Foals

Por Sergio Monsalvo C.

Comenzó como sexteto, pero la rapidez del tiempo y la diversidad lo dejaron en quinteto. Así es ahora Foals, un proyecto alternativo que triunfó por la síntesis de quienes vinieron a conformarlo: The Edmund Fitzgerald, Youthmovie Soundtrack Strategies y Face Meets Grill. Miembros procedentes de estos tres grupos se integraron para conformar uno solo que les despejara la cabeza de cosas musicales más complejas.
  Foals se fundó en Oxford, Inglaterra, donde se ubica la universidad de la que son egresados algunos componentes de la banda; la otra fuente es la Universidad de Hull. El proyecto surgió de la necesidad de airearse del math rock compartida por el cantante Andrew Mears y sus compañeros de grupo. Comenzaron a grabar demos y a ambientar house parties universitarias y nu-raves. Sin embargo, el exceso de trabajo entre proyectos impidió al vocalista seguir con la banda y se regresó con su agrupaciónn primaria, Youthmovies.
  La salida de Mears provocó que Yannis Philippakis, uno de los guitarristas, se quedara como voz principal y con la directriz del nuevo rumbo. Fue con él con quien Foals grabó su primer sencillo promocional, el exitoso “Hummer”, un corte que redefiniría el sonido de la banda hacia una mezcla bailable. En el 2008, marcaron su aparición en la escena musical con el álbum Antidotes, el cual no contiene dicha pieza y tampoco el segundo sencillo, “Mathletics”, ya que querían que la aprobación pública no dependiera de estos trabajos.
  El math rock, un subgénero encabezado por Sweep the Leg Johnny, cuyo estilo se caracteriza por lo intrincado de sus ritmos y la experimentación y rareza de las estructuras, los espacios y los tempos (y cuyo nombre se debe a que los músicos utilizan las matemáticas para encontrar la creatividad en el momento de escribir), era la sustancia de las bandas originales de la mayoría de los ahora integrantes de Foals, pero sólo uno de los ingredientes con los cuales el grupo dotó a su opulento catálogo.

foals-1La propuesta fresca del álbum debut les ganó los titulares de las revistas musicales especializadas con su dance-punk ornamentado con tintes oscuros de techno, pero con un toque particularmente movido al que agregaron un entramado casi experimental. La mixtura del grupo británico contiene asimismo una pizca generosa de indie guitarrero, una pincelada de techno, una buena ración de math y algo de ska y la salpimentan con afrobeat. Además, es posible señalar la influencia de bandas techno como Monolake y del pop comercial, además de que para todos los integrantes el compositor minimalista Steve Reich es “el mejor músico de todos los tiempos”. Todo ello compone una base perfecta de poder, a cuya receta no le faltan las guitarras limpias y potentes, ritmos roqueros y baterías contundentes. Una música que cada vez que se le escucha tiene mejor pinta y a la que le brinca una albricia con cada puesta.
  Mientras que la música busca la diversión física, el bagaje universitario del grupo, cuyo líder manifiesto es Philippakis, se expresa por medio de letras nebulosas y una lírica a menudo misteriosa y abstracta. No en vano, el mencionado cantante y compositor estudió en la Universidad de Oxford la carrera de Lengua y Literatura Inglesa. El nivel cultural no puede negarse y eso riega su material para enriquecerlo.
  Todas estas combinaciones musicales y culturales resultaron en un disco que dio nueva vida a un subgénero sorpresivo, a cada instante, por sus metamorfosis hacia lo vanguardista y original. El debut de Foals, espectacular en todos sentidos, es una muestra inequívoca del enorme potencial de estos ingleses eclécticos y una prueba de su muy alto mínimo común denominador.

 

 

2 comentarios en “Foals: las matemáticas van al baile

  1. Que bandas aparte de Foals entran dentro de esa categoria del Math Rock?..solo se de Battles y Don Caballero…
    saludos!

  2. Va una pequeña lista:
    Sweep the Leg Johnny, The Edmond Fitzgerald, Circle Takes the Square, Tabula Rasa, Jumbo, Shale, Colossamite, Dazzling Killmen, Craw, Blunderbus, Nomeansno, Hella, Steve Albini, o los japoneses Zeni Geva y Ruins, entre otros muchos.
    Saludos