún lugar en el que todo el mundo quiera lo mismo. Ni siquiera tengo claro qué quiero para mí, salvo una moneda única mundial, y a nadie le importa si al final consigues lo que buscas o no”, se lee en la espléndida novela. “¡Qué grande es el mundo! La conciencia que tuve en el momento de aquel descubrimiento se desvaneció”, es una de las conclusiones de la agitada mente de la protagonista.

Curtis Sittenfeld, Una perfecta educación, traducción de Virginia Maza Castán, Madrid, Siruela, 2018, 488 pp.

***

• Ensayo

Espectros literarios y artísticos

Adolfo García Ortega (Valladolid, 1958) es un escritor todoterreno. Se desenvuelve en diversos espacios: es editor y traductor, su poesía completa está recogida en Animal impuro (2015) y sus cuentos están reunidos en Verdaderas historias extraordinarias (2013). Es autor de las novelas Mampaso (1990), Café Hugo (1999), Lobo (2000), El comprador de aniversarios (2003), Autómata (2006), El mapa de la vida (2009), Pasajero K (2012) y El evangelista (2016). En el corpus destaca Fantasmas del escritor, volumen en el que se apropia de la expresión que acuñó Nabokov para afirmar que el libro que el lector tiene en sus manos está compuesto por “opiniones contundentes”. Rinde homenaje a Ernesto Sabato, cuyo libro de 1979 El escritor y sus fantasmas tanto lo marcó en su vida literaria y personal. García Ortega narra historias de Charlie Parker; confiesa que una relectura de la obra de los heterónimos de Fernando Pessoa lo introduce en una melancolía extraña; asevera, tras la lectura de Joseph Anton, que Salman Rushdie regresó al pasado esforzadamente y destaca su pluma magistral; entiende la playa como borde, límite, abismo; evoca a Guillermo Cabrera Infante, a quien conoció cinco años antes de su muerte; habla de su cuadro favorito: el bodegón subyugante “Cesta de frutas” de Caravaggio; ahonda en el “impulso literario” desde una perspectiva encontrada gracias a la lectura de Blaise Pascal; afirma, contundente, que escribir una novela es habitar en otra dimensión; se refiere al miedo a fracasar, a equivocarse, cuando el escritor empieza una nueva novela. El magnífico volumen de ensayos concluye con “Una teoría personal de la literatura”.

Adolfo García Ortega, Fantasmas del escritor, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2018, 240 pp.

***

• Divulgación científica

La pasión del científico se alimenta de las conexiones

Universo. La historia más grande jamás contada es el relato general de todas las cosas: las estrellas, la gravedad, los átomos, la luz, el tiempo, el Higgs y la diversidad de la vida. Gerardo Herrera Corral, colaborador del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares, donde se investiga el origen de la materia, cuenta una historia que inició hace 13,800 millones de años con un destello y termina con un “espejo” —la conciencia—, en el cual el universo se observa a sí mismo y se aprecia como un misterio. Herrera Corral, quien desde 1994 colabora en el experimento ALICE, propone un viaje en reversa, un camino de causas y efectos que se detiene en momentos importantes del desarrollo cósmico, y “avanza hacia el pasado”. De la conciencia a la vida; de ahí al carbono y su geometría; luego a las estrellas, “que deben morir para que lo demás exista”; posteriormente el plasma del que surgieron los átomos ligeros y sus componentes elementales, y, antes del Big Bang, se analiza la inflación cósmica. “La obsesión de los científicos por un pequeño fragmento de la realidad está siempre relacionada con la visión de un universo inmenso, majestuoso y fascinante. La pasión del científico se alimenta de la conexión que ve y establece entre su trabajo y el paisaje entero. La belleza singular del detalle que lo ocupa proviene del vínculo de ese pormenor con algo más grande”, afirma el científico mexicano.

Gerardo Herrera Corral, Universo. La historia más grande jamás contada, Ciudad de México, Taurus, 2018, 208 pp.

***

• Teoría literaria

Filosofía, sociología y literatura

Teoría de la novela, publicado por vez primera en 1916, es la culminación de un pensamiento estético aplicado a la literatura. En el libro, György Lukács (1885-1971) exploró la esencia de la novela como un género literario que se conformó de manera moderna y estableció un vínculo del que surgen las particularidades de la narrativa contemporánea. El teórico parte de un análisis hegeliano de las formas griegas de la poesía épica y la tragedia. Filosofía, sociología y literatura convergen en el pensamiento de Lukács. Según el propio autor, Teoría de la novela es un representante de las “ciencias del espíritu”, y “no indica ningún rumbo más allá de sus limitaciones metodológicas. Aun así, su éxito (Thomas Mann y Max Weber fueron de los que dieron el visto bueno al libro) no se debe a la mera casualidad. Aunque limitado a las concepciones de las ‘ciencias del espíritu’, el libro logra señalar nuevas características que adquirirían relevancia a la luz de futuras elaboraciones”. La estela de sus ideas resulta una influencia casi obligatoria.

György Lukács, Teoría de la novela, Ciudad de México, Debolsillo, 2018, 192 pp.