Hoy amanecimos con la noticia de que un grupo de astrofísicos encontró un cinturón de antimateria alrededor de la Tierra. La teoría dice que las radiaciones solares, al chocar con la atmósfera, provocan la aparición de antineutrones fugaces que a su vez ocasionan la aparición de antiprotones que se quedan atrapados por el campo magnético de la tierra, suspendidos a unos 2 mil kilómetros por encima de nosotros. Estos temas obligan a que los mejores talentos de la divulgación científica se den a la difícil tarea de explicarnos con sencillez los complejos avances de la ciencia. Eso es precisamente lo que hace poco intentó el físico teórico Jim Al-Khalili con la producción de dos programas de televisión que tituló TODO y NADA (Everything and Nothing). En la opinión de esta redacción, estos dos programas constituyen uno de los mejores ejemplos de divulgación de algunos de los temas más cruciales de la física, la astrofísica y la matemática moderna.

[Si los subtítulos en español no aparecen automaticamente, puede activarlos presionando la función de Closed Caption (CC) en la parte inferior de la pantalla]

E.V.E.R.Y.T.H.I.N.G


N.O.T.H.I.N.G

Leer completo

 

 

 

 

Luis Gasca y Román Gubern, los autores del Diccionario de onomatopeyas del cómic (Madrid: Ed. Cátedra, 2008), nos aclaran una serie de fundamentos sobre este tema:

 

La onomatopeya es una figura retórica de dicción y más precisamente un ícono acústico, pues aspira a convertirse en traducción oral y/o escrita de los ruidos. Por su condición de fonema mimético, Saussure excluyó a las onomatopeyas del estatuto arbitrario del lenguaje humano. Y este sigue siendo el criterio filológico actual. Constituyen, además, unas unidades que Bloomfield denominó “fonemas compuestos” y que comparecen usualmente como sonidos eufónicos o disfónicos, que colorean emocionalmente y aportan connotaciones a cada expresión dentro del marco de cada contexto cultural.

[Las onomatopeyas se pueden dividir en cinco] categorías:

  • Sonidos no verbales de producción humana: gemidos, ronquidos, suspiros.
  • Sonidos de producción animal: mugidos, ladridos.
  • Sonidos producidos por la naturaleza: viento, truenos, terremoto.
  • Sonidos producidos por la interacción de un ser vivo y un objeto: golpes, mazasos, disparos.
  • Sonidos porducidos por objetos: colisiones, zumbidos, timbrazos.

Aquí les dejamos una escena de pelea de la serie Batman, seguida por la traducción de las onomatopeyas (casi todas anglófonas) que ahí se utilizan. Las definiciones son del diccionario de Gasca y Gubern:

Urkk – Lo mismo que Ulp, Ump y Ungh son exclamaciones monosilábicas que expresan disgusto dolor, aversión o frustración del personaje que las emite.

Swoosh – Inventiva onomatopeya anglófona que refiere al ruido silbante producido al cortar el viento (se pronuncia aproximadamente suuch).

Swa-ap – Otra onomatopeya anglófona parecida al verbo to slap, refiere al acto de golpear.

Eee-Yow –  Onomatopeya combinada. La expresión Eee suele ser un grito de terror o angustia o cuando un personaje que corre frena abrutamente con los pies; Yow es una interjección inglesa común que expresa dolor, espanto, etc.

Ouch – Exclamación que suele expresar miedo súbito, susto o el dolor provocado por un accidente o por una agresión inesperada.

Kapow – Una más de múltiples variantes de un golpe seco.

Ker-sploosh – En lengua familiar inglesa, sploosh significa agua tirada o derramada. Ker añade un elemento de sorpresa.

Splaat – Tiene dos acepciones: golpe o chapoteo. En el caso del video de batman que aquí se muestra  aplica mejor la segunda acepción.

Plop – Caer pesadamente o caer al agua.

