A sus 62 años, el escritor británico Kazuo Ishiguro (Nagasaki, 1954) ha sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2017. El jurado de la Academia Sueca resaltó sus “novelas de gran fuerza emocional que han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”.

Nacido en Japón, su familia emigró a Inglaterra cuando el autor tenía cinco años. A mediados de los setenta, Ishiguro estudió Inglés y Filosofía en la Universidad de Kent; a principios de los ochenta, se convirtió en escritor de tiempo completo.

Sus primeras novelas, Pálida luz en las colinas (1982) y Un artista del mundo flotante (1986) están ambientadas en Japón en los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, temas como la memoria y el tiempo han estado presentes a lo largo de su obra. La música también ha sido otra de sus obsesiones recurrentes, como se evidencia en Nocturnos: cinco historias de música y crepúsculo (2009).

Ishiguro es uno de los novelistas más celebrados de habla inglesa. En 1989 obtuvo el Premio Booker —el más importante de esa lengua— por la que acaso es su novela más famosa, Lo que queda del día, llevada exitosamente al cine en 1993 por James Ivory, con Anthony Hopkins y Emma Thompson como protagonistas.

Sus novelas más recientes, Nunca me abandones (2005) y El gigante enterrado (2015) incorporan elementos fantásticos, sometidos a una prosa fina donde la melancolía y la sensación de resignación permean la historia.

En español, su obra ha sido publicada por Anagrama.