Desde que House of Cards se estrenó en Netflix hace tres años, la serie ha mostrado lo que implica la aprobación de al menos una reforma educativa y otra que busca dar empleo a todos los estadounidenses. En una entrevista con la revista Gotham, el protagonista Kevin Spacey —cuyo personaje presenta las dos propuestas de ley— aseguró que el expresidente Bill Clinton le llegó a comentar que mientras el 99% de lo que sucede en la serie es real, el 1% restante está mal porque nunca podrían aprobar una iniciativa educativa tan rápido. La ficción pone en contexto lo que sucede en la realidad, al menos en la política estadounidense, y ejemplifica lo que para Barack Obama implicó la aprobación de la Iniciativa de la Medicina de Precisión (Precision Medicine Initiative, IMP).

obama

Durante el Discurso del Estado de la Unión del 2015, apenas pocos días después de que Obama cumpliera 6 años en la Casa Blanca, el presidente anunció la recaudación de 215 millones de dólares para implementar la IMP. Dicho proyecto tiene como propósito “iniciar un nuevo modelo de investigación impulsado por los pacientes, que acelere los descubrimientos biomédicos y proporcione a los médicos nuevas herramientas, conocimiento y terapias para seleccionar los mejores tratamientos para cada paciente”.

Recordemos que la propuesta de tener una cobertura universal en servicios de salud fue una de las banderas que Obama utilizó durante su campaña presidencial, y que implementó bajo el nombre de Health care —conocido popularmente como Obama care—. A pesar de que medicina personalizada hace referencia a que todos los individuos tengan acceso a servicios de salud a través de estrategias de prevención y tratamiento de manera particular, el concepto es más complejo.

El Proyecto Genoma Humano (HGP) fue desarrollado con la promesa de la cura de muchas enfermedades. Una vez finalizado en 2003, los investigadores encargados de su desarrollo —en su enorme mayoría estadounidenses y financiados con dinero de ese país— terminaron con un gran signo de interrogación en la cabeza. Los resultados arrojaron un número menor de genes de los esperados y, por tanto, una gran cantidad de material genético sin ningún tipo de información relevante.

Asimismo, revelaron que la diferencia genética entre cada individuo humano es de menos del 1%, un número pequeño que hace que los rasgos físicos, y otros factores tan decisivos como la metabolización de medicamentos o de alimentos, y la tendencia a padecer alguna enfermedad, cambien de forma drástica de persona a persona. Si a esto sumamos el hecho de que los tratamientos médicos alopáticos alrededor del mundo están contemplados para curar al “paciente promedio”, esto aumenta la dificultad de que la cura sea exitosa.

La medicina de precisión toma en cuenta las diferencias que cada uno de nosotros presentamos a nivel genético y ambiental -que incluye el estilo de vida, los alimentos ingeridos, el aire respirado, entre otros factores-. Esto le da la posibilidad a los médicos de comprender el panorama completo de los mecanismos detrás de la salud y de la enfermedad de los individuos, promoviendo una cultura de la prevención y la generación de tratamientos más efectivos.

Conscientes de la relevancia de las diferencias entre individuos y de la promesa de la medicina de precisión, con la IMP, Estados Unidos busca reclutar a 1 millón de voluntarios para que donen su información genética en pro de la investigación y, por ende, del mejoramiento de los servicios de salud. Un proyecto similar se desarrolla en Inglaterra desde el 2012, fecha en la que el primer ministro anunció el inicio de 100,000 genomes project. Aquí, Genomics England, una empresa perteneciente y financiada por el Departamento de Salud, se encargará de conocer la información de los pacientes con el objetivo de beneficiarlos con mejores servicios genómicos, fomentar los descubrimientos científicos, y comenzar una industria genómica en el Reino Unido.

Con el IMP, de todo el dinero que se invertirá en esta iniciativa en el primer año, una porción importante será inyectada a los National Institutes of Health, NIH (Institutos Nacionales de Salud) para que recluten a los participantes. De cada uno de ellos se busca obtener su información genómica —el total de la información genética de su cuerpo—, fisiológica y médica para construir una gran base de datos.

Pero, para manejar una gran cantidad de datos, se necesitará un grupo de informáticos considerable. En California, el problema está resuelto. El estado del oeste del país formará parte de este proyecto de una manera activa al utilizar 3 millones del dinero público. Para el manejo de la información ha contactado a empresas biotecnológicas como 23&Me o Illumina, pero también a aquellas líderes en el uso de tecnologías de la información como Google, Facebook, Apple e Intel. Cabe destacar que, por lo menos el buscador más gigante del mundo, ha estado invirtiendo en actividades médicas de forma interesante en los últimos años.

