El incesante clic y escroleo de esta sección nos ha llevado a inauditas noticias como la posible puesta en órbita de un satélite que imite a la luna, el sonido real de la voz de Walt Whitman o la lista de los cien libros alemanes más traducidos al inglés, entre otras cosas.

Nuevo Banco de metáforas

La contaminación luminosa de las grandes ciudades ha velado el cielo nocturno. Se sabe. Pero no hay de qué preocuparse: siempre tendremos algún cuento chino. Veamos. La ciudad de Chengdu, en Sichuan (no la Xanadú de Marco Polo, de idéntica pronunciación), pretende ahorrar cerca de 240 millones de dólares al año en energía eléctrica. La epifanía surgió en la bóveda celeste mental de un científico llamado Wu Chungfen, presidente del Instituto de Investigaciones en Ciencia Aeroespacial y Sistemas de Tecnología Microeléctrica (olviden las siglas en chino). Se trata, nada más y nada menos, que de poner en órbita un satélite que le sirva de “complemento a la Luna”. La nueva luna made in China, prevista para 2020, reemplazaría por completo el alumbrado público, cubriendo una zona de 10 a 80km de ciudad. El invento en órbita, metálico, cubierto de paneles solares y sin dark side,brillaría con una luz similar al crepúsculo.

Hay polémica sobre los efectos en los animales o en los ciclos de sueño de los habitantes de Chengdu. Voces anticientíficas, incrédulas, como siempre. Ahora mejor celebrar la llegada de este Banco de metáforas renovado, y aliviar la queja de Ramón Gómez de la Serna en su Lunario de Greguerías (cuyos hermosos extractos debemos a Luis Miguel Aguilar, quien también practicó sus greguerías, llenas de homenajes literarios, aquí, en el poema “Lunas” de Las cuentas de la Iliada y otras cuentas).

Imaginemos, pues, otras greguerías, basadas en de la Serna, pero made in China:

• La luna sueña que es la copia de la luna.
• La luna y la arena se amaban con frenesí, hasta que llegó una amante que brilla más y es menos impredecible.
• Hay un día al año en que ponen paneles nuevos a la luna.
• La luna tiene la palidez de una china de cabaret.
• La luna ciega pasa por la noche de Sichuan guiándose con su lazarilla roja.

Y finalmente una que adoptarán en bienes raíces en Chengdu:

• Anuncio: “Se vende este chalé con luna (artificial) propia”.

Ilustración: Gonzalo Tassier


La verdadera voz de Whitman

Walt Whitman declama algunos versos de su poema “America”. Estamos en 1890. Es la recitación poética sonora más antigua de la que se conserva registro. Su calidad depende del cilindro de cera en la que fue grabada. Lo supimos gracias al último libro de Agustín Fernández Mallo, Teoría general de la basura.

“Apenas 35 segundos en los que además de parecer llegar el poeta desde ultratumba para hablarnos cara a cara —un vértigo parecido a si de pronto viéramos una fotografía de Sócrates—, también podemos pensar que es fundado el Año Cero de la recitación poética tal como hoy la conocemos. No deja de sorprender que en tal grabación el tono y la prosodia de Whitman tengan un aire a profesor que, a un grupo de niños, estuviera dando clases de dicción de alguna lengua extranjera”, afirma el escritor español.

Es el inicio de un libro que tiene demasiados aires posmodernos y, sin embargo, aparece como una nueva propuesta de teoría cultural en tiempos de las redes omnipotentes. Todo lo que nos llega del pasado conlleva una línea de flotación ficticia, la construcción de una “ficción verosímil” como lo evidencia el trabajo de arqueólogos o paleontólogos. Solo podemos edificar mediante hallazgos, deshechos, basura para reconstruir el tiempo de la historia, fragmentos que ahora aparecen sumamente interconectados y complejos que modifican valores del saber como la erudición o el plagio.


Zona libre para Paz

No en el año del centenario de Paz sino a veinte años de su muerte y a 50 de Tlatelolco, se abre un espacio colaborativo en internet para atraer a lectores y estudiosos interesados en la obra del Nobel mexicano. En la página sin fines de lucro, coordinada por Guillermo Sheridan, participan guardianes y guardianas de la llama de Vuelta y nuevos críticos como Ángel Gilberto Adame, Fabienne Bradú, Adolfo Castañón, Christopher Domínguez o Malva Flores, entre otros. La devoción por Paz es del tamaño del proyecto de acervo: una de las intenciones es ir publicando una nutrida correspondencia que cubre casi siete décadas, además de completar la bibliografía crítica que empezó a construir un gran bibliógrafo, Hugo Verani.

Por lo pronto la Zona Paz nos muestra una de las facetas del autor más atractivas para los jóvenes: el Paz del 68, que renuncia a su puesto y en la embajada y envía al “suplemento” de esa década, La cultura en México, el poema de circunstancia sobre la Olimpiada, el primero de una serie fundamental de protestas poéticas contra la represión de Tlatelolco, la irónica conversión de un poema oficial, bajo pedido, en un poema de denuncia que juega con el doble espejo de la limpieza e inicia con un oxímoron memorable: “La limpidez / (Quizá valga la pena / Escribirlo sobre la limpieza / De esta hoja) / No es límpida”.


Cien alemanes en inglés

Con motivo de la última feria del libro en Fráncfort la Deutsche Welle publicó una valiosísima lista de los cien libros imprescindibles escritos en alemán desde 1900 y traducidos al inglés. Además de una muestra cronológica de obras maestras, que abre con Los Buddenbrooks de Thomas Mann y cierra con una decena de outsiders, también es una veleta que nos enseña por dónde soplan los vientos de la traducción. Solo 3,5% de los libros en el mercado inglés y estadounidense son traducciones. Este porcentaje mínimo es la prueba de que la hegemonía de la lengua inglesa es principalmente una amenaza contra sí misma. No hay mejor manera de que una lengua se estanque en sus formas y deje de renovarse que cerrándole la puerta a la apropiación de lenguas extranjeras. Por lo pronto nos queda el compendio de la DW, primero en su género, ilustrado con videos, que ojalá sirva de ejemplo para investigadores y editores de nuestra lengua.

 

Fuentes: Usbek & Rica, zonaoctaviopaz.com, Deutsche Welle (Juan Pablo García Moreno). Libros: Luis Miguel Aguilar, Las cuentas de la Ilíada y otras cuentas, México, UAM, 2009; Ramón Gómez de la Serna, Lunario de Greguerías, Valencia, Pre-textos, 1992; Agustín Fernández Mallo, Teoría general de la basura (cultura, apropiación, complejidad), Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2018.