Una de las grandes pasiones de Carlos Fuentes fue el cine. Guionista, junto con Gabriel García Márquez, de algunas de las cintas que con fortuna asimétrica fundaron una nueva etapa en elcine mexicano, Fuentes también vio parte de su obra ser llevada a la pantalla grande. Aura, esa breve obra maestra, no fue la excepción, aunque se cuenta como una adaptación muy alejada del original. ¿Cómo la hubiera filmado el mismo novelista de haber tenido oportunidad? El siguiente ensayo hermana la nouvelle de Fuentes con el surrealismo de Buñuel, y propone una lectura distinta de esta obra por lo general clasificada como fantástica.

Cartel de la cinta italiana Aura. La strega en amore (La bruja en amor),
dirigida en  1966 por el italiano Damiano Damiani.

Rememorando los inicios de la obra de Carlos Fuentes, Christopher Domínguez Michael anota: “Los años sesenta son la gran década de Carlos Fuentes. La región más transparente (Fondo de Cultura Económica, FCE, 1957) fue un ambicioso y brillante mural novelístico que repasaba y remodelaba medio siglo de historia mexicana. Los recursos de Fuentes, irónico y sagaz, su libertad lingüística, el conocimiento que demostraba de los continentes de la novela, así como su personalidad atractiva, irritante y cosmopolita, dieron a México su primer novelista de estatura internacional. Fuentes se recuperó fácilmente del tropiezo que sufrió con Las buenas conciencias (FCE, 1958), desafortunado subtexto de la novela anterior y en 1962 se permitió un doble golpe: La muerte de Artemio Cruz (FCE) y Aura (ERA).

“La primera resalta por la intensidad de su viaje literario, a la vez histórico que existencial. Si La región más transparente es un repertorio a lo Balzac que recorre todas las estancias y estancos de la vida nacional, La muerte de Artemio Cruz se acerca a Hermann Broch y narra las últimas horas de un hombre de la Revolución mexicana desde su nacimiento, la lucha entre las subastas sangrientas, su corrupción y su caída, todo ello encerrado, como espejo de la nación, en la memoria monologante y arbitraria del moribundo. Quizá sea su mejor novela. Y al mismo tiempo se da el lujo, con Aura, de componer una delicada novela corta donde demuestra que la variedad de su talento estaba más allá del destino del realismo de la Revolución mexicana y sus mitos culturales. Fantástico, el relato de Aura avalaba al primer narrador total de nuestras letras.”1

Más que fantástico, el relato de Aura es un texto poderosamente influido por el surrealismo. Dedicado a Manolo y Tere Barbachano, la historia de Felipe Montero, ese historiador paupérrimo que el azar, ¿o la fatalidad? ¿el porvenir? ¿el destino? eligen para el encuentro —o reencuentro— con Consuelo y Aura Llorente en una casona vieja y mohosa de la calle de Donceles, posee las cualidades de una sobria prosa iconoclasta, donde las sombras son los signos de una oscuridad espiritual arrullada por los gemidos de una jauría de gatos como reflejo de la conciencia, el furor y el erotismo que subyuga ese espacio mortuorio: una mansión asfixiada por el silencio que se viene encima es un sitio capaz de condensar todas las claves de lo humano, a través de la evocación de las emociones y el tiempo perdido.

Felipe Montero, conocedor de la lengua y la cultura francesas, especialista en la remoción de escombros bibliográficos, notas perdidas, datos oscuros y detalles inciertos en la vida de los otros, invadirá el universo de dos mujeres (y una sola) que contemplan al pasado y el presente al transcurrir en la expiación de sus tímidos, dulces señuelos, diría James Joyce, como epitafio de su carne enmudecida. La transgresión es el paralelo en las vidas de Consuelo y Aura. Una transgresión idéntica a la suscrita por Luis Buñuel en Viridiana (1961), donde la sensualidad es una emoción directamente proporcional a la entrega mística de la fe y la sublimidad erótica de la divindad. Devota, insumisa y punitiva como Viridiana, el personaje de la novela de Carlos Fuentes se lanza al vértigo de una emoción ambulatoria: Aura es una hembra fogosa, carne de rebeldía, pero también un fantasma virginal que hace de su cuerpo una sublime pieza del sacrificio. El orgasmo, en Aura, es éxtasis beatífico. Es ofrenda al cielo y el infierno, aquella dualidad en la obra poética de William Blake, porque “El cielo no es alto ni bajo. Está encima y debajo de nosotros al mismo tiempo”,2 un tiempo que es inmovilidad y desdoblamiento, un tiempo que no permite distinguir al día y la noche, al sueño y la vigilia, en ese galerón donde el fango representa, como el desaliño de la barba en el rostro masculino, un periodo de abandono.

