Los pecados capitales se inventaron un sábado de agosto, supongo. (@Yuziel23)

Siempre estoy muy atento a lo que no se dice. (@antomalter)

Rodéate de excepciones. No de reglas. (@io_Animor)

A veces se rompe un equilibrio y te ajusta la vida. (@misSchianto)

Alguien que ponga al tiempo en su lugar. (@igriega_eme)

El tiempo cura lo que ya no importa. (@PsicoanalisisF)

El mayor problema del mundo: la gente. (@juanalajirafa)

Cristo, que le da pan a quien no tiene dientes, es la clara demostración de que los carbohidratos son el Mal. @Sciakkispirr

Eres el hombre perfecto con la cuenta bancaria equivocada. (@crayoliiita)

Más difícil que tender un tanga. (@ProfessoKeating)

Todo está bien si le pones queso. (@F3rn)

Me niego a deshacer la cama sin tu ayuda. (@nosenadah)


La llamada que resuena desde el principio de los tiempos nunca necesitó Smartphone, ni ringtone, ni siquiera palabras. Pero la oímos. (@AlmaDeliaMC)

Si preguntan, en Colombia somos todos hinchas del Bayern desde que inventaron la Aspirina. (@aristiyayis)

Una vez las conoces, las mascotas son muy fáciles de querer. Justo lo opuesto de lo que pasa con las personas. (@He_dicho)

La verdad es gratuita: nadie está dispuesto a pagarte por decirla. (@luisharistizbal)

Mark Twain: La mentira puede darle la vuelta al mundo, mientras la verdad se está poniendo los zapatos. (@andrewholes)

Cuando estás feliz, disfrutas la música. Cuando estás triste, entiendes la letra. (@DeboRecordarQue)

Escribo como revancha contra la realidad, que no se ajusta a mis expectativas. Toma esa. (@danioska)

Con la siesta en castellano debe pasar como con los nombres de la nieve en el idioma de los inuits. (Ricardo Bada, citado por @magamastretta)

Qué pesar de los que creen que solo se logra ser serio a través de la solemnidad. (@animesa)

—¿Qué ganas enfadándote?
—Es que yo me enfado sin ánimo de lucro. (@_Barella_)

Les parece inmoral que alguien venda el cuerpo, como si vender la mente en el cubículo de una oficina fuera un acto sublime. (@muchotropico)

Sé que es amor porque te mando a la mierda y quiero saber cómo llegaste. (@NanyMartinis)

Las ganas que te tengo son un demonio que fatiga mantener a raya. (@parsifal54)


La indiscutible superioridad moral de la lluvia. (@AlmaDeliaMC)

Desde que estoy leyendo México Insurgente de Reed quisiera ser mexicano. 🙁 (@alercilo)

Somos esclavos de lo que decimos y señores de nuestros silencios. (@PIPOKV)

Necesito vaciar una botella. Es para un mensaje. (@jezx_javier)

La confianza acorta las distancias. La decepción las crea. (@io_Animor)

No existe una forma indolora de decir adiós. (@jimenez_silvia)

¿Y si nos encontramos detrás de la foto? (@Juansistemico)

No sé nadar, le tengo mucho temor al agua. Me gustaría ser una persona con agallas. (@LeonGil2011)

No me des por sentada, porque igual me levanto y me voy. (@celiasuviri)

—¿Cómo te reconoceré, “MachoAlfa46”?
—Iré con mi madre. (@NitoSetroc)

Mi plan B es como el A, pero sin que nos duela. (@albayvalle)

Me interesa mucho tu arquitectura. (@Lestat1414)

Un tranvía llamado “Deseo que dejes de chingar”. (@lgpachecos)

—¿Estás tomando las pastillas para la paciencia?
—¡Que sí, joder! (@Frenopatix)


Lo malo de los domingos es que se acaban. (@libelulario)

@PelisResumidas: Wonder Woman: Después de convivir 3 días con una feminazi, un tipo prefiere suicidarse.

A la posibilidad le está dando vergüenza de que la contemples tanto. (@teremmarcos)

Palabras que no tienen singular en hebreo y siempre son plurales: cielo, agua, vida. (@bilibugg)

Siento que habito un inmenso jardín infantil donde mandan los niños. (@anacrisrestrepo)

En Kafka se asume que lo que aparezca en la siguiente página nunca será lo que esperaste que apareciese. Por eso hay que estar en Kafka. (@LaVozDeLarra)

Toda la mañana he oído una sierra talando el pino que alegraba mis ojos. No era mío. Y nada es para siempre. Espero que tampoco la tristeza. (@magamastretta)

Despiértenme cuando este mundo no sea un mundo que asesina a los Federico García Lorca. (@AlmaDeliaMC)

Ojalá perder peso fuera tan fácil como perder el celular, o las llaves, o la dignidad. (@NelsonMuntzCL)

Murciégalo está aceptado por la RAE. Recordadlo cuando os digan que no podéis hablar como os salga de las pelotas. (@PabloTilo)

Uno sabe que está viejo cuando empieza a ver bonitas las verduras. "Mira que belleza de pimentón". "Hazme el favor este tomate tan lindo". (@DiegoTovarP)

En un trío soy la que habla de la decadencia humana y les quita a todos las ganas de coger. (@falvicio)

Al fin y al cabo, Twitter no deja de ser una especie de carnaval veneciano dantesco, pomposo y estirado, con máscaras de quita y pon. (@svattma)