 

Abur (que resulta que no es onomatopeya sino interjección)

Leer completo

En 1955, la BBC le pidió al afamado cineasta Orson Welles que realizara una serie de documentales llamados “la vuelta al mundo con Orson Welles”. Aquí presentamos una parte de su documental más extenso sobre Francia, en esta parte se concentra en retratar a los vascos. Especialmente en los vascos del norte de los pirineos. Aunque Welles, por momentos, adopta un pose de superioridad urbana y cuestiona la capacidad “civilizatoria” de las comunidad rurales, su film constituye un buen retrato de los vascos de mar y de montaña. Lo dejamos a su consideración.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5

Parte 6

Leer completo

El diario News of the World comenzó a publicarse en 1843, su público eran las clases trabajadoras. En 1969 los dueños lo vendieron al empresario australiano Rupert Murdoch quien, en 1984, lo convirtió en el tabloide dominical del diario The Sun. News of the World, desde el comienzo, tuvo un gusto especial por los crímenes, los escándalos sexuales, casos célebres de abuso de drogas y, en general, notas que encontraban su columna vertebral en subrayar con amarillo los horrores que ocurren en la vida privada de aquellos que la clase trabajadora mira con recelo o con admiración. Debido al escándalo de intervención telefónica y soborno de policías ocurridos en estas semanas, su último número se imprimió el 10 de julio de 2011.

Y pensar que en el futuro el famosísimo tabloide del tal Murdoch, que parecía existir desde siempre y para siempre, quizá sólo sea recordado, y con necesaria nota al pie, por haber aparecido en una canción de los Beatles: es “Polythene Pam” (o “Pamela Poelietileno”) incluída en el álbum Abbey Road (1969) -mismo año en que Murdoch adquirió el periódico. Dice:

Well you should see Polythene Pam:

She’s so good-looking

But she looks like a man;

Well you should see her in drag,

Dressed in her polythene bag;

Yes you should see Polythene Pam.

 

Get a dose of her in jackboots and kilt,

She’s killer-diller when she’s Jacked to the Hilt;

She’s the kind of a girl

That makes The News of the World.

Yes, you could say she was attractively built.

La BBC le hizo varios fantásticos perfiles y una entrevista al joven Murdoch en 1968, apenas en las vísperas de concretar la adquisición de News of the World (y de la producción de Abbey Road). De estas entrevistas sobresale su radical autonomía de lo que describe como la “mentalidad ministerial”, su relación tensa con sus editores, el despido de colaboradores, su involucramiento directo en las tareas periodísticas de los diarios australianos que su padre le heredó y su éxito vendiendo tabloides con “material jabonoso”. Acá pueden verse- sin subtítulos- la primera entrevista en Sydney previa a la adquisición y acá el segundo reportaje en Londres– ya en 1969, después de la adquisición. Las mismas preguntas de entonces son las que se vuelven a hacer ahora para descubrir si la responsabilidad por los crímenes y las faltas a la ética periodística son de tal magnitud que pueden rastrearse hasta el propio Murdoch, el hombre que hoy se ha convertido en uno de los hombres más poderosos del mundo. Uno al que se le han ido acumulando más y más presiones para que rinda mejores cuentas. Un hombre que, en buena medida, encarna al cuarto poder.

Leer completo

Varios libros y artículos que reflexionan sobre el aburrimiento han aparecido recientemente. Parece que el bostezo y el tedio están tan de moda como la mugre y la  inmundicia. En el diario The Guardian, Andrew Anthony, escribe que el aburrimiento no es sólo un estado mental, también es un estado existencial, una pose noble y, en ocasiones, hasta puede ser un argumento de poder:

 

[Martin] Doehlmann distingue entre el “aburrimiento circunstancial” de siempre y su nuevo primo hermano, “el aburrimiento existencial”, la clase que va al corazón de la moderinidad post-ilustración (de hecho, el verbo aburrir -to bore- no llegó al inglés sino hasta la segunda mitad del siglo XVIII). Se refiere a una desesperanza desafectada resultado de la muerte de Dios, la búsqueda romántica por el sentido personal, y el encuentro metafísico con la nada, sobre la que legiones de escritores desde Flaubert hasta Ballard han derramado cubetones de tinta.

Aunque el aburrimiento existencial no está atado a una situación temporal, como las tediosas tareas domésticas, tampoco se puede decir que no sea -también- producto de la circunstancia, en tanto florece de un cierto grado de afluencia y ocio. En gran medida, los campesinos iletrados que trabajan de sol a sol en los campos no tienen el lujo de desesperar frente al incesante colapso de los significados culturales generados en un universo sin Dios.

Dejando de lado estas clasificaciones por un momento, es rasonable decir que el aburrimiento no es asunto sencillo. Para empezar, ¿acaso hay una relación directa entre el que está aburrido y “lo aburrido”? Algo nos dice que tengamos un nombre preciso para lo segundo pero no para lo primero.

