tuiter-digest


Hoy me levanté con el ovario izquierdo. (@AlmaDeliaMC)

Cómo cansa lo que nunca llega. (@soloB)

Disciplina viene de entrenamiento en griego. (@mariapazruiz)

A veces pasa lo que pasa pese a quien le pese. (@MrsLauper)

Escribir es volar, y las cucarachas también vuelan. (@libelulario)

Una aplicación para buscar a Dios. (@kely_mporta)

The fake president ya dijo “A pesar de lo que oigáis en la prensa” ¡pero todavía no dijo “A pesar de lo que leáis en la radio”! (Ricardo Bada, citado por @PilarMarrero)

Necesito una soga para ir tirando. (@De_Sol_Hada)

No está gordo, sobreactúa. (@HyPunto)

—Qué tristeza tan grande tienes
—Es para victimizarme mejor. (@libelulario)

La comida es una droga socialmente aceptada. (@Julianadelaurel)

No me geolocalizo porque no va a venir nadie a sacarme de aquí. (@3111111_)

Los latidos del corazón son sólo una cuenta regresiva, mi amor. (@marsiepls)

Reportando desde “Karakogrado, capital de Venezuelistán”. (Ricardo Bada, citado por @Guashabita)


Despierto convertido en el dodecaedro truncado de Arquímedes y voy rodando hacia el baño, para lavarme con agua las 32 caras. (@MoraVicenteLuis)

Esperen que Donal Tron pruebe los frisoles con coles antioqueños y nos acuse de tener armas químicas… (@Tolaymaruja, desde Colombia)

¿Qué tan fuera de lugar me siento? Vivo en un país donde la gente le da más respeto a sacerdotes que a científicos. A estos ni les creen. (@EduFclNmg)

“¿Matrimonio?”, le preguntan a una mujer joven.
“No. No me gusta la figura jurídica”, responde ella. (@magamastretta)

Mi gato tropezó estando sentado. Somos tal para cual. (@ColoradoHighway, citada por @RbkMej)

Tengo ganas de matar a alguien, ¿algún voluntario? O aunque sean un par de hostias. Un algo. (@piedadcalero)

Me parece muy mal que la gente que habla demasiado no se desinfle. (@agatatatata4)

Si me haces más de dos preguntas consecutivas cuando recién me despierto de la siesta, anda organizando tu velorio. (@_Bananitas)

Ustedes no se enamoran de mí porque no me han visto caer en la calle, perder la llave, olvidar la cartera y derramar el café. El mismo día. (@AlmaDeliaMC)

—¿Sois muchos en la cocina del chino?
—Cuatro pelagatos. (@AzulWorow)


Soy de esas personas que dos veces al año, espontánemente, van a bailar. Y una de ellas siempre es Viernes Santo. (@DasDingMitHut, traducida del alemán por Ricardo Bada)

En mi religión todas las semanas son de pasión. (@todoalnatural)

En Semana Santa maneje prudente, usted no resucita el domingo. (Aviso policial citado por @Milenabarreto58)

Un amigo gaditano acaba de describirme la Semana Santa como el carnaval de los curas, me muero de risa. (@DeVallekasSoy)

Estos que hablan de ir a misa como si Jesucristo no fuera más moro que europeo… (@Birchinia)

Por favor sr. Jesucristo ayúdame a poder usar la chuleta que tengo durante el examen sin que me pillen. (@AnnieCLopez)

Solo Jesús logró que 12 personas pudieran quedar para cenar. (@paulacdixit)

—Uno de vosotros me traicionará.
—Danos alguna pista.
—Su nombre empieza por J y acaba por S.
—…¿Te vas a traicionar a ti mismo?
—Me enerváis. (@Robles6D3A)

Mi papá está viendo Troya en español y es indistinguible de una película de Semana Santa. (@PhilippeHeymans)

Jesús murió por nuestros pecados y volvió a los 3 días. Como el flaco que dice "Háblame cuando se te pase" y luego te escribe. (@paulacdixit)

Las últimas palabras de Jesucristo en la cruz fueron "Si me llega el wifi ¿por qué no se conecta?" (@Viyusgi)

Si la Sábana Santa de Turín es auténtica y tiene efectivamente la sangre de Cristo, podríamos obtener de ella el ADN de Dios. (@hectorabadf)

Este año la quema de Judas va a plantear serios problemas a la hora de escoger el personaje. (@pimpina, tuitera venezolana)

Yo: ¿Que tenés puesto?
Galita: Jesús. Y remera
Cuando el corrector te caga la vida. (@SofiColosimo)