Narrada en segunda persona, las voces de Carlos Fuentes y Felipe Montero operan un efecto de introyección en el lector, que a cada página de esta espléndida nouvelle, es proclive de adoptar la identidad de un hombre aherrojado en un templo de espejos, a la manera del sentido de proyección que el cine genera en los espectadores. La proyección de Aura se concentra en la palabra. Una sinfonía de ecos austeros, una partitura que organiza la furia y la ligereza de sus frases, para correr eternamente el velo de un relato que no acaba de explicarse:

Al despertar, buscas otra presencia en el cuarto y sabes que no es la de Aura la que te inquieta, sino la doble presencia de algo que fue engendrado la noche pasada. Te llevas las manos a las sienes, tratando de calmar tus sentidos en desarreglo: esa tristeza te insinúa, en voz baja, en el recuerdo inasible de la premonición, que buscas tu otra mitad, que la concepción estéril de la noche pasada engendró tu propio doble.3

Y es que Felipe Montero no comprende cabalmente la razón por la que el destino lo puso ahí. ¿Acaso se trata de un ajuste de cuentas con el pasado? ¿Es que debía llevar a cabo ese periplo por la fantasmagoría, para construir la verdadera lógica de la realidad, una realidad de múltiples vacíos?

“No hay una construcción lógica de la verdadera realidad, tal como se presenta en la vida. Por el contrario, es ilógica y sólo un esfuerzo intelectual, lógico, le da a esa realidad una semblanza comprensible. La vida cotidiana no está ordenada lógica ni intelectualmente. Entonces, el colocar uno al lado del otro elementos de la realidad en apariencia no ligados entre sí crea la fantasía. (Descomponerlos para crear la realidad inteligible constituye otro procedimiento). La fantasía es una realidad cotidiana más evidente que la realidad creada, que es la realidad que construimos mentalmente y que nos permite vivir, nos permite abandonar esa irreductibilidad lógica que es la vida”,4 dijo Carlos Fuentes en entrevista con Emmanuel Carballo y, a través de estas palabras, el sentido de Aura desemboca en una distinción objetiva entre lo real y lo fantástico. Pero como decíamos en líneas anteriores, Aura pertenece más al surrealismo que a lo fantástico y la alegoría, porque “lo alegórico se refiere a una tabla de verdades preestablecidas que la alegoría no hace sino parafrasear. Desligada de su tabla de mandamientos, de verdades a priori, la alegoría no tiene sentido. Por tales razones rechazo la alegoría como expresión literaria. Creo que es una forma de conformismo, de mixtificación. El símbolo, en cambio, es una referencia a algo que está en duda, a algo que se busca. Es un intento de encontrar la verdad”.5

 

Los símbolos de Aura son el viejo baúl en la habitación de la anciana Consuelo. Es la llave del arcón del que Montero extrae la mies de su memoria: el diario del general Llorente, un legajo de papel “amarillento”. Los símbolos son, también, la jauría de gatos en la azotea y los chillidos de las ratas, unos roedores invisibles que el protagonista pisa constantemente, debido a la oscuridad que no lo deja mirar el espacio en que se encuentra, y los retratos que le brindan un cadejo de recuerdos íntimos, difusos. Los símbolos, en Aura, son la tafeta verde que anuncia su presencia, su proximidad, y la hostia y el Cristo negro que subliman la verticalidad de sus deseos:

