clicadero

Esta semana: la oscura posibilidad de vender a sus hijos; algo de historia de la demografía humana y el legado de las narrativas utópicas en el periodo de la Ilustración.


Se venden niños

Esta fotografía no deja de provocar espanto y hoy hubiera creado un alud de indignación en redes, periódicos y organizaciones civiles hasta llegar probablemente a la corte. No lo era así en Chicago en 1948 cuando algunas familias brutalmente pobres llegaban a este tipo de abyección. Ray Chalifoux, chofer en una mina de carbón, y su esposa pusieron a sus hijos en venta tras sufrir un desahucio. Dos de los niños, Milton y Rae, fueron vendidos a un granjero por dos dólares en 1950. Debían trabajar largas jornadas y a menudo los dejaban amarrados dentro del granero. Un quinto hijo, Daniel (en la foto aún está en el vientre de su madre, que se voltea para salir de cuadro), fue adoptado por una familia católica que vivía cerca de la granja. Había días en que se acercaba, desataba a sus hermanos y huía en bicicleta. Cuatro de los cinco hermanos lograron reunirse y contar sus historias a la prensa.

venta

“A big ‘for sale’ sign in a Chicago yard…”. La fotografía fue publicada el 5 de agosto de 1948 en The Vidette-Messenger de Valparaiso, Indiana. En los días y meses siguientes fue replicada por varios diarios estadunidenses. Pertenece al fondo Bettmann/Corbis. La historia fue corroborada por investigaciones de The Times en 2013. De izquierda a derecha: Lana, 6 años; Rae, 5; Milton, 4 y Sue Ellen, 2.

Historia y prehistoria demográfica

La edad de nuestra especie, el Homo sapiens, acaba de ganar 100 mil años más. Las excavaciones reveladas a principios de junio en Jebel Irhoud, Marruecos, dieron con restos fósiles y líticos que datan del 300 mil AC. Esta nueva hipótesis conduce a afirmar que no hay una cuna del Homo sapiens en África del este sino una expansión mucho más veloz en varios puntos del continente africano. Paralelamente, recogimos cálculos hipotéticos del Population Reference Bureau (PRB) sobre nuestra prehistoria demográfica: en los albores de la agricultura (8 mil AC) la población mundial ascendería a unos cinco millones para estabilizarse en unos 300 millones alrededor del siglo I de nuestra era. La aterradora cifra de los 10 mil millones de habitantes en nuestro siglo era algo impensable incluso para principios del XIX, cuando llegamos a mil millones. Todo esto es poca cosa para el PRB que ha estimado que en la Tierra han vivido ya 108 mil millones de humanos. La muerte ha vencido por mucho, maniática de la sobrepoblación.

 

Utopías de la Ilustración

En 1793, iniciado el calendario revolucionario en Francia, se presenta en el Théâtre de la République de Rouen la obra Le jugement derniers des rois (El juicio final de los reyes) de Sylvain Maréchal. Pone en escena una Europa unificada por las leyes republicanas a la que le han extirpado el tumor de la realeza. Una asamblea de revolucionarios (“sans-culottes”) exilia a todos los monarcas del viejo continente, incluyendo al Papa, a una isla en donde se matarán unos a otros o serán finalmente engullidos por la lava de un volcán descomunal. Los habitantes “salvajes” de las islas vecinas contemplan asombrados la columna de lumbre como un fuego de artificio liberador. Los “sans-culottes” los reciben en tierra firme para construir el reino de la fraternidad. La obra de Maréchal da un vuelco al legado de Thomas More donde el bienestar y la justicia se trasladan a la Isla de Utopía y no lo contrario. La literatura francesa del siglo XVIII abundó en el género de la utopía narrativa, fruto de la ficción “filosófica”. Más de cien obras se sumaron a clásicos como La Città del Sole (1623) de Tommaso Campanella, New Atlantis (1627) de Francis Bacon, Histoire des Sévarambes (1679) de Vairasse o el inolvidable Gulliver’s Travels (1726) de Jonathan Swift. Una nueva obra de consulta, el Dictionnaire critique de l’utopie aux temps des Lumières [Diccionario crítico de la utopía en tiempos de la Ilustración] (dir. Bronislaw Baczko, Michel Porret y François Rosset, Génova, Georg, 2016) ha congregado estas utopías en minuciosas entradas: “América”, “Amor”, “Ciudades”, “Derechos del hombre”, “Jardines”, “Misiones jesuitas”, “Paraguay”, “Piratas”, “Salvaje”, “Tiempo”, entre otras.

mapa

Mapa de Abraham Ortelius de 1595, fuente Wikimedia

 

Fuentes: Lynn Cinnamon, nwi.com (auspiciado por The Times, Northwest Indiana), Sciences et avenir, Le Monde, Fabula.