Quizá solo necesitamos a alguien que nos haga sentir que los Domingos no estamos tan solos, y que los Lunes no son tan malos como parecen. (@PaulaBellotti2)

Paradoja singular: este país mientras menos Maduro, más feliz. (@Leonardo_Padrón, tuitero venezolano)

¿Jesús o Barrabás? Sí ahora preguntáramos ¿el papa Bergoglio o el Chapo Guzmán, la historia se repetiría? (@LeonGil2011)

Y parece ser que cuando debatían sobre el Día del Padre dijo uno: ¿A que no hay huevos a ponerlo el día de San José? (@Xuxipc)

En @PelisResumidas: The Crown: Serie de Netflix que nos muestra que la reina Isabel II no siempre fue una vieja gruñona.

Cada uno de ustedes es único y especial… igual que todos los demás. (@Dios_Padre)

No hay país sin un tiempo pretérito en el que sus ciudadanos fueran emigrantes. (@pacohuelvacala)

Conoces a las personas cuando empiezas a actuar como no esperabas. (@martamj32)

Un día malo lo tiene cualquiera. Menos yo, que tengo muchos. (@aquinomires)

Para madres, pero madres madres, las de antes. A las de ahora no nos salen igual de buenas las croquetas. (@piedadcalero)

¿Cómo voy a odiar más a un musulmán que a un capillita si no me da por el culo con procesiones y villancicos? (@DavidPerro)

Shakespeare, obvio: feliz. Desde que terminó El Rey Lear no se le veía tan contento. (@RPerezGay)


La piedra nunca se ha enamorado del tropiezo ni de los pies, el amor de su vida siempre ha sido el suelo. (@PlaceboAzul)

Todos estamos dormidos. Si alguien esuviera despierto en este mundo, al verlo, se moriría. (@JPabloVallejo)

Limpié el teclado del computador con cerveza 6,6% vol. a ver si la musa ebria entra por la yema de mis dedos. Tanta sobriedad es una trampa. (@Rolineston)

No sé decepcionarme de otros sin decepcionarme de mí también un poco. Vos sos como sos, soy yo la que esperaba otra cosa. (@BleuMinette)

La expresión "Confía en mí" viene del latín "Te voy a partir todita tu madre sin compasión, pero tienes que ser valiente". (@MarlyCorona)

En un mundo políticamente correcto, el coronel sí tendría quien le escribiese. (Ricardo Bada, citado por @d_aristizabal)

¿Qué pensaría un príncipe del siglo XIX si se encontrara a una princesa feminista? (@SolterasDeBotas)

"¡Que noooooooo me interesa ser tu príncipe, Princesa Babosa!", dijo el sapo apresurado por ir a nadar al estanque. (@Guashabita)

El mundo será un lugar mejor cuando todos reconozcamos que la mejor princesa de Disney es Mulán. (@TomChaplin)

"Los niños de hoy ya no juegan en la calle". Con ese tonito despectivo, como si la culpa fuera de los niños. (@sketchproduce)

Con el tiempo uso más las cajas de zapatos y arrumbo los zapatos. (@lariveradefrida)

Soy tan optimista que cuando están cerrando los bares, veo la persiana medio subida. (@concejajala)

—¿Cuál es su destino?
—No está escrito aún, lo voy forjando con ánimo y perseverancia.
—¿Quiere un billete de tren o no? (@Doc_Hannibal)


¡Cómo es de fotogénica la felicidad! (@io_Animor)

Somos la generación de mucho hardware pero poco software. (@Miriam_Junne)

Eres tan fea que cuando te ven los albañiles se ponen a trabajar. (@CausandoRisas)

Groucho Marx se excusaba de ver pelis donde las glándulas mamarias del protagonista eran mayores que las de la protagonista. (Ricardo Bada, citado por @josetenene)

Para auto de fe, el papamóvil. (@AzulBorow)

—Tengo una memoria terrible.
—¿Te olvidás de las cosas?
—Todo lo contrario. (@migemaescondida)

No confío en nadie que amanezca sin ganas de café. (@Palabrassiere)

Soy una despechada, en la talla del brasier se nota. (@Juskamanamanof)

—¿Qué tal ha ido tu operación del oído?
—Las cuatro y veinte. (@soloparatuitear)

Levantarse temprano un domingo. Juiciosamente, hacer una lista detallada de cosas por hacer. Releer esa lista, con pánico. Volver a la cama. (@gatodelalluvia)

—Puri, ¿qué pensaste la primera vez que viste a tu suegra?
—Que le quedaba poco tiempo de vida.
—Anda ven aquí, no llores… (@Nekare_)