El resto de la cuantiosa cantidad de dinero irá a diferentes instituciones como la FDA, que se encargará de generar otra base de datos para apoyar la investigación y la parte de regulación, y también para generar una autoevaluación que les permita conocer si la agencia necesita modernizar sus procesos regulatorios en el campo de las terapias personalizadas; el Instituto Nacional del Cáncer, perteneciente al NIH, recibirá dinero para enfocarse en aquellas secuencias genéticas asociadas con este padecimiento y así generar mejores tratamientos; el Departamento de Salud y servicios Humanos se encargará de crear los protocolos de investigación para proteger la información.

Es así que para 2016, la IMP tendrá un costo de 130 millones de dólares, mientras que para el 2017 se desplegarán 230 millones.

A un año de la implementación de la IMP, el proyecto comienza a caminar. A finales de febrero, la Casa Blanca y los NIH anunciaron el inicio de proyectos piloto. Uno de ellos lo llevará a cabo la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, en el que se reclutará un tercio de los participantes, y será en el verano cuando los componentes del programa se anuncien. Google forma parte de este inicio, a través de una de sus compañías, Verily -antes conocida como Google Life Sciences-, que se encargará de ofrecer la ayuda técnica. Otro proyecto es el que la Universidad de Stanford, en California, llevará a cabo, en donde utilizarán el material genético de 77 iraníes-americanos que permitieron el uso de su ADN para investigación.

Otros proyectos en medicina de precisión que no están relacionados con esta iniciativa ya han comenzado a arrojar resultados. Por ejemplo, el trabajo que ha realizado con respecto a una proteína de nombre CTFR, cuya pérdida en el cuerpo humano está relacionada con el padecimiento de fibrosis quística, hizo que se creara un proyecto que puso a colaborar a investigadores de todo el mundo para conocer las variantes en esta molécula entre pacientes, para así distinguir entre lesiones patogénicas y benignas. Actualmente, este trabajo ha llevado a un mejor tratamiento para pacientes con dicho padecimiento. Lo mismo está sucediendo con genes y proteínas relacionados con cáncer, con presión arterial alta, entre otras enfermedades.

El acierto de Obama recae en que está inyectando dinero para la infraestructura de la medicina genómica. A pesar de que la IMP tiene un año de vida, en poco tiempo podremos ver los resultados de la medicina de precisión. Seremos testigo de cómo el flujo de material, conocimiento e información necesarios para generar, validar, almacenar y refinar las interpretaciones clínicas serán óptimas para tener un sistema de salud moderno y suficiente. De esta manera, los bancos de información conectarán a los pacientes con los médicos e investigadores para promover los descubrimientos. A su vez, los centros de estudio proveerán resultados que servirán como evidencia para la práctica clínica. La distribución de la información entre laboratorios, hospitales y farmacéuticas fomentará el refinamiento de las interpretaciones. Los pacientes tendrán la posibilidad de conocer su información genética y utilizarla como mejor les convenga.

La promoción de toda esta tecnología hará que los servicios bajen considerablemente los costos. De hecho, desde entonces el HGP, los procesos tecnológicos para conocer el material genético de cada individuo se han abaratado de tal manera, que la tecnología de la secuenciación genética es la que ha tenido una evolución en términos de crecimiento en el almacenamiento de información y de reducción en los precios más importante en la historia de la humanidad. Mientras que el HGP utilizó 3 mil millones de dólares de dinero público, la empresa biotecnológica Celera Group, la que retó al gobierno en la carrera de la secuenciación del genoma humano, dijo haber gastado 300 millones. Alrededor de 2007, los precios rondaban entre el millón y los cien mil dólares, pero fue en 2014 que la empresa Illumina anunció haber logrado la primera secuenciación por mil dólares. La competencia por bajar los precios continúa.

Aunque la secuenciación del genoma humano aún continúa siendo inalcanzable para la enorme mayoría de la humanidad, muchas personas en Reino Unido y Estados Unidos ya comienzan a verse beneficiados por la implementación de esta medicina de precisión. Incluso hay personajes famosos como James Watson, uno de los científicos que describió la estructura del ADN, o Desmond Tutu, un religioso sudafricano y figura emblemática por su lucha contra el apartheid, que ya conocen lo que su genoma esconde.

