Con motivo del Doctorado Honoris Causa que la UNAM le otorga a Alejandro González Iñárritu, el cineasta mexicano impartió una clase magistral a los alumnos de la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas. Los siguientes fragmentos alumbran la sensibilidad del director: sus fobias y obsesiones, su visión tan libre como íntima de las técnicas, intuiciones y tropiezos del séptimo arte, además de un recorrido por la realización de algunas de sus películas.

El género del cine y su público

“El cine es agua, es océano, pero también es un charco, pero también es un río, pero también es vapor, pero también es una nube. Todo género es válido. Nada es excluyente. No se puede decir que el agua es de una forma.”

“El guion es un área gris. Es una herramienta muy limitada para hacer una película. De pronto el diálogo puede casi no tener sentido si alguien lee un guion. Es simplemente una idea de hacia donde va. Pero todo lo que realmente hace una película son los silencios, los espacios, la luz… Esa experiencia espacio-temporal que es el cine, eso no lo puedes escribir. No hay herramientas como en la partitura musical.”

“El público es importante pero tiene que ir al final. No puedes considerar al público al principio porque si no estás haciendo publicidad.”

“El decir que no te interesa el público es una mentira. Yo no haría cine para mí; si mañana explota una bomba nuclear, y yo me quedara solo en la tierra, no haría una película para que yo la viera solito, no estoy loco. Hacemos cine para los demás.”

Ilustración: Guillermo Préstegui

La sabiduría del mentor

“Nadie se hace solo, todos necesitamos mentores.”

“El conocimiento es importante, pero creo que el cine es más bien un acto de necesidad. Yo hablaba de mentoría porque un mentor no es como un profesor, hoy el conocimiento está en internet. Técnicamente el cine es un arte bastante simple. Hay una necesidad que tiene que llegar de una sabiduría interior.”

“[Ludwik Margules, su mentor] siempre decía una cosa: ‘hay tres preguntas que un director se hace: ¿un actor debe estar sentado?, ¿parado?, ¿o acostado?. Esa es la gran pregunta del director’. Y ahora lo entiendo, lo que estaba diciendo es que si un actor está sentado, parado o acostado, cambias toda la escena. Toda la intención, la tensión, la fuerza, el personaje.”

“La batalla está dentro de uno mismo, eso no se aprende. Quizá un mentor te pueda sacar lo mejor de ti mismo, a lo mejor un mentor de ta da la confianza para verlo, pero eso no lo puedes aprender en ninguna escuela, ni en ningún libro.”

Las preguntas fundamentales

“Una de las preguntas que más trabajo me cuestan es: ¿desde qué punto de vista? Porque cuando lo pierde el director, lo pierde el personaje, lo pierde la película.”

“Es muy importante reconocer la ignorancia, porque si no reconoces la ignorancia no dejas entrar al conocimiento.”

“Tengan miedo pero que no los paralice, que sea su aliado.”

Sonido y edición

“El audio es Dios, todo está hecho de frecuencias auditivas. Nosotros somos frecuencias auditivas.”

“Una película se hace o se deshace en la edición. Ahí está el ritmo, ahí está Dios.”

“Yo sí creo que el medio es el mensaje. El medio del cine tiene un tempo, tiene un espacio, es como ir a misa.”

Obsesión, locura y comodidad

“Siempre he sido una persona que está incómoda con lo cómodo.”

“Me gusta mucho el compromiso con la obsesión.”

“Un extra es un cáncer, es una célula de cáncer que puede enfermar a todo un cuerpo. Es como una mala palabra en una novela.”

“El verbo activo para mí es importante. La gente habla de adjetivos, pero no es lo mismo ser sexy que ser seductor.

“Hacer una película es un trabajo de dementes.”

“Estamos en el negocio y el arte del artificio.”

“Hacer una película sin miedo es una banalidad, con miedo es una banalidad. El miedo debe ser una aliado.”

Alejandro González Iñárritu. Foto de Agiasst del 15 de marzo de 2017. Con licencia CC BY-SA 4.0.