Por supuesto que no es posible encontrar algo o alguien aburrido sin experimentar el sentimiento de aburrimiento; sin embargo, ene stos días, estar aburrido es apenas más aceptable que ser aburrido. Tradicionalmente el aburrimiento, como lo subrayó Kierkegaard, era una expresión de nobleza, y eso ya no sienta bien en nuestra era democrática. Mostrar abiertamente que estás aburrido sugiere rudeza, superioridad, y hasta desprecio, ninguna de las cuales son cualidades entrañables.

Sobre el aburrimiento (sea producto o retrato de), pocos libros tan famosos como el Libro del Desasosiego de Fernando Pessoa. Los espacios y los tiempos muertos, el silencio interior que se cocina cuando uno está sentado en un café, la contemplación de los transeúntes, son todos de una hermosura desasosegante. El libro es casi un estudio filosófico-poético sobre el aburrimiento, sobre esos momentos en que esperamos absolutamente nada. Aquí unos cuantos párrafos:

40

Lo que hay de más deleznable en los sueños es que todos los tienen. En algo piensa en la oscuridad el cargador que se amodorra de día contra la farola en el intervalo de los carreteos. Sé en qué entrepiensa: es en lo mismo en que yo me abismo entre asentamiento y asentamiento en el tedio estival de la oficina tranquilísima.

47

[…]

Pasando a veces por la calle, oigo trozos de conversaciones íntimas, y casi todas son de la otra mujer, del otro hombre, del muchacho de la alcahueta o de la amante de aquel…

Llevo, sólo por haber oído estas sombras de discurso humano que es, a fin de cuentas, todo aquello en que se ocupan la mayoría de las vidas conscientes, un tedio de asco, una angustia de exilio entre arañas y la conciencia súbita de mi encogimiento entre la gente real; la condenación de ser vecino igual, ante el señorío y el sitio, de los otros inquilinos de la aglomeración mirando con asco, por entre las verjas traseras del almacén del entresuelo, la basura ajena que se amontona con la lluvia en el zaguán que es mi vida.

67

[…]

Esas criaturas habían vendido todas ellas el alma a un diablo de la plebe infernal, avariento de sordideces y de relajamientos. Vivían la intoxicación de la vanidad y del ocio, y morían blandamente, entre cojines de palabras, en un arrugamiento de escorpiones de esputo.

Lo más extraordinario de toda aquella gente era la ninguna importancia, el ningún sentido, de toda ella. Unos eran redactores de los principales diarios, y conseguían no existir; otros tenían lugares públicos a la vista en el anuario y conseguían no figurar en nada de la vida; otros eran poetas hasta consagrados, pero un mismo polvo de ceniza les ponía lívidas las faces necias, y todo era un túmulo de embalsamados yertos, puestos con la mano a la espalda en posturas de vidas.

Guardo del poco tiempo que me empantané en aquel exilio de vivacidad mental un recuadro de buenos momentos de gracia libre, de muchos momentos monótonos y tristes, de algunos perfiles recortados contra la nada, de algunos gestos ofrecidos a las sirvientas del acaso, y, en resumen, un tedio náusea física y la memoria de algunas anécdotas ingeniosas.

En ellos se intercalaban, como espacios, unos hombres de más edad, algunos con dichos de espíritu pasado, que decían mal como los otros, y de las mismas personas.

Nunca he sentido tanta simpatía por los inferiores de la gloria pública como cuando les vi criticados por estos inferiores sin querer esa pobre gloria. Reconocí la razón del triunfo porque los parias de lo Grande triunfaban en relación a éstos, y no en relación a la humanidad.

82

Cultivo el odio a la acción como una flor de estufa. Me alabo conmigo mismo de mi clarividencia de la vida.

¿1915?

84

Enrollar el mundo alrededor de nuestros dedos, como un hilo o una cinta con la que jugase una mujer que sueña a la ventana.

Todo se resume, en fin, en procurar sentir el tedio de modo que no duela.

Seria interesante poder ser dos reyes al mismo tiempo (: ser, no un alma de ellos dos, sino las dos almas.)

