A Andy Warhol le asombraba más el que su invitación a la recepción presidencial de Jimmy Carter dijera Mr. & Mrs. Warhol que la invitación misma, le parecía pertinente preguntarse por qué al aterrizar en Kuwait los obligaban a beber un café de sabor extraño, pero inadmisible cuestionar por qué una monarquía del Golfo Pérsico había solicitado una exhibición suya. Era un personaje que sobrevaloraba la superficialidad, que tomaba la imagen inmediata como el resultado de los acontecimientos definitorios, que logró mantenerse ajeno o tangente a la indagación intelectual y sujeto al escrutinio popular básico, de preferencia neoyorquino. Hoy, considerando la explosión de las redes sociales, los desastres globales y la obsesión colectiva con la celebridad, el Museo Jumex y el curador Douglas Fogle invitan a echar un nuevo vistazo al legado de Warhol.

warhol-1

Andy Warhol. Gangster Funeral [Funeral gánster], 1963
Tinta de serigrafía, acrílico y grafito sobre lino. 266.7 × 192.1 cm
The Andy Warhol Museum, Pittsburgh; Founding Collection, Contribution Dia Center for the Arts
Vista de la exposición Andy Warhol. Estrella oscura, Museo Jumex. Foto: Moritz Bernoully
© 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

Como resultado de una producción que duró tres años, se presenta una ambiciosa retrospectiva que reúne 18 colecciones con más de 100 obras de la primera etapa de Andy Warhol. El recorrido comienza en el nivel más alto, el tres, en donde se puede apreciar el trabajo icónico: las latas de Campbell’s, los retratos de Mao Zedong, Elvis Presley, Marilyn Monroe, Jackie Kennedy y Elizabeth Taylor, su más conocido autorretrato y otras piezas componen el espacio más espectacular de la muestra. Aquí también se sintetiza la estructura de la curaduría que, a pesar de aprovechar el diálogo existente entre las obras, se empecina en justificar la vigencia de la obra por lo que denuncia, trifurcada en las obsesiones de Warhol: el consumo masivo, los desastres y el fenómeno de la celebridad. De esta forma, la segunda pieza ––aunque funciona como si fuera la primera––, pregunta: “¿dónde está tu ruptura?”. El eco de esa pregunta resuena a lo largo de cada una de las salas. La ruptura de las promesas utópicas de la fama está en el fetiche desencarnado que adquiere un carácter caníbal con el consumo; la ruptura del American way of life está en el momento en que los coches que tanto necesita producir se estrellan, dejando un vacuo American way of death; la ruptura del consumo masivo está en el carácter mecánico de la repetición, donde producimos y consumimos como máquinas, obligados a la reiteración de imágenes espantosas que en el proceso pierden todo efecto; la ruptura de la pintura de Warhol está en el cine de Warhol y la ruptura de la exhibición misma está en la obviedad.

warhol-2

Andy Warhol. Empire [Imperio], 1964
Película 16mm transferida a archivo digital, blanco y negro, silente. 8 h 5 min a 16 cuadros por segundo
The Andy Warhol Museum, Pittsburgh
Vista de la exposición Andy Warhol. Estrella oscura, Museo Jumex. Foto: Moritz Bernoully
© 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

Se antoja exagerada la forma en que la muestra busca la vigencia, sobre todo cuando el legado de Warhol es evidentemente eficaz al contraponerse con la realidad. Como si la moneda corriente perfecta del esnobismo (en el futuro todos serán famosos por quince minutos) no fuera indicio suficiente; el hecho de que Warhol sea uno de los mayores culpables de la agobiante mercadotecnia estetizante que se encuentra en cada esquina de nuestro capitalismo globalizado debería ser síntoma claro de su peso actual. Por otro lado, se enfatiza la denuncia cuando la denuncia en el ícono pop es estéril. Si durante su primera década de producción delató lo accidentado y desastroso del modelo exacerbado de consumo, la insalubre devoración de los ídolos en el ambiente mediático y una cultura que agota a su propia especie, durante el resto de su vida fue uno de los principales exponentes de todo lo que acusó.

warhol-3

Andy Warhol. Cow Wallpaper (Pink on Yellow)
[Papel tapiz con motivo de vaca (Rosa sobre amarillo)], 1966, (reimpresión 1994)
Serigrafía sobre papel tapiz
Rollo (cada uno): 457.2 x 71.1 cm
Imagen (cada una): 116.8 x 71.1 cm
The Andy Warhol Museum, Pittsburgh
© 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

Lo valioso de este recorrido no estriba en su vigencia o su denuncia, lo que vale la pena de este gran cuerpo creativo es la facultad que brinda para hacer un cuestionamiento introspectivo y trivializar el sistema actual, impecable residuo de aquel que llevó a Andy Warhol al éxito en los sesenta. Debido a la simplificación técnica y pictórica de la obra, se corre el riesgo de atravesar la exposición en el Museo Jumex como si se tratara de un divertimento, pero en el momento en que uno se pregunta “¿por qué me está gustando esta vaca amarilla?”, o “¿qué significado produce esta repetición de labios?” o “¿en qué difiere la sensación que me produce esta caja de cereal aquí contra las que me encuentro en el supermercado?”, se está asistiendo a la verdadera crítica que puede emanar de Andy Warhol. Al final del día se trata del diablo mismo, a tres décadas de su muerte, enseñándonos lo absurdo y llamativo que quedó el infierno a través de un espejo.

 

Paul G. Earle