“En el fondo

de sí mismo

puertas adentro”

Luis Verdejo

 

 

Conformada por lienzos figurativos multicolores y esculturas abstractas que conversan entre ellas; Puertas Adentro es una exposición producto de la sencillez, de un genuino y libre proceso creativo, y más que nada, de una larga amistad.

Javier del Cueto y Luis Verdejo cuentan que la idea de esta exposición surge de un poema que Verdejo dedica a Del Cueto en su libro “Poemas de la mano izquierda” publicado por Textofilia en Agosto de 2008. A pesar de que llevaban trabajando juntos más de 10 años y participando en exposiciones colectivas, esta exposición es la primera que hacen solos y por ello deciden que una frase de este poema es el título idóneo para una exposición que de alguna manera es un homenaje a una larga amistad sentimental y profesional.

A su trabajo en conjunto lo caracteriza el haber estado siempre colmado de libertad; recuerdan que cuando hicieron 5 murales para el vestíbulo de “Villas de la Cañada” en Santa Fe, el proceso consistió en dividir el mural con un lápiz y dedicarse cada uno a un extremo. En ningún momento hubo lugar para el pánico ante el “lienzo vacío” y esto se lo atribuyen a la confianza  y a la obligada compenetración que existe entre ellos después de 10 años de amistad.

Conformada por 18 esculturas de Javier del Cueto y 17 pinturas de Luis Verdejo, Puertas Adentro reúne piezas creadas por los artistas en los últimos dos años. A estas piezas las define la autonomía de la que gozaban los artistas en ese momento, ambos se dedican plenamente a su obra y  pueden tomar muchas libertades artísticas. Del Cueto cuenta con la beca del Sistema Nacional de Creadores otorgada por el FONCA  y Verdejo acaba de terminar la maestría en Artes Plásticas en la Academia de San Carlos.

Durante este tiempo Javier del Cueto rompe con las formas clásicas de creación con barro;  utiliza un barro con mucho papel y en lugar de modelar empieza a tallar. Luis Verdejo experimenta un regreso a la figuración después de dedicarse a la abstracción por mucho tiempo. El recorrido de ambos a través de esta libertad creativa es lo que se despliega en Puertas Adentro.

El conjunto de esculturas en la exposición se conforma por piezas hechas en torno, piezas talladas y piezas creadas literalmente en el aire tensando telas empapadas en barropapel. A pesar de los distintos procesos de creación, el ceramista insistió en que las piezas estuvieran todas juntas para que se relacionaran y se apreciara el resumen de su formación. Por otro lado, las pinturas de Verdejo encarnan el recorrido que hizo el pintor entre la abstracción y la figuración. Sus pinturas aunque figurativas, esencialmente resultan abstractas, haciendo justicia al estilo predilecto del pintor. Aunque pinturas y esculturas no coinciden en estilo, más allá de las similitudes tangibles que las piezas puedan tener, los artistas explican que lo que tienen en común radica en la innegable influencia que han tenido el uno con el otro.

La vivencia de los artistas con su trabajo es contrastante; del Cueto dice haberse mantenido “estúpidamente fiel” al material, pues aunque ha hecho cosas de bronce y piedra, nunca ha dejado de trabajar el barro. Considera que la exploración del material ha sido el tema recurrente de su obra y denomina al barro como el material ideal. Después de esta exposición, busca ahondar en un tímido pero decidido regreso a la figuración con una serie de retratos en arcilla. Por otro lado, Verdejo explica que el tema que predomina en su obra es la búsqueda por la belleza de la imperfección, la torpeza explícita. Ve la pintura como una aventura; pinta arriba de cuadros viejos y le gusta encontrar cosas inesperadas en el proceso, las describe como huellas de lo que finalmente se vuelve un registro personal. Le gusta encontrarse en medio del momento en que la pieza está a punto de funcionar o fracasar. A diferencia de del Cueto, Verdejo siente que después de determinado momento agota los materiales y está convencido que después de esta exposición quiere retomar su trabajo con la cerámica.

Independientemente de la relación de cada uno con su obra, los artistas coinciden en transmitir una pasión comprometida con absoluta sencillez; conciben en sinceras piezas el simple deseo de crear. Ambos artistas defienden el trabajo manual, en contacto directo con los materiales que perciben ha sido desacreditado y desplazado por uno de índole mucho más conceptual. Este compromiso les permite sentir lo carnal del mundo y reflejarlo en su obra con retazos de libertad.

En una profesión para solitarios, Luis Verdejo y Javier del Cueto se sienten afortunados de poder trabajar juntos, aprecian la retroalimentación y el estímulo creativo que resultan el uno para el otro. Todo esto está plasmado en Puertas Adentro con figuras de complicidad y colores de tiempo y simpleza, en un arduo trabajo de dos soledades compartidas

Puertas Adentro estará hasta el 26 de junio en la galería Estación Coyoacán Arte Contemporáneo: Ortega 23 esquina Carrillo Puerto, Col. Del Carmen, Del. Coyoacán, México D.F. C.P. 04100 +555(5)24570851