tuiter

 
 

Está tan bueno el mundial que sólo hasta hoy que no hay partido, me acordé del resto de mis vicios.

 
 
 
 

Si la clase trabajadora supiera de política tanto como sabe de fútbol sería invencible…

 
 
 
 

Lo peor no es que estemos solos, sino que nos acompañen los miserables.

 
 
 
 

A mi vecina le ha acometido un furor cantarino y ha ejecutado a voz en grito el repertorio completo de Raphael. Me estoy cortando las venas.

 
 
 
 

Español que soy, siempre les digo a mis amigos mexicanos, en broma, que con ellos debo tratar de ser lo más cortés posible.

 
 
 
 

No es mirando por el ojo de la cerradura que te conviertes en llave.

 
 
 
 

Necesitamos que en las escuelas de peluquería enseñen verdaderamente cuánto es 1 cm.

 
 
 
 

Poco se habla de lo buen comerciante que era el tío que convenció al ejército japonés de que comprara cascos para los kamikazes.

 
 
 
 

Por favor, dos brazos más para comer pipas mientras escribo. Gracias.

 
 
 
 

No conoces las ventajas de ser puntual hasta que llegas tarde a la vida de alguien.

 
 
 
 

Nadie es tan bueno como dice su madre, ni tan hijo de puta como dice su ex.

 
 
 
 

Me toco las costillas y te siento, entonces comprendo todo.

 
 
 
 

Soy el hombre de tu vida. Te dejaré tener ideas propias.

 
 

 
 

¿Qué no hay fútbol hoy? ¿Y entonces? ¿A quién voy a culpar de mi taquicardia?

 
 
 
 

Donde todos profesan la misma religión, basta que uno profese otra distinta para que deba promulgarse la libertad de cultos.

 
 
 
 

En ese libro se habían cometido tantas erratas,
que fue más sencillo incluir una breve “Fe de aciertos”.

 
 
 
 

Neumático lateral supra ilíaco, así es como le llamo yo a mi llanta. Para no usar lenguaje ofensivo.

 
 
 
 

No te estoy diciendo que será fácil, te estoy diciendo que valdrá la pena…

 
 
 
 

Hay algo peor que ver a tus padres muy mayores y debilitados, ver a tus hijos cometer tus mismos errores.

 
 
 
 

¡Mi reino por un cabello!, tuyo, en mi almohada, a la hora de dormir.

 
 
 
 

Lo triste de ir al médico es darse cuenta que es el único que le pide a uno que se quite la ropa.

 
 

 
 

Eres la hereje más hermosa del reino de los cielos.

 
 
 
 

El destino solo es un género literario. No se emocionen.

 
 
 
 

El volcán echa ceniza pero luego lava.

 
 
 
 

Los cisnes son las preguntas del lago.

 
 
 
 

Y pensar que Sor Juana no conoció el mar.

 
 

 
 

Un spray como el de los árbitros del Mundial para controlar a los personal space invader.

 
 
 
 

Ganarle a Brasil no es imposible, lo difícil es ganarle a la FIFA.

 
 
 
 

Ver llorar a David Luiz no tiene precio, para comprar árbitros y todo lo demás existe MasterCard.

 
 
 
 

Reggie Kray, el inglés que apostó 5 £ a que Alemania vencería 7:1 a Brasil. Ganó 3.412 £*.

 

* Aproximadamente 5.800 $USA

 
 
 

La goleada contra Alemania es lo más vergonzoso que le ha pasado a Brasil desde los libros de Paulo Coelho.

 
 
 
 

Cuando no puedo dormir cuento goles alemanes.

 
 
 
 

En un concurso de parecido con un hámster, el segundo lugar fue para un hámster. El primero para Mario Götze.

 
 
 
 

Hoy Mats Hummel no juega. La mitad de las mujeres no saben ahora qué mirar.

 
 
 
 

Wow! Robben estaba en el área chica enemiga. ¡Parado!

 
 
 
 

Jogi Löw sale corriendo a hacer pipí en los vestuarios. Allí se encuentra a Manuel Neuer, relajado, horneando gofres.

 
 
 
 

Si yo fuera Neuer mandaría ahora un selfie desde el arco. En portugués.