 

 

Leer completo
Leer completo

Un reporte especial del New York Times nos ha hecho ver que la migración de mexicanos indocumentados a los Estados Unidos se ha detenido casi por completo (está en su punto más bajo desde 1950). La migración ha sido un asunto muy delicado y lo sigue siendo: además de los factores puramente económicos, también ha habido elementos étnicos y raciales dolorosamente presentes en el movimiento (voluntario o forzado) de personas. Las reformas legales que recientemente han permitido el “racial profiling” a las policías fronterizas estadounidenses, son sólo la versión más reciente de una tentación en la que se ha caído muchas veces. Ahora que es probable que la relación migratoria entre ambos países cambie, vale la pena recordar un episodio trágico (pero muy poco conocido) en la historia de la región: la expulsión ilegal de 1.2 millones de ciudadanos estadounidenses por ser de ascendencia mexicana, en la década de los años treinta.

Se cree que al enfrentarse al grave problema del desempleo tras la gran depresión de 1929, el Presidente Hoover decidió dar su apoyo a una serie de deportaciones ilegales. Al parecer se pensaba que salía muy caro deshacerse de los residentes chinos o con ascendencia china y, en cambio, a los ciudadanos con ascendencia mexicana sólo había que subirlos a un tren y enviarlos del otro lado de la frontera.

El Estado de California pidió perdón públicamente en 2005, con el “Apology Act for the 1930s Mexican Repatriation Program“. Tras una investigación especial, se reconoció oficialmente que sí existió la “remoción inconstitucional y emigración forzada de ciudadanos estadounidenses y residentes legales con ascendencia mexicana” y pidió una disculpa a los residentes de California por “las violaciones fundamentales a sus libertades civiles básicas y a sus derechos constitucionales cometidas durante el periodo de deportaciones ilegales y emigración forzada”. El gobierno federal estadounidense aún no ha pedido una disculpa a sus ciudadanos o agradecido al gobierno mexicano (considerando que éste último recibió alrededor de un millón de personas que bien podían considerarse como refugiados políticos estadounidneses).

Las expulsiones forzadas fueron una suerte de purga social con base en nociones raciales que, a pesar de lo poco que se recuerdan, son un antecedente importante de la construcción cultural de nuestra frontera común. Ahora que el flujo de personas entre ambos países se ha reducido notoriamente, es un buen momento para repensar la migración y la integración; es un buen momento para recordar que la movilidad no es sólo un asunto económico, también es uno cultural. Revisar este aspecto sería una manera saludable de imaginar de nuevo como administrar y aprovechar las migraciones del futuro mejor de lo que lo hemos hecho hasta ahora.

El Senador por California, Joe Dunn, nos hace un repaso de este doloroso caso de “purificación racial” estadounidense (lamentablemente el video no tiene subtítulos):

Aquí un fragmento del documental A Forgotten Injustice de Vicente Serrano

Acá una entrevista de NPR al Senador Joe Dunn en 2006, donde explica la historia de la deportación ilegal y la necesidad de que el Estado de California ofreciera una disculpa, así como la importancia de buscar maneras de reparar el daño.

Leer completo

En abril de 1970, el legendario escritor y crítico de rock Parménides García  Saldaña publicó una reseña sobre su grupo favorito Led Zeppelin, en el lenguaje “de la onda” que, según la redacción de la revista Caballero, sólo podían entender los menores de 30 años. Hace cuatro años, el diario La Crónica le publicó este homenaje a Parménides y acá se puede leer una biografía.

Si pasa por una librería, quizá quiera buscar un ensayo de Alejandro de la Garza, “Esos fueron los Setenta” que aparece en su libro de ensayos sobre literatura Espejo de Agua (Cal y Arena). Ahí, de la Garza describe los recursos distintivos de la  literatura de la Onda típca de José Agustín, de Gustavo Sáinz y del propio Parménides: “la renovación sintáctica y gramatical, la utilización del inglés como recurso lingüístico, la referencia a letras de canciones como elemento descriptivo del ánimo de los protagonistas, el intento de reflejar la vida de los jóvenes urbanos de la clase media mexicana, la expresión de la inconformidad con las reglas y normas sociales heredadas de sus padres, la búsqueda de experiencias intensas y novedosas en el amor, los estimulantes, las drogas y el alcohol, más la descripción de personajes y ambientes anticonvencionales”. Es un gran ensayo donde Alejandro de la Garza también explica el delirante genio de Parménides en su novela Pasto Verde: “la más radical y rebelde novela de la Onda”, así como la manera en que este jovensísimo autor “vio el abismo a sus pies y decidió saltar”.

