El colectivo Punto de Ebullición surgió como un proyecto de teatro universitario que, al día de hoy, se ha convertido en un grupo con su propio sistema de producción, su propio lenguaje y su propio trabajo. Con una trayectoria a la alza, su más reciente propuesta, Ropa sucia, llega para refrescar la escena.

Fernando llega a una oficina gubernamental. Viene arrastrando una decepción amorosa que lo ha dejado sin tener razones para vivir. En esta oficina repleta de formas tediosas características de la burocracia, pide la eutanasia. El procedimiento obliga a Fernando a cumplir con una serie de requisitos que lo hacen repasar algunos de los momentos clave que lo han llevado a tomar esta decisión y a enfrentarse a contradicciones y diferentes perspectivas de lo vivido.

Esta es la premisa de la obra Ropa sucia de Andrómeda Mejía y su compañía Punto de Ebullición. La obra acaba de ser la ganadora como “Mejor montaje” en la categoría de montajes de egresados de escuelas profesionales de teatro en el último Festival Internacional de Teatro Universitario, que invita a estudiantes de nivel medio superior y superior en general, así como estudiantes, egresados y docentes de las escuelas profesionales te teatro en todo el país y el extranjero, a participar haciendo una muestra de su trabajo con un montaje escénico. La UNAM, que es la responsable del festival, ofrece sus instalaciones, entrada libre, y conforma un jurado que delibera a los ganadores. El festival es una plataforma para que los interesados en dedicarse a las artes escénicas se prueben como creadores frente al público y desarrollen su potencial profesional, algo que el colectivo Punto de Ebullición aprovechó muy bien con Ropa sucia al integrarse a lo mejor del teatro universitario gracias al reconocimiento que obtuvieron en el certamen. Esto los ha ayudado a posicionarse como grupo junto con todo el trabajo que han realizado.

Después de ganar, Ropa sucia pudo presentarse en el Teatro Santa Catarina y están estrenando una nueva temporada en el Foro el Cubo, hasta el 29 de septiembre. Sin embargo, este no es el primer montaje del colectivo Punto de Ebullición, que ha tenido presentaciones y temporadas fuera de las instituciones y apoyos universitarios. La compañía cuenta con ya casi cuatro años de experiencia y Ropa sucia es su tercera puesta y primera creación original de texto dramático.

Cuando los miembros de Punto de Ebullición —Edgar Alonso, César Chagolla, Fernanda Huerta y Andrómeda Mejía— coincidieron en el servicio social de la Escuela Nacional de Arte Teatral, colaboraron con la Asociación Civil Tojolabal Tzome Ixuk en Las Margaritas, Chiapas, donde llevaron a cabo talleres de acercamiento al arte y presentaron teatro en diversas comunidades indígenas. Esto los llevó a un primer acercamiento al texto maya del Popol Vuh, con el cual crearon y produjeron una adaptación breve e independiente que se presentó en cuatro comunidades mayas de la zona. Esta experiencia los movió a iniciar su propio colectivo teatral y realizar el montaje de mismo texto, pero en autoría de Luisa Josefina Hernández, el cual estrenaron en el 2015 y estuvo en teatros como el Sergio Magaña, el Teatro de las Artes y el Foro Shakespeare.

Este año la compañía se reactivó a lo grande ya que además de estar con las finales del festival, estrenaron la obra Zapatos de arena de la dramaturga Suzanne Lebeau, dirigida por Andrómeda Mejía, y una segunda temporada de esta obra estará en septiembre en La Titería. Además se encuentra en ensayos de su nuevo montaje El Jardín de Beamon, del autor francés Fabrice Melquiot, dirigido por Cesar Chagolla y próximo a estrenarse en el Teatro La Capilla, también en septiembre. Recientemente se constituyeron como una asociación civil bajo el nombre de Vivir Mil Vidas A.C. para fomentar la promoción y difusión del arte escénico en la CDMX, en búsqueda de la aplicación del teatro como herramienta de desarrollo social.

Ropa sucia, que regresará a los escenarios con una temporada de dos meses en el Foro El Cubo, fue escrita y dirigida por Andrómeda Mejía y en la obra retrata, por medio de la comedia y con un tono fársico, el tema de la eutanasia, al cual no le quita profundidad ni  complejidad. Muestra a Fernando, el personaje principal, enfrentarse a los absurdos de las situaciones difíciles de su vida al decidir acabar con su existencia. La introspección lo invita, entonces, a buscar diferentes perspectivas mediante las cuales acercarse a su vida y a la de los demás.

La puesta en escena se desenvuelve de manera divertida y reflexiva, y nos permite burlarnos de situaciones que solemos ver con demasiada seriedad para imaginar otra manera de enfrentar los problemas que nos aquejan en el trabajo, con nuestra pareja y la manera en que intentamos convivir en este mundo rodeado de ansiedad y depresión. Esta trama se desarrolla gracias a sus actores Edgar Alonso, Georgina Arriola, Berenice Mastretta y David del Águila/Luis Miguel Moreno (alternando funciones). El trabajo del montaje demuestra una perspectiva actual del mundo, una que se pregunta cómo combatir las dificultades de la vida a la que nos enfrentamos hoy.

Como lo demuestra esta obra y los demás montajes que han presentado y presentarán a nombre del colectivo Punto de Ebullición, este grupo creó una compañía en donde ha podido verter sus inquietudes como artistas y creadores escénicos jóvenes, como es el caso de Andrómeda Mejía, que decidió escribir un texto en el que por medio de momentos oscuros se pudiera reflexionar, apreciar la vida y reírse de ella. A pesar de empezar como una compañía universitaria, este grupo, como muchos otros nacidos en las universidades de las artes escénicas, han formado su propio sistema de producción, han creado su lenguaje de trabajo y son los generadores de su propio trabajo. Convirtiendo, así, al teatro universitario en teatro independiente.

 

Jorge Viñas
Licenciado en Literatura Dramática y Teatro.

Viernes a las 20:00 hrs. y sábados a las 19:00 hrs.
Foro El Cubo
Lic. Julián Grajales Robles 28, Col del Valle Centro.