Sobre Amores perros (2000)

“Yo estuve ejercitando con ellos [con el equipo que hizo Amores perros] cortometrajes durante diez años. Eran cortos de dos minutos, un minuto. Cada comercial se convertía en un ejercicio de estilo, de buscar herramientas, de buscar gramáticas.”

“Cuando yo llegué a hacer Amores perros ya llevaba doce años dirigiendo. Creo que eso es lo que la gente no entiende. Yo no podría haber hecho esa película si hubiera tenido veinte años, a menos que hubiera sido Orson Welles. No soy Orson Welles.”

“Yo quería que fuera una película sensorial. Estaba obsesionado con que las paredes olieran, de hecho se burlaban mucho de mí Gabriela Diaque y Brigitte Broch [diseño de vestuario y diseño de producción, respectivamente]. Siempre con las texturas, los acabados finales de las ropas y todo, yo decía esto no me lo creo, esto parece de set, esto parece de cine. Y esa verdad es lo que yo trataba que de alguna forma fuera sensorial, fuera verdadero.”

Amores perros suena muy mal hoy en día; si la pongo en un cine no la aguantaría...Me acuerdo que la mezclé en un estudio espantoso, chiquitito, en Los Ángeles, porque no teníamos un peso Martín Hernández [diseño, grabación de efectos y supervisión de edición de audio] y yo. Era la época en la que el sonido análogo estaba empezando a transformarse en audio digital, era una combinación espantosa. Hace veinte años que no veo la película; nunca la volví a ver. Estoy seguro de que si la veo me voy a vomitar porque el sonido es espantoso.”

“En Amores perros, me acuerdo, tuve un obsesivo trabajo de punto de vista. Toda la película la storybordié… Todo está storybordeado porque yo quería llegar al set con una clarísima gramática visual.”

Sobre 21 gramos (2003)

“No hay película en el que haya dinero suficiente. La ley es que no hay dinero que alcance para una película.”

“Si alguien no está al servicio de la película debe de ser ejecutado en el sentido militar de la palabra [refiriéndose al productor que tuvo que correr un mes antes de comenzar el rodaje].”

Sobre Babel (2006)

“El ritmo interno de cada película es de los más grandes misterios que hay.”

“El universo interno de cada película lo tienes que llevar (aquí) dentro, es algo que no se puede escribir.”

Sobre Revenant (2015)

“Las condiciones (en las que se encuentra un actor) son como el contexto. Uno no se puede extraer de su contexto.”

Actores – casting

“La historia de vida de cada uno de nosotros está en las arrugas.”

“El rostro de la gente dice más de lo que tú puedes escribir.”

La música del cine

“La concepción de una película tiene que ver mucho con el género musical que va a ser.”

“Cuando estoy desarrollando (una idea) oigo música que de alguna forma suene a eso.”

“Me gusta mucho la música. Tengo mucho mejor oído que ojos.”

El cine contemporáneo

“He visto cosas buenas sí, algo que me haya volado los sesos no.”

“Yo creo que el cine está siendo muy impactado por la televisión. El cine debe de tener algo de sueño, esa parte onírica, esa parte de ilusión, partir de que estás viendo una mentira. Creo que eso se ha perdido, porque el cine está imitando mucho a la literatura y a un formato de televisión. Eso que tenía Tarkovsky, Fellini, que dices ‘eso no lo puedo leer’.”

La atracción de la violencia

“Hay algo muy terrible que es (lo siguiente): la violencia y la guerra son muy estilísticas. Hay una atracción que es quizá primitiva, pero cuando ves una película de guerra es fascinante.”

“Hay que hablar de la violencia, hay que exponer la violencia cuando es necesaria.”

“Cuando se muestra violencia sin una consecuencia es inmoral. La violencia tiene una consecuencia para el que ejecuta y para el que la recibe. Si se utiliza nada más como un elemento narrativo de glamourización o con un cinismo total, sí tengo un conflicto cuando se hace de esa manera.”

En la era de las redes sociales

“Esta sintetización de la mente humana en esto que estamos haciendo es el regreso a la Inquisición de manera brutal.”

“Ya nadie percibe, todo mundo concluye.”

“La vida de todos nosotros parece una ilusión óptica de banalidades.”

 

Melissa Cassab

Leer completo