clicadero

La saga de Harry Potter cumplió veinte años y con ellos toda una generación de lectores; en 2017 regresa con vigor el LP; una biblioteca judía resiste incontables vicisitudes históricas durante cuatro siglos. Es nuestra selección de clics de la semana del 25 de junio al 2 de julio.


Veinte años de Harry Potter y los ratones de biblioteca

El 26 de junio, la autora del primer bestseller del siglo XXI escribió: “Hoy hace veinte años un mundo que yo había vivido sola se abrió de pronto a los otros”. La saga de siete tomos se ha convertido en icono dominante de la cultura pop y verdadera piedra filosofal de los millennials. Ha vendido unos 450 millones de ejemplares en sus 72 traducciones. Le llega de cerca, entre las novelas más vendidas, al Quijote (500 millones). J. K. Rowling, su autora, estuvo al borde del suicidio en los años noventa, entre otras cosas porque su novela sobre el mago de Hogwarts había sido rechazada por más de diez agencias literarias. Su fortuna hoy sólo puede medirse en relación a la de la Reina de Inglaterra. Se le pueden reprochar muchas cosas a libros tan comerciales. Sin embargo, difunden como una verdadera institución educativa el hábito de la lectura y el placer de la narrativa. Un estudio del Pew Research Center reveló además esta semana que, en Estados Unidos, los millennials son la generación que más acude a bibliotecas públicas o móviles (bookmobile): 53 % de los adultos entre 18 y 35 años. Aunque no lo crean estamos acaso ante la más grande generación de curiosos ratones de biblioteca.

potter

El regreso del LP

El avance tecnológico corre sin duda a una velocidad mayor que nuestra comprensión y adaptación cultural a sus novedades. Este desfase aunado a la moda vintage y al surgimiento global del hipster —el pasado y lo antiguo como notoriedad y apariencia— son, entre otras causas, las razones del estrepitoso regreso del LP. También lo es la belleza artística de las portadas de los discos, la experiencia nostálgica y activa de su escucha, la sensación material que han anulado por completo los servicios de música en streaming. La demanda de vinilos en Japón ha llegado a tal punto que la marca Sony volverá a abrir una fábrica de discos en marzo del 2018. La última cerró en 1989 ante la aparición del casete y luego del CD. En 2016 los LPs llegaron, en Estados Unidos, al récord de 13 millones de discos vendidos. Según Forbes la proyección de ventas para el 2017 es de 40 millones de unidades, un pico que no se había alcanzado desde el auge de la industria en los ochentas. Curiosamente, el formato del vinilo ha salido airoso del embate de la música digital: la fuerza de lo tangible se repone de las ilusiones de lo inmaterial.

La biblioteca en el tiempo

En sus primeras décadas, la Conquista de América y la expansión geográfica de los Reyes Católicos no corresponden, en el ámbito político y cultural ibérico, a una apertura equivalente sino a una mayor cerrazón e intolerancia religiosa. La Inquisición se afianza desde 1470 en el reino de Castilla. El Edicto de Granada de 1492 impone la expulsión definitiva de los judíos de los territorios de Castilla y Aragón. Incumplir esta ley se paga directamente con la muerte. Los judíos se precipitan en las rutas del exilio. En 1616, un grupo de ellos llega a Amsterdam y funda la biblioteca Ets Haim que acaba de cumplir 400 años y es la biblioteca judía más antigua del mundo.

Entre sus 30,000 volúmenes y manuscritos hebreos se halla un original de Maimonides del siglo XIII y una colección de tratados astronómicos del siglo XVII. A sus salas de lectura habría acudido Spinoza antes de ser excomulgado. Durante la ocupación nazi, los libros y la Sinagoga Portuguesa adyacente quedaron intactas. Un gramo de sentido en medio del horror llevó a los oficiales nazis a enviar los manuscritos a Alemania donde fueron preservados y enviados años después a Israel. Todo ha sido digitalizado y está en libre acceso ahora en la National Library of Israel (en el catálogo Ktiv). El patrimonio de Ets Haim ha sorteado como ningún otro a la destrucción y a la muerte.

 

 

Fuentes: The Washington Post, Vox, The Independent, Forbes, JTA (Jewish Telegraphic Agency)