Gracias a Gerardo Sifuentes(@Sifuentes) por haber subido este facsimilar, un auténtico ejemplo de la literatura de Onda escrito por Parménides en su época más creativa.

 
Revista Caballero artículo de Parménides García

Leer completo

El club de futbol argentino River Plate selló su descenso a la división B en un partido contra Belgrano. Los hinchas frustrados saltaron a la cancha y, en una pequeña guerra civil, la violencia se filtró hacia las calles. El locutor de Radio Mitre que transimitió el partido tampoco pudo más. La frustración hizo que las pasiones se desbordaran en el micrófono, lo mismo que ocurrió en la cancha:

“Estas ratas que hundieron al River hoy están escapando y no nos van a salvar a nosotros… nos vamos a salvar con el laburo y con la gente común que hoy sufre como estamos sufriendo nosotros […] Rrratas, mandaron al River a la B y ¿¡qué van a hacer con la guita que se llevaron de este club!? ¡Nunca serán felices porque es guita robada!… que le sacaron al hincha común […] Rrratas, hundieron al River, manga de ladrones […] incapaces, mentirosos, sátrapas, nos hicieron mierda a todos, a todos, tremendos hijos de puta […] no me importa que esto me cuesta la carrera, ya no me importa”

El tango de esta guerra civil fue tan sentido que mereció que un poeta de limericks compusiera unas líneas para un libro de próxima aparición llamado Límeri de Bueno Saire. Queremos pensar que en sus versos no hay saña ni malaleche y que sólo busca ofrecer un dulce bálsamo que convierta el dolor en sabiduría… descanse en paz el River Plate…

 

A un hincha ‘e Ríver en Villa del Parque

la Lectora explicole el desembarque

de Ríver en segunda,

con la lección profunda

de que el más tierno bife acaba en charque

 

Ricardo Bada (hincha del…)

Leer completo

 

1. Miguel Hidalgo, en  el cubo de la torre del ex colegio de la Compañía de Jesús, Chihuahua, talló en la pared unas décimas:

 

Décimas para los carceleros (cabo Ortega y Melchor Guaspe)

Miguel Hidalgo y Costilla

 

Melchor tu buen corazón,
Ha adunado con pericia
Lo que pide la justicia
Y exige la compasión
De todo en la prisión
Das consuelo al desvalido
En cuanto te es permitido
Partes el postre con él
Y agradecido Miguel
Te da las gracias rendido
Ortega, tu crianza fina
Tu índole y estilo amable
Siempre te harán apreciable
aun con gente peregrina
Tiene protección divina
La piedad que has ejercido
Con un pobre desvalido
Que mañana va a morir
Y no puede retribuir
Ningún favor recibido

 

 

2. Miguel Hernández desde la Cárcel de Sevilla

Nanas de la cebolla

Miguel Hernández

 

La cebolla es escarcha
cerrada y pobre.
Escarcha de tus días
y de mis noches.
Hambre y cebolla,
hielo negro y escarcha
grande y redonda.

En la cuna del hambre
mi niño estaba.
Con sangre de cebolla
se amamantaba.
Pero tu sangre,
escarchada de azúcar
cebolla y hambre.

Una mujer morena
resuelta en lunas
se derrama hilo a hilo
sobre la cuna.
Ríete niño
que te traigo la luna
cuando es preciso.

Tu risa me hace libre,
me pone alas.
Soledades me quita,
cárcel me arranca.
Boca que vuela,
corazón que en tus labios
relampaguea.

Es tu risa la espada
más victoriosa,
vencedor de las flores
y las alondras.
Rival del sol.
Porvenir de mis huesos
y de mi amor.

Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Siempre en la cuna
defendiendo la risa
pluma por pluma.

Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Frontera de los besos
serán mañana,
cuando en la dentadura
sientas un arma.
Sientas un fuego
correr dientes abajo
buscando el centro.

Vuela niño en la doble
luna del pecho:
él, triste de cebolla,
tú satisfecho.
No te derrumbes.
No sepas lo que pasa
ni lo que ocurre.