 
 
 
 

Quisiera saludar a Neuer. A la francesa.

 

** Los últimos ocho tuits son alemanes, traducidos por mí.

 

 
 

No es por dañarles el viernes, pero en tres días es lunes y ya no hay Mundial.

 
 
 
 

Obvio que ganaría un Goethe sobre un Coelho.

 
 
 
 

Quizá a Colombia le pase lo de Alemania: tiene que dejar de ser dos países para ganar mundiales.

 
 
 
 

Si sigue así este clima, más que temporal, se va a llamar permanente.

 
 
 
 

Quiero un doble de riesgo que vaya a las reuniones familiares por mí.

 
 
 
 

#Prejuicios : El señor que pensé que me iba a atracar pasó por la cebra y yo no.

 
 
 
 

Los leopardos buenos van al cielo. Los malos, a los leggins.

 
 
 
 

Niñas de 14 años perdiendo su virginidad y yo aquí volviéndola a ganar.

 
 
 
 

Soy el Leo DiCaprio de mi familia. El chiste se cuenta solo.

 
 
 
 

Las mujeres que leen mucho son las que tienen los ojos más hermosos.

 
 
 
 

Los “te quiero” que no decimos son el colesterol de los sentimientos.

 
 
 
 

Querida, eres como un colegio en vacaciones: sin clase.

 
 

 
 

Qué mierda que si eres día te toque ser lunes, por ejemplo. El sufrimiento no es exclusivo de los seres humanos.

 
 
 
 

#MundiolicosAnonimos Mira realidad, si no vienes con fútbol y desayuno a mi cama, mejor ni te me acerques.

 
 
 
 

De Alejo Carpentier me gusta cómo se pitorrea de él Guillermo Cabrera Infante en Tres Tristes Tigres.

 
 
 
 

El pequeño dragón pidió un deseo, luego sopló las velitas del pastel hasta encenderlas todas.

 
 
 
 

En los últimos días he comido tanto curry que con toda seguridad pronto hablaré con acento hindú.

 
 
 
 

“Ni tus peores enemigos pueden hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”.

 
 
 
 

Ya vuelvo, voy a columpiar a mi elefante que me espera sobre la tela de una araña.

 
 
 
 

—No pude hacer feliz a aquella sirena, y se me quedó una espina clavada… —contaba el marinero.

 
 
 
 

Manifestación de musas literarias. Exigen que se regulen los horarios de creación porque tienen abandonada a la familia.

 
 
 
 

El hombre de tus sueños termina siendo cualquiera que no sea una pesadilla.

 
 
 
 

Creo que los hombres no le han agradecido lo suficiente al inventor del brassier con broche adelante.

 
 

 
 

Para aprender de los errores hace falta cometerlos, yo por eso me equivoco tanto. Pura estrategia didáctica.

 
 
 
 

Si el embajador de Bolivia se emociona tanto hablando de la coca masticada, imagínense cuando descubra el perico.

 
 
 
 

De niños éramos tan pobres que compartíamos con mis hermanos al amigo imaginario.

 
 
 
 

El día que pueda guindar una hamaca, abrir un libro y apagar el celular sabré que lo he logrado. Antes no.

 
 
 
 

Yo no soy hipócrita, no es mi culpa que no escuchés cuando te digo las cosas a tu espalda, en el oído de otro.

 
 
 
 

Cuando se me enredan los audífonos respiro, cuento hasta 10 y con mucha calma los corto con unas tijeras.

 
 
 
 

Aquí, redactando una querella, porque no es correcto que los vecinos tengan sexo mientras yo tuiteo. No me dejan concentrar.

 
 
 
 

Si en los créditos de la peli dice “Basada en hechos reales” significa “Pasó ± así, pero con gente más fea”.

 
 
 
 

El lepero que quiere comprar unas gafas.
–¿Para cerca o para lejos? –le pregunta el óptico.
–¡Puéj pa toa la provinsia, coño!

 
 
 
 

Jerarquías: Suele decirse “Me importa un bledo”, o “un rábano”; pero jamás “Me importa una chuleta”, o “un churrasco”.

 
 
 
 

Trabajamos en una agencia de publicidad, pero básicamente es un jardín infantil.