La Observante Escucha de la poeta mexicana Rocío Cerón (México, 1972) es la segunda parte de un proyecto de tres libros, tres creaciones multimedia, que tratan de expandir los horizontes de la poesía escrita, hacia el ámbito de lo sonoro y lo táctil. En este caso se trata de una invitación a la experiencia de lo que la autora ha llamado “burbujas sónicas”, pequeñas cápsulas donde la voz lírica juega con texturas, ruidos, versos y cadencias que son otra forma del poema leído y de los textos que presentamos a continuación. La búsqueda artística de este proyecto de escritura en tres años y en tres distintas residencias creativas abarca precisamente tres de los sentidos primordiales: la mirada (Observante), el oído (La Observante Escucha) y el tacto (en desarrollo).


En ondas sucesivas, circulante, territorio de ruido y posibilidades; no hay error en la frecuencia, en el impacto sonoro sobre la piel. Primordial, la célula de origen de estos cuerpos se balancea entre principio y fin del tiempo. Nos deslizamos, en el sonido, para guarecernos de la intempestiva notación de la muerte.

§

Imagina el contorno de un timbre, su vocal de aire.

§

La levitación de la semilla lanza modulaciones de tiempo en función de la tierra y su vibración como el lenguaje canta en la luz de la glotis para timbrar el mundo.

§

El sonido de los huesos. Su fricción —ya polvo, ya herida— permanente en rostro. El fragor de los huesos triturados. Su calce al paso de todo un cuerpo de nación. Su silencio. Su silencio. Su silencio. Toda la vergüenza que arde en él.

§

 Índices y entorno. Guía para escucha el tenor constante del aire acondicionado del tren. Niveles y conexiones. Esas voces. Inconclusas. Retablo de sonoridades informes. Lo focalizado, el oído y su puesta en escena mental. La niñez resuena como un fresno talado desde la raíz profunda.

§

Rutas y especulaciones. La velocidad de los ejes. El paso a costilla de riel que perdura en las nalgas. La oquedad y la luz. La excavación en los bosquejos interiores para hacer del tren tu morada, el recuerdo de tu padre muerto y la belleza de la vida en tu sangre dada a la heredad. Testimonio acústico, sobrevivencia.

 

Rocío Cerón
Poeta. Autora de: Diorama, Diorama y Borealis, entre otros poemarios.

Leer completo