Recomendaciones de arte, danza, teatro y conferencias que el lector no encontrará en ninguna otra parte.


Cine y coloquio. Pistas para comprender el siglo XXI

En su búsqueda por sensibilizar a un público más amplio con respecto a los problemas del mundo contemporáneo, el cine y la academia han mantenido un diálogo enriquecedor especialmente a través del género documental. Entre los nombres más asociados a este tipo de cine figuran Michael Moore y Noam Chomsky, por ejemplo, pero en realidad hay un sinfín de periodistas, directores, intelectuales, universidades y otras instituciones que se han unido a este esfuerzo.

Esta vez, a partir de la segunda mitad de noviembre y en el marco del coloquio internacional Los acosos a la civilización de muro a muro, se presenta un ciclo de cine dedicado al análisis de los problemas del siglo XXI en la Sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario. Los grandes temas a tratar son los nuevos órdenes económicos, la democracia y el internet, la pobreza, el arte y la cultura, la equidad, la protección al medio ambiente, las experiencias de migración y el asedio al periodismo. Los filmes abordan desde la represión periodística en el país con México: periodistas contra el silencio, hasta el calentamiento global con Una verdad incómoda y el funcionamiento de las grandes corporaciones con La corporación. De entre todos destaca el documental dirigido por el estadounidense Sebastian Junger y el británico Nick Questad (producido por National Geographic y estrenado en junio de este año) que retrata la situación de uno de los países más devastados por la guerra en la segunda década de este siglo: Siria.La proyección de El infierno sobre la Tierra, surgimiento de ISIS y la caída de Siria, testimonios de la violencia, se enriquecerá con una mesa de reflexión en la que participarán Shamina Gonçaga, directora ejecutiva y principal representante del Consejo Mundial de Pueblos ante las Naciones Unidas, la actriz y cantante Djaka Souaré, un representante de la Liga de Países Árabes en México, y el mismo Questad, mientras que el reconocido sociólogo e historiador mexicano Carlos Martínez Assad fungirá como moderador.

Los problemas contemporáneos de la humanidad estarán sobre la mesa y la pantalla mexicanas durante la segunda mitad de noviembre. No hay razón para, por lo menos, no verlos y discutirlos.

Del 15 al 19 de noviembre. Costo general $40, estudiante $20.
Sala Julio Bracho, Centro Cultural Universitario.
Av. Insurgentes Sur 3000.

Cecilia Burgos. Estudió Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.


Exposición. Fotografías andinas

El hombre sentado toca la flauta y el sonido probablemente se pierde en la inmensidad de la cordillera andina. A su lado está una llama muy seria que parece mirar al horizonte. La soledad evidente contrasta con la sonrisa desinhibida y los ojos pispiretos de otra flautista, cuyo retrato también es emblemático. La primera fotografía fue tomada por el fotógrafo peruano Martín Chambi, mientras que la segunda corresponde a un estadounidense, Eugene Harris. En ambas se retratan la herencia de la cultura inca y la vida cotidiana de las comunidades andinas. Estas son dos de las fotografías que conforman la exposición Martín Chambi y sus contemporáneos en el Museo Tamayo.

Martín Chambi (1891-1973) conoció la fotografía a los catorce años. Trabajaba en una mina y le impactó el aparato con el que un ingeniero documentaba los yacimientos de oro. De 1908 a 1917 fue aprendiz del fotógrafo Max T. Vargas en Arequipa. En 1917 abrió su primero estudio en Sicuani y tres años después se mudó a Cuzco. Es particularmente famoso por sus retratos, pero las fotografías de los paisajes andinos, de las ruinas de Machu Picchu y de la gente peruana, también demuestran su destreza técnica y la singularidad de su mirada. Es claro que tiene una relación emocional cálida y estrecha con el tema de su fotografía. Este sentido de pertenencia se pone en diálogo en la expisición, con las imágenes que generaron fotógrafos extranjeros en los mismos años.


Martin Chambi, Cusco. Campesinos tomando chicha, 1927. Tomada de Flickr

Hasta el 18 de febrero de 2018
Museo Tamayo
Paseo de la Reforma 51

Paulina Morales. Maestra en Museología por la Universidad de Leicester.


Danza. Todos al California

“Todos quieren venir a la Portales”, dicen los lugareños y conocedores de esta colonia ubicada en la delegación Benito Juárez. Este “Museo vivo”, que fue la Hacienda de Nuestra Señora de la Soledad de los Portales durante el virreinato, es hoy día una de las colonias más emblemáticas de la CDMX por sus multifamiliares, sus parques, negocios y personajes. Billares, cantinas, cocinitas económicas y el mercado de pulgas son visitados lo mismo por vecinos cercanos que lejanos. Pero cuando estos atractivos se desvanecen al filo de la noche, a través de las luces de color y los sonidos de la cumbia y el danzón, revive el corazón de la Portales con el California Dancing Club, mejor conocido como el “Califas”.

Erigido en los años cincuenta del siglo pasado, “El Palacio de baile de México” fue escenario de películas de los grandes del cine de oro de aquellos años: Tin Tan, Tongolele, Resortes se mezclaron entre rostros anónimos que engalanaron con su pasos y vestuarios la pista de baile.  Este palacio del “arte de raspar la suela” ha sido de los pocos salones de baile que han sobrevivido a la transformación antrera que invadió la ciudad —aunque no podemos negar que darse una escapada al Marraquesh es siempre bienvenida—. Con o sin experiencia, de charol o de jeans, las puertas de esta galería del goce danzonero abre sus puertas de “40 y 20”  a todo público; aunque si le quieres entrar con todo y lentejualas, en los tocadores del salón venden unos vestidazos y trajes para los modernos (y también consolidados) pachucos. Por tu cumpleaños, el inicio de quincena o por el mero gusto de rumbear, vuelve a esos gloriosos años 50, para cantar a viva voz “hey pa´fuiste Pachuco (…) bailabas mambo, ¡tienes que recordarlo!”

Lunes de 18:00 a 22:00 horas, viernes de 17:00 a 22: horas  y sábados de 18:00 a 23:00 horas. $40.00  M.N. hombres, $20.00 M.N. mujeres.
California Dancing Club “Califas”.
Calzada de Tlalpan 1189, Col. Portales.

Berenice Quirarte. Cursa la maestría en Estudios del Arte en la Universidad Iberoamericana. Es miembro de Giroscopio: Danza + Filosofía.


Teatro. La grandeza de compartir

Un musical sobre la magia que se esconde detrás de la colaboración con el otro. El último teatro del mundo es la historia de Pina, una catarina de tamaño casi invisible que sueña con ser grande. Para esto debe emprender un largo viaje, en el cual descubrirá a quienes harán posible su encuentro con la magia de la grandeza en el último teatro del mundo. El creador de musicales como Mentiras y Si nos dejan, el dramaturgo, letrista y director José Manuel López Velarde, presenta un musical nuevo con música original de Iker Madrid, dirigido a niños mayores de 6 años, bajo la producción de La Teatrería. Este montaje se vale, como en su trama, de los actores que están en el escenario. Además de contarnos la historia a través sus personajes, estos también cantan y entre ellos musicalizan con diversos instrumentos su propio espectáculo. La obra enfatiza la magia que hay en el teatro y cómo esta se vuelve realidad gracias al trabajo en equipo y con el público.

Hasta el 17 de diciembre.
Sábados y domingos a las 12:30.
El Galeón del Centro Cultural del Bosque.
Paseo de la Reforma esq. Campo Marte s/n, Col. Chapultepec Polanco.

Jorge Viñas. Licenciado en Literatura Dramática y Teatro por la UNAM.