Como cada año, la FIL nos deja un torrente de libros que por momentos puede abrumar al lector más experimentado. Navegar entre decenas de editoriales y cientos de novedades no resulta tarea fácil. Por eso, a manera de cartografía, presentamos a continuación cinco joyas de esta trigésima primera edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Muerte y genealogía

Paul Auster
4 3 2 1
Traducción de Benito Gómez Ibáñez
Seix Barral
Barcelona, 2017
960 páginas.

Tras siete años de silencio novelístico, Paul Auster publicó 4 3 2 1, libro en el que explora de nuevo el azar y las consecuencias de las acciones de los individuos. El autor, que recibió la Medalla Carlos Fuentes de manos de Silvia Lemus e inauguró el Salón Literario de la FIL con una ponencia magistral sobre Edgar Allan Poe, usa en 4 3 2 1 elementos autobiográficos de su juventud e invoca una genealogía. Archie Ferguson, el protagonista, nació en Newark, Nueva Jersey, en 1947, en el seno de una familia de descendientes de inmigrantes judíos. Auster narra cuatro trayectorias diferentes con sus innegables diversificaciones sobre un trasfondo habitual. Siempre impera la muerte: “aprendí que la muerte acecha entre nosotros y puede golpear en cualquier momento. Esa idea está en la base de todo lo que escribo”, dijo en una entrevista. Y 4 3 2 1 parte de la muerte del abuelo de Ferguson: “la vida en Norteamérica siguió siendo una lucha para el abuelo de Ferguson desde el día que desembarcó hasta la noche del 7 de marzo de 1923, cuando encontró una temprana e inesperada muerte a los cuarenta y dos años de edad: a tiros en un atraco al almacén de artículos de piel de Chicago en donde estaba empleado como vigilante nocturno”. 4 3 2 1 es la obra más ambiciosa de Auster. Tras su publicación declaró: “No estoy seguro de tener la fuerza necesaria para escribir otra novela”.


Ira y melancolía tras sobrevivir al exterminio

Radka Denemarková
El dinero de Hitler
Traducción de Elena Buixaderas
Galaxia Gutenberg
Barcelona, 2015
220 páginas.

La protagonista de El dinero de Hitler, Gita Lauschmannová, es una joven judía de 16 años que vuelve a su casa en la región checoslovaca de los Sudetes después de sobrevivir al exterminio en Auschwitz, donde han muerto sus padres y su hermana mayor. Al abrir la puerta del que había sido su hogar se encuentra con una familia que le dice que esa es su casa y que Gita tiene que partir. Ella percibe que la opresión y la barbarie no terminarán. Por ello Gita escribe lo sucedido en cuadernos. Expone su propia vida. Radka Denemarková, invitada de honor en la trigésima primera edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, vincula memoria y literatura en la voz de su personaje: “Ya solo me quedan mis recuerdos. […] Sí. Me agarro a ellos como una lapa. Es una tristeza terrible. Levantar los ojos hacia el techo y proyectar ahí el pasado”. Y continúa la voz de la protagonista en un pasaje lleno de ira y melancolía: “Me han mandado una compensación económica por los años pasados en el campo de concentración. […] Mi vida es como un viaje demencial en el mismo tiovivo. En realidad […] es dinero de Hitler”.


Pacheco y su “aproximación” a Eliot

T. S. Eliot
Cuatro cuartetos
Aproximación, edición y notas de José Emilio Pacheco
Edición bilingüe
El Colegio Nacional / Ediciones Era
Ciudad de México, 2017
198 páginas.

Las cuatro partes de la obra maestra de T. S. Eliot (1888-1965) se publicaron sueltas entre 1936 y 1942 y reunidas en 1943. Poema mayor sobre el tiempo, la experiencia y el lenguaje, Cuatro cuartetos requería una versión al español de un poeta de la talla de José Emilio Pacheco (1939-2014). Desde 1989, año en el que apareció su primera “versión”, Pacheco nunca dejó de corregir y anotar su “aproximación” al portentoso texto de Eliot. Su trabajo exhaustivo resulta una virtuosa lectura plasmada en múltiples notas, que a su vez son ensayos magistrales que nos acercan al hermético poema. Para muestra, un botón. Pacheco escribe: “Como el mes de abril en La tierra baldía (1922), el jardín de ‘Burnt Norton’ mezcla ‘memoria y deseo’. Es un jardín secreto lleno de ecos y espectros, flores vivas y pétalos muertos sobre los que se acumula el polvo. Allí el pasado se hace presente y el presente lleva consigo el recuerdo futuro de lo que está sucediendo”.


Las emociones de toda una nación

Nona Fernández
La dimensión desconocida
Literatura Random House
Santiago de Chile, 2017
238 páginas.

Por su novela La dimensión desconocida, la escritora chilena Nona Fernández recibió el Premio Sor Juana Inés de la Cruz en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En el volumen, un hombre llega a las oficinas de una revista de oposición en plena dictadura chilena. Se trata de un agente de la policía secreta que quiere hablar. Entonces una periodista prende su grabadora y escucha un testimonio. Fernández parte de un hecho real que estremeció a la opinión pública chilena durante la dictadura para actualizar la memoria histórica de su país durante las décadas recientes. “A medio camino entre el periodismo, la literatura y el diario personal”, La dimensión desconocida “consigue mostrar las emociones de toda una nación con respecto a un pasado negro y acaso vergonzoso”, destacó el jurado del premio. Entre las historias que entrelaza están la de un padre detenido mientras lleva a sus hijos a la escuela y la de un niño que cambia de nombres y de vidas hasta atestiguar una masacre.


Tres escritoras que fallecieron en Auschwitz

Mercedes Monmany
Ya sabes que volveré. Tres grandes escritoras en Auschwitz: Irène Némirovsky, Gertrud Kolmar y Etty Hillesum
Galaxia Gutenberg
Barcelona, 2017
180 páginas.

En Ya sabes que volveré, presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la ensayista y crítica barcelonesa Mercedes Monmany —miembro del jurado internacional que designó a Emmanuel Carrère ganador del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2017— se centra en la literatura del Holocausto y aborda a tres grandes autoras que murieron en Auschwitz: Irène Némirovsky, Gertrud Kolmar y Etty Hillesum. Monmany piensa en la posteridad literaria de la tríada: “Sabían que lo que estaban viviendo no era normal y quisieron dejarlo por escrito. A pesar de su juventud se impusieron un deber: hablarle al futuro. Aunque ellas ya no estuvieran”. Indaga en la búsqueda de la verdad en los diarios de Hélène Berr y Ana Frank: los textos se convertirían en armas de vida, en vez de muerte y destrucción, que proclamaban la verdad inapelable de lo sucedido. También percibe esperanza: Etty Hillesum afirmó que esta vida es bella y está llena de sentido. “A cada instante.” Hillesum aseveró ante la crisis: “Uno tiene que ser su propia patria”; Gertrud Kolmar fue prima hermana de Walter Benjamin, quien la percibió como “un alma gemela”; e Irène Némirovsky habla del miedo que devora.