 

3. Prisionero anónimo desde la cárcel Rancagua, Chile

 

“en la cárcel de  se han suicidado 7 reos en lo que va del año. prefirieron partir, colgándose de sus sábanas o ahorcándose con el cable de la . se piensa que no resistieron el traslado a la flamante cárcel concesionada, con sus celdas aisladas y su servida en bandeja. murieron de soledad y desconcierto. desapareció la carreta, los perkin, los choros, la ronda del mate…la droga, la comida cocinada sobre el anafre, el canto de los canutos…parece una locura, pero esos presos preferían la temida “peni”, ese vertedero hacinado y violento, a la nueva cárcel donde ya no existe el cobijo de la tribu. así somos los humanos, aguantamos cualquier cosa, pero somos capaces de morir de soledad. ellos no resistieron. tienen que sentido el peor de los dolores, que es el que  del desamor y el abandono. así no es difícil comprender porqué murieron. el precario  en el que transcurrían sus vidas se destruyó de golpe, se quedaron haciendo  en el andamio, y, de repente, así nomás, se soltaron…”

poema

que no  vayas te digo

amor mío, que no te vayas te digo,

cuántas veces te he dicho que no te vayas!

vuelve, que no te vayas, te digo

no me vas a dejarme solo, te digo

no me vas a dejarme.

porque aquí me quedo a gritos

me quedo llorando, no me dejes te digo

no me puedes dejarme

llorando llorando.

te grito quédate, quédate

mírame aquí dejado, llorando

no me puedes dejarme

llorando dejarme, llorando llorando

 

4. Jacobo Silva Nogales, preso del ERPI en Almoloya de Juárez

El subcomandante Marcos, el 16 de septiembre de 2005, desde La Garrucha, Chiapas, citó un poema de un guerrillero preso en Almoloya:

“Nosotros, como “la otra campaña” no podemos hacer eso; tenemos que ser leales entre compañeros, y no dejar solo a nadie, ni olvidarnos de nadie. Y voy a nombrar aquí en uno de los extremos a dos compañeros, un hombre y una mujer, que están presos y que –si les creemos a los familiares que llegaron a una de las reuniones– se adhirieron a la Sexta; se trata del compañero Jacobo Silva Nogales y la compañera Gloria Arenas Asís, presos del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente. Voy a leer un poema de Jacobo Silva Nogales, que se llama Efectos Secundarios, que escribió hace exactamente dos años en la cárcel de Almoloya:


Si acaso pudiera,

allá por la entrada

de entrada pondría yo un letrero

y diría: “precaución,

manéjese con cuidado”

En dosis muy altas,

puede producir dolor,

ansiedades, neurosis, insomnios,

depresión, intentos suicidas,

desintegración familiar, soledad, amargura,

adicciones a medicamentos o drogas,

a tele programas insulsos,

a cualquier deporte, espectáculo,

al sueño,

cerrados los ojos o abiertos,

claustrofobia, tal vez narcisismo,

onanismo o cambio de opción sexual.

Un breve contacto podría producir

ira contenida, garganta anudada, ardor en los ojos.

La exposición prolongada,

aún indirecta,

podría producir corazones duros,

aún más que la roca.

Y en casos extremos,

sadismos ocultos tras un rostro adusto,

muy serio.

Así son las normas.

En almas sensibles,

puede provocar deseo de algún cambio,

y alguna gotita de esfuerzo.

Y en la última línea,

diría la etiqueta:

En vez del eterno “consulte a su médico”,

un simple y sencillo:

“consúltese a sí mismo

y haga algo ¡carajo!”.

 

10 de agosto del 2003, Almoloya de Juárez.

Jacobo Silva Nogales

 

5. Notas suicidas del “poeta caníbal” para su madre, octubre 2007, reclusorio norte:

“No sé qué paso por mi vida, pero me perdí, perdí todo lo que tuve y lo que tendría. Dejé ir tus palabras de amor y aún más, tus noches en vela por cuidar de mi ser. Mientras llorabas yo, indolente, callaba sin más. Tu consejo no servía ya para mí, era invencible. Sin darme cuenta me rodeé de gente extraña que sólo vino a dañarme más de lo que estaba. Hoy aquí, tras estas rejas que me aprisionan, junto al silencio de estos fríos y largos pasillos, te digo con el corazón entre mis manos: no me dejes de ti y, sobre todo, perdóname, mamá”. Su segunda nota afirmaba: “Estoy resuelto a irme, no soporto más el peso de mi desgracia, intenté perderme en el falso camino y sólo conseguí hundirme más, sólo pido que se conserven mis letras, ya que es lo único bueno que he hecho en la vida, no puedo escribir más, me voy y perdón por el dolor tan grande que les causo”.

José Luis Calva Zepeda, octubre 2007

Leer completo