Otro de los personajes famosos informados es Ozzy Osbourne, quien se sometió a la secuenciación de su genoma. En una entrevista para Technology review, revista del MIT, el músico relató el momento en que le anunciaron sus resultados. Estos arrojaron que Osbourne comparte un ancestro de hace mil años con el presentador Stephen Colbert; que tiene segmentos en su ADN de neandertales; que es 6.1 veces más propenso a ser adicto al alcohol; 1.31 veces de ser adicto a la cocaína; y 2.6 veces a sufrir alucinaciones durante el consumo de cannabis, todo esto comparado contra el resto de la humanidad. Además de dichas probabilidades, también se encontró en su ADN que es capaz de metabolizar el alcohol de manera más eficiente —a esto, el mismo músico dijo que no necesitaba un científico de Harvard para que llegara al fondo de este misterio—. Como conclusión, las personas encargadas de su secuenciación le dijeron a Osbourne que, una vez revisado su material genético, entendían la razón por la que seguía vivo. Él, como respuesta, les dijo que la razón por la que seguía vivo era su esposa, Sharon.

Es así que la medicina personalizada, al tener el potencial para mejorar la práctica médica por fomentar que los médicos sean capaces de predecir de manera precisa, rápida y eficiente el curso de acción para con un paciente, llevará a Estados Unidos a tener uno de los sistemas de salud más fuertes y bien consolidados del mundo. Debido a que gracias a los avances en la tecnología genética es posible detectar un buen grupo de enfermedades en sus primeras etapas, detener su progresión, e informar y educar a la población hacia una cultura de la prevención, que el país vecino del norte aumentará la utilidad de su sistema sanitario.

Obama le está enseñando al mundo que la verdadera inversión hacia la modernidad está en el fortalecimiento de una de las instituciones pilares de la humanidad, por la que todos hemos pasado y pasaremos a lo largo de nuestra vida. Mientras esto ocurre, en México se siguen ampliando carreteras.

Referencias

Aronson, S. y Rehm, H. (2015) Building the foundation for genomics in precision medicine. Nature. 526, p. 336-342.

Genomics England. Disponible en: http://bit.ly/1V4fqSe (revisado el 3 de abril de 2016).

Hayden, E. (2015) California unveils “precision-medicine” project. Nature [en línea] Disponible en: http://bit.ly/1Nqn1Tj (Revisado el 1 de abril de 2016)

Herper, M. (2007) Genes of the rich and famous. Forbes [en línea] Disponbile en: http://onforb.es/1VsdUd0 (Revisado el 3 de marzo de 2016).

Hochman, D. (2015) What Bill Clinton told Kevin Spacey about “House of cards”. Gotham [en línea] Disponible en: http://bit.ly/1T73VG4 (revisado el 3 de abril de 2016).

Kaiser, J. (2016) NIH’s 1-million-volunteer precision medicine study announces first pilot projects. Science [en línea]. Disponible en: http://bit.ly/1V4fH7F (Revisado el 3 de abril de 2016).

Reardon, S. (2015) Obama to seed $215 million for precision-medicine plan. Nature [en línea]. Disponible en: http://bit.ly/1YvAz5C (Revisado el 1 de abril de 2016).

Singer, E. (2010) Ozzy Osbourne’s genome. MIT Technology review. [en línea] Disponible en: http://bit.ly/1S9PWNo (Revisado el 3 de abril de 2016).

The White House (2015) Fact sheet: President Obama’s Precision Medicine Initiative. [en línea] Disponible en: http://1.usa.gov/1RWBD2c (Revisado el 3 de abril de 2016).

The White House. Precision Medicine Initiative. Disponible en: http://1.usa.gov/1T74cJ8 (Revisado el 25 de febrero de 2016).

 

 

2 comentarios en “El gran acierto de Obama: la iniciativa de la medicina de precisión

  1. Excelente artículo, actualizado, atinado y explicado de tal forma que resume la titánica labor que lanzó el Presidente Obama a su Sistema de Salud. La identificación de riesgos a través del genoma y estudios complementarios, hace que podamos asesorar a los pacientes de forma más precisa y efectiva, prediciendo también los costes de lo predecible, redundando en menores egresos en estudios diagnósticos innecesarios. Felicidades a la autora por esta actualización. Saludos.

  2. La medicina de previsión ,personalizada es una meta global,además tiene el respaldo de prevención de estudio enfocado a definir con claridad un diagnóstico puntual sin lugar a dudas, no debes universalizar,ni generalizar,además debe ser una inversión de menos a más con programas estadísticos para transparentar sus avances que debe de tener sin lugar a dudas , no es un barril sin fondo ,es un proyecto de vida.