Retomamos a ritmo quincenal la sección de recomendaciones de lectura de nexos que, hasta hace poco, aparecía en la versión impresa. Un panorama de obras recientes —humanísticas, literarias o científicas— que nos han llamado la atención: un conjunto de artículos necesarios de divulgación científica en la rama biológica y ecológica; la novela de un joven autor mexicano sobre la frontera; y una recopilación de ensayos de poetas que comparten sus experiencias e ideas sobre la traducción de poesía.

José Sarukhán
Ecología, economía, educación (El Colegio Nacional, 2017)

sarukhan

Al fin han sido reunidos los más de 200 artículos de la columna que publicó, de 2007 a 2016, el científico José Sarukhán en el diario El Universal —con excepción de algunos textos que aparecieron en otros medios. Como indica el título, el libro está enfocado en “las tres E”, conceptos inextricablemente conectados que el autor considera “fundamentales en la vida individual de los seres humanos y para el futuro de todas las sociedades del mundo”. En diez apartados temáticos, como ráfagas informativas y reflexivas, los lectores hallarán pistas y claves para entender, por ejemplo, la relación entre cultura culinaria, evolución biológica y biodiversidad; el amplio espectro de consecuencias del cambio climático y cómo mitigarlo; las vicisitudes de la economía verde y los biocombustibles; cómo reverdecer las ciudades; o la defensa del papel necesario del Estado en la educación ambiental contra el envilecimiento de los medios de comunicación. La variedad de aristas que proponen los artículos constituye un enriquecimiento inigualable de un debate nacional e internacional urgente. Sin duda, la virtud de Sarukhán no es nada más su claridad expositiva y su concisión sino su vasta cultura científica donde caben Darwin, Copérnico, Cortázar o la historia de las especias.

Diego Enrique Osorno
Un vaquero cruza la frontera en silencio (Literatura Random House, 2017)

osorno

Basándose en Oliver Sacks, Diego Enrique Osorno plantea que el estudio de los sordos demuestra que gran parte de lo que es característicamente humano (el habla, el pensamiento, la comunicación y la cultura) no se desarrolla automáticamente, no son funciones puramente biológicas sino también funciones sociales e históricas. Ésta es una de las premisas de su más reciente libro. Road novel, disertación sobre los límites del lenguaje, Un vaquero cruza la frontera en silencio es una novela en clave bolañiana e infrarrealista (su autor publicó “Manifiesto del periodismo infrarrealista 2015”) sobre la trascendencia de la comunicación, el concepto de frontera y la búsqueda de libertad; abreva de los tiempos violentos actuales en México y de los combates intensos en el norte del país. El protagonista, Gerónimo González Garza, tío sordomudo del narrador, “es un vaquero que cruza la frontera en silencio”. Viaja por el caluroso noreste mexicano. Diego Enrique Osorno procura “subvertir la cotidianeidad” cuestionándose: “¿Cómo escribir sobre el silencio?”. Es la pregunta que el periodista y narrador tenía en la cabeza cuando pensaba en la historia de su tío el vaquero. Es la misma pregunta que se hacía al pensar en la frontera noreste de México.

Jorge Fondebrider (comp.)
Poetas que traducen poesía (LOM ediciones, 2015)

fondebrider

La paronomasia italiana traduttore, tradittore es un lugar común. La idea de que verter un texto a otra lengua implica una “traición” suele ser uno de los lastres inútiles de aquellos que se atreven a hacerlo. Al fondo de esa dificultad, hallamos centenares de obras que señalan la imposibilidad de traducir poesía. Para colmo, los traductores profesionales cobran por palabra, lo cual es completamente inverosímil a la hora de trasladar verso a verso a una lengua de recepción. Ezra Pound, un pionero en la traducción poética, asumía que la logopea —es decir, el tipo de poesía que desplaza y juega irónicamente con las concomitancias, usos y acepciones comunes de las palabras— no se puede traducir. Solamente pueden encontrarse derivados y equivalentes para volver a “crear” el poema. De ahí que los poetas —como el mismo Pound, Borges o Paz— siempre son quienes más buscan proponer sus propias versiones. Pero en los matices de cada poeta caben universos enteros. Por eso, este libro recopila las experiencias de más de 30 poetas contemporáneos —Fabio Morábito, Waldo Rojas, Yves di Manno, Francisco Segovia, Circe Maia, Pura López Colomé, entre otros— que han dedicado años enteros a encontrar la prosodia, el ritmo, la referencia cultural y el truco lingüístico para traducir a sus clásicos.