Tienes la bata vacía entre las manos. Aura, de cuclillas sobre la cama, coloca ese objeto contra los muslos cerrados, lo acaricia, te llama con la mano. Acaricia ese trozo de harina delgada, lo quiebra sobre sus muslos, indiferentes a las migajas que ruedan por sus caderas: te ofrece la mitad de la oblea que tú tomas, llevas a la boca al mismo tiempo que ella, deglutes con dificultad: caes sobre el cuerpo desnudo de Aura, sobre sus brazos abiertos, extendidos de un extremo al otro de la cama, igual que el Cristo negro que cuelga del muro con su faldón de seda escarlata, sus rodillas abiertas, su costado herido, su corona de brezos montada sobre la peluca negra, enmarañada, entreverada con lentejuela de plata. Aura se abrirá como un altar.6

Reflexionando sobre la imagen religiosa y su correspondencia erótica, Román Gubern cita estas palabras de Sergei Eisenstein: “Mediante manipulaciones extáticas comulgamos con quien se halla fuera de nosotros”.7 En el párrafo anterior, Carlos Fuentes manipula la imagen de ese lúbrico episodio entre Felipe Montero y Aura, utilizando los símbolos religiosos para acentuar el carácter mítico de la sexualidad transgresora y sacra, irreal pero al mismo tiempo verdadera, porque el vértigo espontáneo que conjuga al hombre y la mujer, escinde toda posible construcción lógica de la realidad. Al oponer su desnudez como un cáliz del cual Felipe sorberá las migajas de la hostia, Aura accede al éxtasis (literalmente “estar fuera de sí”), para ofrecerse como un objeto de comunión profana, mas cuando su cuerpo es el reflejo exacto del Cristo negro con los brazos extendidos y las rodillas abiertas, ella se transforma en una entelequia, un ser divino. Quizá es por eso que “Aura se abrirá como un altar”.

Si Aura hubiera sido una película, ¿de qué manera habría filmado Fuentes esa escena?

Lo más probable es que, como Luis Buñuel, se habría servido del fotograma. A lo largo de su obra, Buñuel recurrió a los prodigios de una composición armada por símbolos, donde uno de los más célebres corresponde al filme Viridiana, aquella en que los mendigos, entregados a una orgía de vino y manjares, reproducen La última cena de Da Vinci. Y no obstante esos encuadres fueron, en el mayor de los casos, improvisaciones (en el libro Conversaciones con Buñuel, éste le explica a Max Aub que la escena de los mendigos fue deliberada, ya que al momento de rodarla, el escenario dispuesto con una mesa larga, manteles blancos, platos y botellas, inspiraron en Buñuel la tentación por ordenar a los protagonistas exactamente como en la pintura de Da Vinci. De hecho, para concebir la imagen del famoso cuadro religioso, Buñuel debió sacrificar la continuidad del filme, porque si en Viridiana eran nueve los mendigos que usurparon la limpidez de la mansión, la obra de Da Vinci muestra a trece personajes. Para esto, Buñuel incluyó a cuatro extras que solo aparecen en la foto del comedor), lo cierto es que la exactitud para ordenar cada detalle que debía aparecer en la pantalla, corresponde a la búsqueda inconsciente de la representación del interdicto.

¿Y qué es el interdicto? Georges Bataille lo explica así: “El interdicto no significa por fuerza la abstención, sino la práctica en forma de transgresión. Ni la caza, ni la actividad sexual pudieron ser vedadas de hecho. El interdicto no puede suprimir las actividades que necesita la vida, pero puede darles el sentido de la transgresión religiosa. Los somete a límites, regula sus formas. Puede imponer una expiación al que se hace culpable de ello. Por el hecho del homicidio, el cazador o el guerrero homicida es sagrado. Para entrar en la sociedad profana, les era necesario lavarse de esta mancha, debían purificarse. Los ritos de la expiación tenían como fin el de purificar al cazador, al guerrero. Las sociedades arcaicas familiarizaron los ejemplos de esos ritos”.8 Y en Aura, ¿qué significa la liturgia de la hostia o la analogía con el Cristo negro y, más aún, qué significa el que ella se “abrirá como un altar”?

