Que España se disculpe por esa aberración llamada calimocho. Ya mismo. (@AlmaDeliaMC)

En un nuevo gesto de humildad, el Papa Francisco escupe en un pasillo del Palacio Apostólico para ayudar al personal de limpieza. (@DavidPerro)

Hace miles de años que las mujeres sabemos para qué es el clítoris, “la cosita con que sientes”, lo llamó mi bisabuela. Eva ya lo sabía y sin duda Afrodita. (@magamastretta)

Las canciones son las migas de pan que guían el camino de vuelta al recuerdo. (@igriega_eme)

Nunca se les olvide: una mujer sin hombre es como un pez sin bicicleta. (@FunkhausZorra, citada por @Guashabita)

El fascismo es el régimen político que obliga a sus súbditos a estar manos arriba. (@elgranPerich)

Estoy en un momento de mi vida en el que si me callo me salen subtítulos. (@lamarujarubia)

La auténtica aventura, la más real a nuestro pesar, es llegar a fin de mes. (@Raquel_Jimenez)

Voy a aprender código Morse para llamar hijos de puta a mis vecinos cuando les doy con la escoba en el techo. (@elputomonosabio)

Mientras que tú me ignoras, la chica de la fotocopiadora me pregunta que si por los dos lados. (@ninio_corneta)

Tú ves que el río se acaba. Yo digo que empieza el mar. (@SrtaLeclerc)

¿Vas a cometer tú sola todo ese error? (@casti1900)

El mejor anticonceptivo del mundo son los sobrinos. (@ElBienhumorado)

No importa como vistas, pero sé elegante al desnudarte. (@petrolupo)

—El hígado es buenísimo y muy sano para la salud.
—¿Y tiene que ser el mío, Doctor Lecter? (@tarugo_el)