Ilustración: Alma Rosa Pacheco

Buñuel fue un astuto explorador del interdicto. Ritos eróticos, transgresión y expiación, representaron los elementos más significativos de sus películas: las mujeres se lavan los pies ya sea en el río (Lilia Prado en Subida al cielo) o en un baldón con leche de burra (Stela Inda en Los olvidados), en un acto de purificación–transgresión sensual de la mujer como sujeto deseable y virginal, como cuerpo que si bien rezuma un erotismo arrollador, se ha limpiado a sí mismo en un sublime acto de rebeldía y de humildad (como Cristo lavó los pies de sus apóstoles), donde la metáfora era el elemento ulterior con que Buñuel solía resolver la complejidad del interdicto, evitando recurrir inmoderadamente a la simpleza de la elipsis. Así, la excepcional filmografía de Buñuel exaltó los símbolos atávicos de la sexualidad, a través del comal donde unos filetes se queman lentamente, mientras Katy Jurado se entrega a las toscas caricias de Pedro Armendáriz en El bruto (1952) o donde los amantes consuman el matrimonio al lado de un cadáver, rendidos por el deseo y la transgresión, vulnerados por la conciencia del epitalamio entre Eros y Tánatos que los sublima y los deforma y los exhibe en el oprobio que condensa la habitación convertida en isla, cárcel e hipogeo de El ángel exterminador (1962). Los personajes buñuelianos conformaban un tejido de insospechadas combinaciones pasionales. Hombres que llevan consigo un mórbido objeto encerrado en una caja, una cosa capaz de horrorizar hasta a las putas más desenfrenadas (Bella de día, 1967); parias que acechan al cuerpo inmaculado, ese cuerpo frágil que brilla en su inocencia (Los olvidados, 1950); mujeres que devoran, metafórica y literalmente, el frágil sosiego de un hogar que se sostiene por la figura del macho patriarcal (Susana, 1950) o psicópatas mediocres que concentran su furia en los dédalos de la traición carnal (Él, 1952) y la vocación necrófila (Ensayo de un crimen, 1955).

La empeñosa búsqueda de Luis Buñuel por exponer al erotismo no solo como reflejo del instinto de muerte (Georges Bataille) o como fuente de placer y displacer (Sigmund Freud), sino como reverso y paradoja de la condición humana ante la moral y la religión, fueron los ejes de un cosmos narrativo en el que embonaban perfectamente la realidad, el mito y la tragedia. Como explorador de las urdimbres psicosociales y los flagelos de la fe, Buñuel concibió un hábil retrato costumbrista, donde la naturaleza de la transgresión alcanzó dimensiones ontológicas.

Y Aura, una de las mayores novelas de Carlos Fuentes, se sostiene en eso: en la percepción de los fantasmas de la carne, espectros que se muestran en el placer y en el delirio, solo para que Felipe Montero, el protagonista de este sueño iconoclasta, se deje llevar por el vértigo de una adoración y un paroxismo: la casona de Donceles, la habitación de Consuelo Llorente, las escaleras en penumbra, las ratas que se esparcen en pisadas sigilosas y chillidos, los gatos en la azotea, la cama de Aura, el Cristo negro sobre la cabecera, el baúl donde la señora Llorente guarda sus recuerdos, la tafeta verde, las cuentas del rosario, el patio conquistado por el musgo, el sempiterno menú conformado por riñones, tomates y vino, el cigarrillo y la taza de café, son la utilería y el ambiente de una obra pensada, definitivamente, como un filme en blanco y negro, porque el color, ese elemento ubicuo en la obra de Fuentes, se ha vuelto una omisión, un elemento imposible —e impensable— en esa historia donde el cuadro costumbrista son las fobias y las manías de un hombre que se hizo historiador, para huir de su pasado y de sí mismo.

Entonces, ¿cómo habría filmado Fuentes su novela? A través de una escenografía sobrecargada, kitsch —como el decorado de las mansiones de principios de siglo o de las películas de Fernando de Fuentes, Juan Bustillo Oro y Alejandro Galindo—, Fuentes habría dispuesto a los actores bajo una atmósfera opresiva que alternaría con una banda sonora articulada por el eco de las habitaciones, los chillidos de las ratas y los maullidos de los gatos, para ensamblar un mundo paralelo al de la ciudad que bulle tras la puerta. Tal vez habría recurrido a una edición minimalista, donde el elemento más frecuente en el encuadre serían las imágenes religiosas y las sombras que preceden a los extraños personajes o quizá, como en Un chien andalou, el sexo de Aura habría sido el ojo escindido por un sueño mas todo eso son solo suposiciones: en 1966, Damiano Damiani hizo una adaptación, mejor dicho, deformación, de Aura. La strega en amore (La bruja en amor), protagonizada por Richard Johnson como un tal Sergio Logan, Rossana Schiaffino como Aura, Gian Maria Volonté en el papel de Fabrizio (un personaje de relleno) y Sarah Ferrati como Consuelo Llorente, resultó un largometraje completamente ajeno al original. Con guión de Ugo Liberatore y del propio Damiani, La bruja en amor se concentra en la caprichosa metamorfosis de una mujer recluida en una casona de Roma con una biblioteca mohosa, un gato y un invernadero en el que Consuelo/Aura se inspira entre flores y plantas, mientras Logan y Fabrizio pelean por los favores de la hechicera lujuriosa que enloquece a los hombres a través de una narcótica obsesión. El churro italiano, sin imaginación ni creatividad (dirección de actores defectuosa, banda sonora gris y lirismo naif) se quedó corto ante el papel escrito.

 

Iván Ríos Gascón
Escritor. Entre su obra destaca la novela Luz estéril y el libro de relatos Broadway Express.

Este texto forma parte del libro El cine de Carlos Fuentes, que Ediciones B acaba de poner en circulación.


1 Domínguez Michael, Christopher, “Breve repaso a las letras contemporáneas de México (1955-1993)”, en Martínez, José Luis y Domínguez Michael, Christopher, La literatura mexicana del siglo XX, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México, 1995, p. 213.

2 Fuentes, Carlos, Aura en Obras Completas. Tomo III, Aguilar, México, 1992, p. 69.

3 Fuentes, Carlos, op. cit., p. 72.

4 Carballo, Emmanuel, Protagonistas de la literatura mexicana, serie Lecturas Mexicanas, SEP, México, 1986, p. 536.

5 Carballo, Emmanuel, op. cit., p. 536

6 Fuentes, Carlos, ibidem, pág. 70.

7 Eisenstein, Sergei. La non-indifférente nature 1, citado por Román Gubern en La imagen pornográfica y otras perversiones ópticas, Akal/Comunicación, España, 1989, p. 29.

8 Bataille, Georges, El erotismo, 6ª. ed., Tusquets, España, 1992, p. 105.

 

 

Un comentario en “Aura, surrealista y cinematográfica

  1. Admiro a la gente que entiende de arte, ya sea este a través de la literatura, el cine, la pintura, la artesanía. Y por consiguiente este artículo me parece excelente. Sin embargo; muchas veces tengo la sensación de que por moda o amiguismo, aceptamos la pornografía, la violencia gratuita, la transgresión sin sentido, los istrionismos, desviaciones y perversiones, y las encumbrados en lo más alto del arte, cuando quizás no lo son tanto.

    No estoy negando el talento de algunos directores de cine, o de algunos grandes escritores, pero;

    No nos estaremos perdiendo entre su talento profesiinal y sus desviaciones mentales❓

    Por poner un ejemplo más claro: puede que la filmación de la escena de la película el perro andaluz, en la que corta el ojo con una navaja. Puede que el proceso de filmación y los fotogramas sean todo un arte. Pero acaso no es de locos, de enfermos hacer algo así.

    Que podría dejar de util a alguien que viera esa película ❓

    Desde luego no pretendo ser un mojigato, o un evangelista persignado, sino alguien que no acepta por arte cualquier cosa que la época, la moda o el sistema impongan como tal.

    Acaso no deberíamos evaluar con más profundidad el trabajo y su contenido, en lugar de la fama de el que lo produce❓

    Cuántas personas son famosos solo porque eran amigos del rey, del político o del empresario del momento y no precisamente por sus talentos.

    En fin, reitero que es un excelente artículo.

    Saludos.